Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 01 diciembre |
San Carlos de Foucauld
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

El hombre que siembra cruces

ALVARO ENCISO

Alvaro Enciso

Jaime Septién - publicado el 19/01/22

El colombiano Álvaro Enciso tiene su taller en Tucson, Arizona. Casi en la frontera con Sonora (México). Y su tarea de misericordia es poner cruces en el desierto de Arizona, en los lugares donde se han encontrado cadáveres de migrantes.

Enciso llegó a Estados Unidos a mediados de los años sesenta del siglo pasado, buscando mejores oportunidades de vida. Como tantos otros latinoamericanos, en esta nación ha vuelto a echar raíces. Sin olvidar el drama que consiste en la migración, y menos en una región tan inhóspita como el desierto de Sonora.

ALVARO ENCISO

Ahora, tras escuchar relatos de migrantes y de socorristas, de los “ángeles del desierto” y de otras fuentes, busca objetos que han pertenecido a los migrantes caídos en su lucha por encontrar una mejor forma de ganarse el pan, y con ellos adorna las cruces que va sembrando en el desierto.

Panorama desolador

El desierto de Sonora es una vasta extensión de territorio (260,000 kilómetros cuadrados) que comparten tanto México como Estados Unidos (en el sur de California, Arizona, y el noroeste de México). Es, quizá, el muro o la valla más “eficaz” para detener la migración ilegal que huye de México y Centroamérica.

Además de las tormentas de polvo que suelen experimentarse en el desierto de Sonora y los animales de ponzoña, tal vez la situación extrema más peligrosa para los migrantes sea el cambio de las temperaturas en esta zona del planeta que puede provocar deshidratación o congelamiento.

Según la Biopedia, en el desierto de Sonora puede alcanzar temperaturas de hasta 110 ° F (43.3 grados centígrados) durante el día y luego por la noche, descender casi hasta cero (o bajo cero, en grados centígrados). Estas variaciones implican que tanto personas como animales de la zona “deban encontrar refugio subterráneo o en el interior de la vegetación para sobrevivir”.

La muerte acecha

De acuerdo con la base de datos de Fronteras Compasivas, en los últimos 15 años alrededor de 3.658 migrantes han muerto solamente en la frontera de Arizona. Estos son los que han podido ser documentados; sin embargo, todos los organismos defensores de derechos humanos y la propia Patrulla Fronteriza de Estados Unidos creen que el número es mucho mayor.

Para evitar la muerte o el riesgo de daños permanentes por deshidratación severa, una persona que camina por el desierto de Sonora en el calor del verano debe consumir no menos de dos galones de agua por día. Un galón de agua pesa aproximadamente tres kilos y medio

“Por tanto, es físicamente imposible para una persona promedio llevar agua suficiente consigo”, advierte la Patrulla Fronteriza en un comunicado que se hace saber a los migrantes a través de los organismos como Fronteras Compasivas y otros muchos que tratan de ayudar a los migrantes en su camino.

Darles una cruz es darles un nombre

Enciso ha fabricado e instalado más de 900 cruces. “Más que símbolos religiosos, estas cruces son para Enciso demarcaciones que visibilizan las muertes ignoradas a diario en el desierto de Sonora”, dijo en una entrevista concedida a la web Democracy Now! de Estados Unidos.

Estas son algunas de las cruces (Galería)

“Estas cruces son parte de un proyecto que yo llamo Donde mueren los sueños. Es un proyecto cuyo objetivo principal es honrar la presencia de alguien que tomó la decisión de cruzar este desierto tan letal, tan peligroso, un viaje tan arduo, tan difícil, para venir a buscarse una mejor vida en este país, pero que el calor, la falta de agua, los elementos acabaron con él, con esa persona y murió aquí”.

A partir de un mapa de Arizona en el cual está lleno de “puntitos rojos” que representan el lugar donde fueron encontrados los migrantes muertos, Enciso se traslada a la zona del desierto y deja una cruz en el “puntito rojo· donde el migrante acabó con su camino al Norte.

“Y eso es parte del proyecto, la caminata hasta aquí, llegar al lugar aquí y reflejar en lo que sucedió aquí y en lo que sucedía aquí y en lo que está pasando aquí y que no hemos podido evitar estas muertes y que van a seguir pasando porque no hemos podido terminar con ellas”, aclaró a Democracy now!.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.