Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 22 mayo |
Santa Rita de Casia
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

Santa María Magdalena, una ermita enclavada en las montañas de Colombia

COLOMBIA

Cortesía Fabio Martínez/Fotógrafo

Lucía Chamat - Aleteia Colombia - publicado el 21/01/22

Resguardado por una espesa vegetación y una comunidad de frailes, este santuario, en el sur de Colombia, es un lugar ideal para la espiritualidad

No tiene construcciones ni gente a su alrededor, la carretera es muy rudimentaria, el internet y los teléfonos no funcionan bien, la única conexión es con Dios. Así es el Santuario Santa María Magdalena, en el suroccidente de Colombia, cerca de la frontera con Ecuador.

En el lugar las condiciones están dadas para el recogimiento y la reflexión y todos los elementos cuidan la tranquilidad que allí se vive: las montañas, la abundante vegetación, las construcciones de piedra y los frailes de la congregación religiosa Fraternidad Mariana Siervos del Santísimo Sacramento, quienes recuerdan que es un refugio para la espiritualidad y no para el turismo.  

Aunque la pandemia lo mantuvo cerrado largo tiempo, muchos son los peregrinos que llegan –especialmente los domingos y en Semana Santa– en busca de paz para hablar con Dios y fortalecer su vida espiritual.

El legado de fray Adolfo

También conocido como Monasterio de La Ermita, este hermoso lugar está ubicado en el departamento de Nariño y lo integran el templo y el convento de los frailes, construcción que, aunque no lo parezca, es reciente, fue terminada en 1991.

Allí nació la Fraternidad Mariana, comunidad de contemplación fundada por el sacerdote italiano Adolfo Fillipi de Levane, quien también diseñó y dirigió la construcción del santuario. Además, se le considera el gran promotor del desarrollo en el municipio de Berruecos, donde fue párroco: impulsó la construcción del primer banco, tramos de carreteras, dirigió la construcción de un colegio, así como del templo y gestionó con gobernantes importantes avances para el pueblo.

En lo que hoy es la ermita hubo primero una capillita de barro que él utilizaba para retirarse a orar desde 1976.  En 1984 decidió ampliarla y durante seis años trabajó con la ayuda de los campesinos del lugar, trayendo materiales a lomo de mulas y levantando piedra sobre piedra. 

“Vengo de una tierra donde el arte florece como las flores, hice una recopilación de los estilos italianos y europeos de los conventos e iglesias de allá. Es innato, yo no he estudiado, solamente las materias que ofrecen en el seminario, en base a esto y usando adobes de barro crudo pudimos levantar esta obra… Me colaboraron con entusiasmo todos, chicos y grandes, yo sin ellos no había hecho nada”, dijo fray Adolfo en una de las pocas entrevistas que se encuentran en las redes.

Las palomas que llegaron con la Virgen

Fray Mauricio es uno de los religiosos que vive en el monasterio y contó al canal de Youtube Typical Criss que están allí “por vocación y por deseo, no tenemos sueldo y ningún ingreso”. La comunidad se sostiene de donaciones y con los alimentos que cultivan los campesinos y que les llevan de regalo.

También contó cómo con la imagen de la Virgen que fue llevada al templo, llegaron unas palomas blancas que se han vuelto un símbolo del Santuario Santa María Magdalena: “Las palomas llegaron con la Virgen y nunca se han ido, dándole a entender a padre Adolfo Filippo que la Virgencita deseaba tener este lugar”.

Sobre los sacerdotes que allí viven, fray Mauricio dijo: ”El Señor nos fue trayendo de varios lugares del mundo. Nuestra misión es amar la Eucaristía y el Santísimo Rosario. La Virgen María es nuestra patrona, somos sus servidores”. Con ese mismo celo continuarán custodiando el hermoso santuario en medio de montañas y lo que este representa para la fe católica.

Tags:
colombiaermitañoespiritualidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.