Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 20 agosto |
San Ezequiel Moreno
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Costa Concordia: la Iglesia fue la primera en asistir a los náufragos

Italian-Guardia-de-Finanza-shows-the-Costa-Concordia

Guardia di Finanza press office | FILIPPO MONTEFORTE via AFP

Gelsomino del Guercio - publicado el 14/01/22

El cura de Isola del Giglio recuerda lo sucedido la noche del 13 de enero de 2012.

Fueron recibidos por el párroco en la iglesia de la Isla del Giglio. Para los náufragos del Costa Concordia, esa fue la primera y providencial asistencia recibida en aquella noche dramática del 13 de enero de 2012. Diez años después, el párroco de la isla toscana lo recuerda a él y al capellán a bordo del barco hundido.

La masacre del Costa Concordia

Son las 21.45 horas del viernes 13 de enero de 2012. El crucero Costa Concordia, que transportaba 3.216 pasajeros y 1.013 tripulantes, choca contra un peñón. El impacto provoca una fuga de unos 70 metros en el lado izquierdo del casco. Varios compartimentos se inundan rápidamente. En poco tiempo, el generador diesel y el panel eléctrico principal también se estropean, provocando un apagón.

Costa Concordia

La señal de emergencia

Siguen momentos de emoción y pánico. Los pasajeros se concentran en los puntos de encuentro. A las 22:33 se lanza la señal de emergencia general. Luego, a las 22:54 horas, tras una solicitud expresa de la Capitanía Marítima de Livorno, se ordenó el abandono del buque. A las 00:32 el comandante del Costa Concordia informó a la Sala de Operaciones de Livorno de la presencia de náufragos en el mar. Finalmente, a las 00:42 un costado del barco queda completamente sumergido.

32 muertos

Mueren 32 personas, incluida una niña de cinco años. Algunas personas caen en el área inundada o en los huecos de los ascensores y pierden la vida. Otros se ahogan después de zambullirse o caer por la borda. Los habitantes de la isla son de los primeros en socorrer a los náufragos (Vatican News, 13 de enero)

Don Lorenzo y los 4300 pasajeros

Don Lorenzo Pasquotti, ahora de 71 años y párroco en Amiata, también en la diócesis de Pitigliano-Sovana-Orbetello, esa noche del 13 de enero de 2012 era párroco en Giglio Porto y rebobina la cinta de lo sucedido en la iglesia de San Lorenzo y Mamiliano, a dos pasos del puerto: «Tengo el recuerdo de gente que estaba ocupada en todos los sentidos, con lo que tenía, ante una emergencia excepcional para una pequeña isla, mientras 4.300 personas se bajaban del barco Costa Concordia «.

La llamada al obispo

«Tan pronto como me advirtieron – recuerda el sacerdote – llamé a mi obispo de la época (Guglielmo Borghetti, ahora obispo de Albenga-Imperia, ndr) no para pedirle permiso para abrir la iglesia sino solo para informarle, pero él no contestó y más tarde supe que estaba en una reunión y se había puesto en silencio.

Me volvió a llamar a las 11 de la noche, alarmado: ‘Don Lorenzo, pero ¿qué pasó? ¿Por qué me llamas a esta hora?’ Todavía no sabía nada, estaba en el auto y lo invité a sintonizar la radio. Entonces me respondió con unas palabras que han quedado grabadas en mi mente: ‘Haz lo que te dice el corazón, sabes que tu obispo está contigo'»

«No usé una bandera de sacerdote»

Don Lorenzo continúa: “Bueno, la iglesia ya estaba llena de náufragos y en ese momento sentí dentro de la maternidad de la Iglesia, dentro de un alma de Iglesia que interviene donde hay necesidad, donde hay sufrimiento, en la esencia del compartir Jesucristo. Esa noche no me puse la bandera como sacerdote, no estaba para decir: mira que bueno soy porque soy sacerdote, pero lo hice precisamente con el espíritu y el corazón de la Iglesia

«Recuerdo mi vocación adulta, que vino después de pasar por todas las vicisitudes de un hombre normal, novias incluidas, y de haber trabajado durante 10 años como empleado y también en la fábrica: sé lo que significa la gente, las necesidades que tener. La humanidad siempre ha estado muy presente en mi ser sacerdote, nunca abrumado por lo espiritual, y esa noche fue una oportunidad para darle un buen pulimento” (Avvenire, 13 de enero).

«Recogí a una niña»

El capellán a bordo del Costa Concordia, Don Raffaele Malena, recuerda a Vatican News algunas fases de la evacuación y la hospitalidad recibida por la iglesia y los habitantes de la isla.

«El capellán donde sea llamado debe correr. Los animé… Había muchos niños, tomé a una niña en mis brazos, llamé a su madre y le dije que la enviara inmediatamente al bote salvavidas y su madre la hizo evacuar primero. Son momentos de pánico y miedo para los pasajeros. Luego, tengo que agradecer mucho al párroco de Giglio, que inmediatamente abrió la iglesia. Esta es una isla de mille y 200 personas en verano y 700 en invierno. Todos querían ayudar. Abrieron los hoteles, nos dieron comida, nos dieron frazadas y todo lo que tenían nos lo dieron. Deberíamos hacer un monumento a los habitantes de la isla de Giglio… ¡No nos han abandonado!».

Tags:
iglesiaitalianaufragiosolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.