Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 22 mayo |
San Cristóbal Magallanes y compañeros mártires
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Cómo san Antonio venció a sus demonios -y tú también puedes

THE TORMENT OF SAINT ANTHONY

Public Domain

Michael Rennier - publicado el 17/01/22

Este padre del desierto nos muestra cómo podemos lidiar con los pecados cotidianos de los que parece que no podemos deshacernos

Hice mi primera confesión hace unos 10 años cuando fui recibido en la Iglesia católica. Fue una experiencia reveladora. Me sentí tan aliviado cuando terminó, tan perdonado… Probablemente podría haber caminado sobre el agua cuando salí del confesionario.

Pero eso fue entonces y esto es ahora. Diez años después, sigo luchando contra los mismos pecados. Mis defectos todavía están conmigo.

Ligeramente mejorado, tal vez, pero sigue siendo una lucha diaria. Durante una década he estado confesando los mismos pecados una y otra vez. Es vergonzoso.

Esto parece ser una frustración común. Todos luchamos contra nuestros demonios individuales en mayor o menor grado, pero siempre están ahí, esperando para atacar.

Un hombre dedicado a superar sus defectos

Quizás por eso encuentro tan impresionante la historia de san Antonio de Egipto (también llamado san Antonio Abad, san Antonio el Grande y Antonio del Desierto).

Este es un hombre que dedicó toda su existencia a superar sus defectos. No fue un esfuerzo a medias.

Estaba dispuesto a hacer absolutamente cualquier sacrificio por dejar atrás sus tentaciones habituales.

Antonio nació en una rica familia egipcia en el año 251. Cuando aún era joven, sus padres murieron, dejándole una gran herencia.

La necesidad de purificar

Sintió que sus posesiones lo distraían de vivir una vida virtuosa, por lo que regaló la mayor parte de su riqueza y se quedó solo con lo suficiente para mantenerse a sí mismo y a su hermana.

Eso no fue suficiente. Antonio todavía sentía que sus defectos todavía le controlaban, así que regaló el resto de su dinero, colocó a su hermana en un convento y partió de la ciudad para una vida de oración y penitencia.

Fue a quedarse cerca de un anciano ermitaño en las afueras de la ciudad y rápidamente se ganó una reputación de santidad.

Se podría pensar que sus sacrificios finalmente lo ayudaron a superar sus tentaciones. Su renombre como hombre santo lo indicaría. Pero san Atanasiorelata que Antonio continuó luchando:

“El recuerdo de su riqueza, el cuidado de su hermana, los reclamos de parentesco, el amor al dinero, el amor a la gloria, los diversos placeres de la mesa y las demás distracciones de la vida, y al final la dificultad de la virtud y de trabajarla”.

Pasos drásticos contra las tentaciones

Antonio se mantuvo firme en que haría cualquier cosa para vencer a sus demonios. Dio pasos aún más drásticos.

Se mudó al desierto y se encerró en una pequeña cámara en la cima de una montaña en completa soledad.

Aquí, dejó atrás todas las preocupaciones mundanas para luchar contra sus tentaciones.

Ambrosio dice que esas tentaciones, incluso después de 20 años en el desierto, perseguían a Antonio.

Sin embargo, nunca se dio por vencido. Nunca se retiró a su antigua vida. Para él, la única dirección era hacia adelante.

Mi experiencia es diferente. Se siente mucho más parecido a hacer girar obstinadamente las ruedas de un automóvil en un pozo de barro. Rutinariamente dudo y cedo a mis peores instintos.

Entonces, ¿qué descubrió Antonio que podemos imitar?

1Siempre continuó adelante

Cuando leo sobre su vida, me parece que tenía el don de la determinación para la acción.

Visualizó el tipo de hombre en el que quería convertirse e inmediatamente se fijó en esa visión sin más argumentos, dudas o equívocos.

Nunca puso excusas y nunca descartó ninguno de los pasos del viaje como demasiado difícil.

Hizo lo que había que hacer, y si lo que hizo no fue suficiente, hizo más, o cambió de táctica, o replanteó su plan.

Sospecho que la mayoría de nosotros deseamos dejar atrás nuestros defectos, pero no estamos dispuestos a tomar las medidas necesarias para hacerlo. Antonio es un modelo de perseverancia.

2Imitó el bien

También pasó tiempo buscando la bondad para poder imitarla. No actuó sin un plan en mente.

Asistía a misa, aprendía de personas a las que admiraba e imitaba a otras personas santas. Una vez dijo a los peregrinos que habían ido a verlo en el desierto:

“Si me creen sabio, vuélvanse lo que soy, porque debemos imitar a los buenos. Si hubiera ido a ti, debería haberte imitado, pero ya que has venido a mí, sé lo que soy, porque soy cristiano”.

3Nunca se dio por vencido

Al final, su gran secreto fue la simple negativa a darse por vencido. Hubo momentos en que parecía medio muerto por la lucha espiritual o las penitencias.

Sus amigos se preocuparon por él, pero siempre perseveró y salió más fuerte que nunca.

Aunque se hizo famoso como santo ermitaño del desierto, nunca dejó de ser tentado por sus defectos y nunca pudo escapar de ellos por completo. Para él, al igual que para ti y para mí, estoy seguro de que esto fue agotador.

Lo sorprendente de Antonio es que, técnicamente, nunca lo logró. Hasta el amargo final, luchó contra sus demonios.

Hay una lección ahí para nosotros.

No es que el progreso espiritual no tenga esperanza, sino que siempre podemos progresar más.

Hay algo mejor esperando a la vuelta de la esquina si somos lo suficientemente valientes como para aprovecharlo.

Nuestros demonios siempre están ahí, somos seres humanos defectuosos que nunca serán perfectos, pero todos los días podemos desafiarnos a nosotros mismos.

Tags:
demonioluchasantostentación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.