Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿Una casa impecablemente ordenada es lo mejor para tu alma?

CHILD PLAY

Tatyana Soares | Shutterstock

Theresa Civantos Barber - publicado el 11/01/22

Los cristianos están llamados a rechazar el consumismo y abrazar la simplicidad, pero ¿cómo es esto realmente?

Cuando mires casas en Instagram o Pinterest, verás muchas imágenes de pisos relucientes y encimeras impecables. Pero esas casas no son exactamente la norma. A la mayoría de nosotros nos cuesta más mantener nuestros hogares no solo ordenados, sino también libres de desorden. 

Si el desorden es un problema para ti, no estás solo. Alrededor del 54% de los estadounidenses están abrumados por la cantidad de desorden que tienen, y un enorme 78% no tiene idea de qué hacer con él. 

Las razones por las que luchamos con el desorden son más grandes de lo que podemos controlar de muchas maneras: la publicidad que obstruye nuestros televisores, teléfonos y vallas publicitarias fomenta un consumismo implacable y casi irreflexivo. Se necesita un esfuerzo consciente para resistirlo.

Sin embargo, ¿deberíamos molestarnos en resistir? La vida es ajetreada y se necesita tiempo y energía para eliminar los detritos que parecen acumularse tan rápido como las hojas otoñales que caen (especialmente si tienes niños, que piensan que cada basura es un tesoro insustituible). ¿Desarraigar el desorden es realmente el mejor uso del tiempo y el esfuerzo?

Bueno, honestamente, no siempre. La limpieza a fondo no tiene por qué ser la máxima prioridad para todas las personas en cada etapa de la vida. No siempre es realista deshacerse del desorden: cuando su hogar funciona como oficina, aula, patio de recreo, gimnasio y quién sabe qué más, hay una acumulación inevitable de parafernalia.

Al mismo tiempo, es necesario al menos un poco de desorden, al menos si queremos seguir usando los espacios en nuestros hogares como está previsto. También es vital para nuestra salud mental: sabemos que el desorden nos pone de mal humor. El entorno que nos rodea afecta en gran medida a cómo pensamos y sentimos. Se ha descubierto que los hogares desordenados nos hacen sentir ansiosos, indefensos y abrumados.

Un enfoque contracultural

También hay que considerar un ángulo espiritual. Rechazar el materialismo y el consumismo es una de las muchas formas en que los cristianos están llamados a vivir de una manera contracultural. 

Como explicó un escritor, la iglesia se ha opuesto durante mucho tiempo a los hábitos materialistas y consumistas que impulsan la economía estadounidense.

En la Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Australia, el Papa Benedicto XVI advirtió contra un “consumo insaciable” que reduce a las personas a simples consumidores. Más recientemente y con más fuerza, el Papa Francisco condenó el “culto a la opulencia” que impulsa la cultura en el mundo desarrollado. En una de sus audiencias generales sobre la familia, llamó a las familias cristianas a resistir los “falsos modelos” de familia basados ​​en el “consumismo y el culto a las apariencias”, “volviéndose pobres” y “practicando la sencillez”. En su encíclica Laudato Si ‘, advierte específicamente a las familias que «tengan cuidado con el consumo impulsivo y derrochador.»

Entonces, ¿cómo podemos saber si el nivel de desorden en nuestros hogares es razonable y realista para nuestras circunstancias, o indica un problema? Podemos hacernos estas dos preguntas:

1. ¿Mi casa satisface mis necesidades?

Cuando tu hogar te sirve a ti y a tu familia, los resultará más fácil amaros y serviros en él. 

Examina cada parte de tu hogar, una por una, y dale una evaluación honesta: ¿Esta área realmente satisface las necesidades de tu familia? 

Si es así, entonces por supuesto, déjalo como está. Sí, incluso si parece desordenado. Está bien, si te está funcionando. Puede que te digas a ti misma: “Mi casa es un desastre; No soy un desastre «.

Si el área no satisface las necesidades de tu familia, es hora de reconsiderarla. ¿Un pequeño ajuste haría que el espacio fuera más funcional para tu estilo de vida actual? ¿O es necesario reorganizarlo de una manera más amplia? Piensa en lo que aportaría sencillez y tranquilidad a esta área.

2. ¿El orden está presente aquí?

Sabemos que el orden es una virtud que trae paz a nuestras almas. La siguiente pregunta que debemos hacernos es si la virtud del orden está presente en cada área de nuestros hogares.

¡La respuesta a esta pregunta será tan individual! Lo que a una persona le parece un desastre, a otra le puede parecer ordenado. Por ejemplo, muchas personas con TDAH necesitan ver todas sus cosas para no olvidar dónde están. Un espacio ordenado para una persona con TDAH puede parecer desordenado para otra persona, pero la persona que vive allí sabe que hay un orden racional presente. 

Las encimeras relucientes no son el objetivo aquí. El objetivo es tener un hogar que satisfaga de manera realista las necesidades de nuestras familias, mientras practicamos la virtud del orden lo mejor que podamos. Si eso significa que tenemos materiales de arte para niños en la cocina o una canasta llena de libros junto al sofá, ¡está bien! Adoptemos lo que funciona para nuestras propias familias y abandonemos las comparaciones. 

Al mismo tiempo, queremos vivir con orden. Para muchos de nosotros, deshacerse del desorden es un paso importante para lograrlo. A medida que cultivamos un ambiente hogareño sencillo y pacífico, comencemos y terminemos con el plan de Dios para nuestras vidas en mente. 

Deshacerse de los elementos que no usamos puede ser un acto de desapego de las cosas terrenales. Puede ser un acto de generosidad donar estas cosas a otra persona que las necesita más. Puede ser un acto de oración mientras ofrecemos una compra que no necesitamos. Puede ser un acto de orden al podar nuestras posesiones para mantener un hogar pacífico que satisfaga nuestras necesidades. Por lo tanto, si ordenar te ayudar a ti y a tu familia a vivir mejor, entonces conviértelo en una prioridad.

En última instancia, no necesitamos un hogar perfecto para Pinterest: solo necesitamos un hogar que sirva a nuestras familias, refleje nuestros esfuerzos personales hacia el orden y nos ayude a vivir bien nuestras vocaciones.

Tags:
hogarordensencillez
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.