Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 22 mayo |
San Cristóbal Magallanes y compañeros mártires
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Los consejos de San Francisco de Sales para defender tu reputación

ST FRANCIS DE SALES,INTRODUCTION TO THE DEVOUT LIFE

Fr Lawrence Lew, O.P. | CC BY-NC-ND 2.0

Michael Rennier - publicado el 24/01/22

La humildad no significa que no debamos proteger nuestro buen nombre.

La percepción no es la realidad, pero eso no significa que la percepción no sea importante. Con esto quiero decir que la reputación importa.

Voy de un lado a otro sobre esta pregunta: como sacerdote, ¿qué tan preocupado debería estar por mi reputación personal?

Te sorprenderá saber que todos los sacerdotes tienen detractores. No hay forma de evitarlo. Por ejemplo, si buscara reseñas en línea de mi parroquia, encontraría que la mayoría de ellas son precisas, educadas y positivas. Algunos, sin embargo, atacan personalmente al sacerdote, mencionando lo terrible que soy. Literalmente, todas las demás parroquias tienen críticas similares, en su mayoría reflexivas pero siempre en algún lugar, algunos ataques precipitados a la reputación del párroco. Estas opiniones pueden o no estar basadas en hechos.

Esto, por supuesto, me molesta. Por un lado, no es gran cosa, no se puede evitar, y al final, los que realmente me conocen no le hacen caso a esas cosas. Entonces, en ese sentido, estos ataques no son particularmente importantes. La mayoría de las personas son generosas y perdonadoras, entienden que nadie es perfecto y que nuestra parroquia no se ha visto obstaculizada de ninguna manera: nuestra asistencia aumenta constantemente, tenemos toneladas de familias felices y la gente viene todos los días a la iglesia a orar.

Por otro lado, me preocupa el hecho de que, si incluso una sola persona se desanima por la negatividad de asistir a una iglesia, eso es un problema. O si una sola persona tiene una idea general equivocada acerca de los hombres que han entregado su vida al sacerdocio y eso agria su fe, o hace que los jóvenes duden en explorar una vocación, eso también es un problema.

¿Cómo es posible defender una reputación y al mismo tiempo permanecer humilde? ¿Una persona verdaderamente humilde simplemente lo deja ir todo? ¿Es arrogante hablar por uno mismo?

Los sacerdotes ciertamente no son los únicos que se ocupan de este problema. Aparece en todo tipo de contextos diferentes, como las relaciones interpersonales y con los compañeros de trabajo. Todos tenemos una reputación que proteger y, a veces, como en el trabajo, es de vital importancia hacerlo.

De hecho, esta es una preocupación tan universal que en su libro Introducción a la vida devota , San Francisco de Sales le dedica un capítulo completo, titulado “ Cómo combinar el debido cuidado por una buena reputación con la humildad ”. Él hace algunas observaciones que he encontrado útiles…

Primero, señala que, si bien la humildad dicta que no busquemos intencionalmente la alabanza y el honor, no nos prohíbe mantener un buen nombre.

Una buena reputación, si lo piensas bien, no es un elogio por un talento en particular, pero sí significa que eres reconocido por poseer integridad de carácter. Este es el tipo de personas que admiramos, el tipo de personas que todos queremos ser: honestos, firmes, reflexivos y con buen carácter.

Francisco de Sales dice que en realidad es un vicio no preocuparse por la reputación:

La humildad puede hacernos indiferentes incluso a la buena reputación… pero siendo ella una base de la sociedad, y sin ella no somos solamente inútiles sino positivamente perjudiciales para el mundo, por el escándalo que produce tal deficiencia, por eso la caridad exige, y la humildad nos permite desear y mantener con esmero una buena reputación.

En otras palabras, está dispuesto a mantener una buena reputación porque hacerlo beneficia la reputación de la Iglesia, tu empleador, tu familia o tu grupo de amigos. Si la gente calumnia la reputación de un sacerdote, por ejemplo, también está dañando a la Iglesia.

En segundo lugar, Francisco de Sales señala el beneficio personal de una buena reputación: estar a la altura.

Poseer un buen nombre crea el deseo de realmente merecerlo. Cuanto mejor sea su reputación, más consciente será de vivir con integridad.

Francisco de Sales también señala amablemente que defender una reputación no significa discutir con la gente o ser demasiado sensible.

Él escribe:

Los que son tan exigentes con su buen nombre tienden a perderlo por completo, porque se vuelven fantasiosos, irritables y desagradables, provocando comentarios maliciosos.

No tienes que desafiar a todos los chismosos a un duelo con pistolas al amanecer. La mejor defensa de una buena reputación, dice san Francisco de Sales, es ignorar los chismes y dejar que tu buen carácter hable. Entonces, si es necesario, habla.

Finalmente, Francisco señala una situación específica en la que no debemos preocuparnos en absoluto…

Si se os culpa o calumnia por prácticas piadosas, fervor en la devoción o cualquier cosa que tienda a ganar la vida eterna, ¡entonces dejad que vuestros calumniadores se salgan con la suya, como perros que ladran a la luna!

Cuando somos menospreciados por comportarnos de manera virtuosa, no hay preocupación en permitir que las personas que hablarían negativamente al respecto continúen haciéndolo. Lo hacen para su propia vergüenza. Dios puede defender Su propia reputación y la tuya.

De lo que me he dado cuenta a lo largo de los años es que no le gusto a todo el mundo, y eso está bien. Mi responsabilidad es convertirme en el tipo de persona que es más fácil de querer. Después de eso, está en manos de Dios. Si mi reputación sufre de una manera que daña mi ministerio sacerdotal, entonces puedo ser más activo para defenderlo, pero más allá de eso, como indica San Francisco de Sales, nuestro tiempo se emplea mejor en vivir vidas felices y virtuosas. Un buen nombre da confianza.

Tags:
humildadidentidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.