Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 25 septiembre |
San Cleofás
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Pepe Imaz, el gurú “New Age” del tenista Novak Djokovic

Djokovic

William WEST / AFP

Luis Santamaría - publicado el 09/01/22 - actualizado el 09/01/22

Las enseñanzas del entrenador personal de varios tenistas de élite, una suma de doctrinas gnósticas, teorías conspiranoicas y peligrosas propuestas pseudoterapéuticas

En los últimos días, uno de los protagonistas de la actualidad global es el tenista serbio Novak Djokovic, al que se ha impedido participar en el Open de Australia. La razón es que el número 1 del tenis mundial no ha presentado la documentación requerida para ello (en concreto, su vacunación contra el COVID-19).

A partir de aquí, una gran polémica que incluye incluso un conflicto diplomático entre Serbia y Australia, y declaraciones cruzadas de defensores y detractores de la actitud del deportista. Entre los actores de este drama no se encuentra –al menos por el momento– su entrenador personal, el español Pepe Imaz.

Mucho más que un entrenador

Aunque bien podríamos traer a colación una frase suya que utilizó como titular el diario El País en una entrevista que le hicieron en 2017: “Van contra Djokovic porque eligió el amor”. El redactor se refería a él como “asesor espiritual” del tenista serbio y recogía las palabras con las que concluyó la conversación: “la vida es mágica”. En su discurso, expresiones comunes de la autoayuda, el coaching y el pensamiento positivo.

En su página web oficial, se dice de Pepe Imaz que, tras una adolescencia y juventud marcadas por el sufrimiento, “llego a él la espiritualidad y el mundo de las energías a través de una señora divina de origen libanés (Siham). La cual le abrió la puerta al camino del Amor y la espiritualidad”.

Navegando por su web pueden encontrarse muchas de las reflexiones de Imaz sobre la vida, el deporte y el éxito. Las palabras “amor” y “paz” ocupan los primeros puestos en el ranking. En el fondo, propone toda una forma de vivir, una cosmovisión, en lo que podríamos considerar un “método del potencial humano”.

Su “evangelio”

Pero si realmente queremos saber el núcleo del pensamiento –o doctrina– de Pepe Imaz, tenemos que acudir a sus libros. En concreto, el más interesante a este respecto es el titulado La gran verdad. En su contraportada leemos: “habrá un antes y un después en tu vida al conocer lo que se cuenta en este libro”, ya que pretende responder a las preguntas humanas fundamentales.

A modo de diálogo y con rasgos autobiográficos, Pepe cuenta cómo, en la búsqueda del éxito deportivo, cayo en la bulimia. Y, después, la llegada de “una señora libanesa que me iba a ayudar en mi despertar de conciencia, pues mi cometido en esta vida es el de ayudar a la humanidad al despertar interior de cada alma por el camino del amor”. Como en tantos testimonios New Age, la “conversión” para llevar la iluminación a los demás.

Y todo ello, a través de alguien que ejerció de guía: Siham. Ésta supo “en una meditación y en sueños” que iba a conocer al tenista, y por eso se encontró con él y lo “armonizó”, logrando una rápida mejora física y psíquica. Todo ello gracias al amor, porque “la armonización es la energía divina más pura”.

El origen emocional de las enfermedades

Cuando Pepe, asombrado por lo que experimenta, le pregunta a su maestra si “con sólo vivir desde el amor te puedes liberar de enfermedades físicas y emocionales”, ella le contesta: “sí que puedes, cariño; de todas”. Ante su extrañeza, Siham le dice que “el ser humano en su totalidad es energía”, y uno está enfermo cuando su vibración energética es menor.

A continuación, una enseñanza propia de tantas pseudoterapias esotéricas: “cuando [la persona] vive emociones tales como la angustia, el odio, la rabia o la ansiedad, todas ellas derivadas del miedo, la frecuencia de la vibración es mucho menor, dando lugar a la enfermedad”. La conclusión de Pepe Imaz es contundente: “entonces es muy fácil estar sano y ser feliz… El remedio es gratis y no tiene efectos secundarios”.

Somos parte de Dios… y nos reencarnamos

A través de sucesivos diálogos con Siham, el autor va desgranando diversos aspectos de su enseñanza. Lo primero que destaca es la insistencia en que “una cosa es la espiritualidad y otra bien diferente la religión”. ¿Y qué es la espiritualidad? “Es el contacto de nuestro ser (a través del sentir) con la Fuente Divina o Luz u Origen o Dios”. Mientras que la religión “es una creación de la mente humana, con una serie de dogmas y directrices hechas por seres humanos”.

Aunque usa algunos términos personales para referirse a Dios, lo entiende como algo impersonal, como “energía omnipotente y bondadosa que es puro Amor”. Y aquí viene el panteísmo (idea de que todo lo que existe es Dios), corriente en la New Age: Dios es un “infinito ser (océano)”, un Todo formado por “gotitas (almas, pedazos de Dios)”. Y por eso, el destino del hombre es regresar “al Origen del Todo (océano)”. En el fondo, “el Todo está en todo”.

El paso siguiente, como no es de extrañar, es el de la reencarnación: “el alma es eterna e inmortal, al ser una parte (una gotita) del Creador Original del Todo (océano) y sólo el cuerpo físico (vehículo en el cual está el alma) es temporal y mortal”. Para conseguir hacer el viaje de vuelta al Todo, “no nos daría tiempo en una sola vida” si queremos llegar como “seres de luz, perfectos, iluminados”. Y “eso se ha resuelto ofreciéndonos una multitud de vidas físicas”.

Anunakis, reptilianos e iluminatis

La doctrina va más allá, ya que Dios habría creado “entidades o seres muy evolucionados a los que les da muchísimo poder” para ayudar a las almas, pero uno de esos seres se rebeló, y desde entonces se dedica a alejar a los seres humanos del error y arrinconarlos en el miedo. Para “tener el poder absoluto” sobre el mundo, tiene unos ayudantes.

¿Quiénes son? Los anunakis, los reptilianos y los iluminatis. Compendia así Pepe Imaz –o su supuesta maestra– lo más destacado de las teorías conspiracionistas de la actualidad. Los iluminatis, por ejemplo, “son trece familias que controlan y dirigen el Mundo… los que toman las decisiones de relevancia en temas políticos, económicos, militares, religiosos, en la prensa… Están tan arriba que ni se les conoce”.

Para defenderse de ellos, hay que “vibrar en amor”, que es “estar conectado con nuestro ser, es decir, con el Todo, Dios, Creador, Luz Divina o como lo queramos llamar. Y eso significa ser Co-Dioses”. Y hay una llamada directa a reaccionar: “la artimaña es inteligente, sutil y bien urdida, pero ha llegado el momento de despertar”.

Los iluminatis buscan acabar con el bienestar físico de las personas, y para ello se sirve, entre otras cosas, de los medicamentos. Porque “la industria farmacéutica es uno de los Lobbys más poderosos que existen y… la punta del iceberg de ese imperio son los mismos, los illuminati”.

Y, cómo no, la ley de la atracción

En el libro, Pepe Imaz reitera que todo lo que existe es energía procedente del Todo, y la energía es vibración, que “puede ser más densa (baja vibración) o más elevada y pura (alta vibración)”, en una gama que va desde el miedo hasta el amor.

En este momento introduce la “ley de la atracción”, que consiste en que “todo lo semejante se atrae”. Por eso los illuminati, en su empeño por someter a las personas, las atiborra de noticias negativas, para que atraigan lo negativo, el miedo, y no lo positivo, el amor.

La forma de liberarse de todo lo malo es “saber cómo reaprender a ser dueño de tu vida” para ser feliz. Siempre, en el trasfondo, está la convicción gnóstica: liberarse a través del conocimiento. En concreto, reconocer la propia identidad divina para poder hacer “la vuelta al Origen de Todo”, la fusión con el Absoluto.

Magia… y cambio del ADN

Para ello, Pepe Imaz propone ejercicios de meditación, como la “Flama Violeta”, que consiste en visualizar una llama violeta circundando toda nuestra aura (campo energético que nos rodea) repitiendo… ‘yo soy un ser de fuego violeta, yo soy la pureza que Dios desea’”. Así, con esta fórmula mágica, se puede “transmutar (transformar) cualquier energía y emoción negativa en energías y emociones de luz y Amor”.

Otro dato de interés que le da su maestra es que “desde 1987 la Madre Tierra está recibiendo con la llamada Convergencia Armónica, inyecciones energéticas para ayudarnos a despertar”. La inyección que tuvo lugar en 2011 ha traído consigo el llamado Rayo Platino, que “nos ayudará a cambiar nuestra estructura celular y el ADN”.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.