Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Propósito año nuevo: ponerse en forma… sirviendo a los demás

VOLUNTEER

Dmytro Zinkevych | Shutterstock

Merche Crespo - publicado el 07/01/22

Dentro de los clásicos propósitos del año nuevo siempre aparece el deseo de mantener nuestro cuerpo en forma. Sin embargo, como cristianos, debería preocuparnos más mantener en forma nuestra alma

Ir al gimnasio, caminar una hora al día, hacer dieta, subir a nuestro piso por las escaleras sin coger el ascensor… Muchas personas se plantean cada inicio de año todas estas intenciones como un objetivo para conseguir “estar en forma” y tener un cuerpo de 10.

Pero sabemos que lo que Dios quiere de nosotros no se centra solo en eso. Dios quiere que seamos mejores cada día que pasa, ejercitando las virtudes. Mostrándonos caritativos con los demás, amándolos y sirviéndolos.

Podemos estar en forma llevando a cabo acciones de servicio a los demás. Mientras ejercitamos nuestros músculos, ensanchamos nuestro corazón.

PANDEMIA, RODZINA
Nuestra vocación cristiana nos impulsa a servir a los demás con alegría.

Amar a Dios y al prójimo

Ya lo dijo Jesús y los Evangelios lo recogen:

Un día, mientras Cristo enseñaba, uno de los escribas le preguntó: “¿Cuál es el primer mandamiento de todos?”. Jesús le respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento”.

“Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos” (Marcos 12, 28–31).

Por esta razón debemos estar siempre disponibles para servir. De esta forma seremos buenos discípulos del Señor: serviremos como él lo hizo. Practicaremos la caridad.

Del mismo modo, la Madre Teresa de Calcuta lo dice bastante claro: «No basta con que digamos: Yo amo a Dios, pero no amo a mi prójimo».

Servir con alegría

Además, este servicio debe ser alegre, como nos recomienda la Sagrada Escritura:

“Servid al Señor con alegría”

(Salmo 100)

También debe ser un servicio desinteresado, diligente, realizado con gozo y esmero, cuidando los detalles, para hacer felices a los que nos rodean. En ocasiones pueden resultar trabajos “escondidos”, que lucen poco, o molestos y costosos. Pero todos ellos son necesarios para la convivencia.

En esto consiste la vida: en una serie de servicios mutuos diarios.

CHORES
En casa hay muchas tareas diarias: escoge de cuál te harás cargo.

Ocasiones para “ponernos en forma” sirviendo

Hay múltiples ocasiones para “ponernos en forma” y cumplir así nuestro propósito de año nuevo: en el trabajo profesional, en la vida de familia, con los amigos y familiares o con vecinos y conocidos. Incluso con personas que quizás no convivamos de manera habitual.

Veamos pues algunos ejemplos de servicio que podemos ofrecer:

  • En nuestra casa, todos debemos colaborar en las labores de limpieza y mantenimiento. Desde los mayores hasta los pequeños, cada uno a su nivel, pueden realizar diferentes servicios. Por ejemplo: barrer la cocina, limpiar los baños, pasar el aspirador, sacudir las alfombras, sacar el polvo o abrillantar los muebles. Otra de las tareas diarias es tirar la basura a las horas convenidas.
  • Si tenemos terraza o zona ajardinada, es necesario regar las plantas, recoger las hojas secas, podar los árboles o cortar el césped.
  • También podemos ofrecer nuestro servicio a nuestros abuelos: ir a hacer recados con ellos, acompañarlos al médico, hacerles la compra, o solucionarles pequeñas averías en su casa.
  • En el trabajo podemos esforzarnos en ser los más diligentes en ayudar a los demás a realizar su trabajo o prestarnos para realizar aquellas tareas pesadas que nadie quiere hacer.
  • En el caso de la relación con nuestros vecinos, podemos aguantarles la puerta para que pasen ellos primero o cederles el sitio en el ascensor mientras nosotros subimos las escaleras. Incluso, subirles su compra a casa.

Mirad cómo se aman

Los miembros de las primeras comunidades cristianas se llamaban hermanos. Según narran los Hechos de los Apóstoles, “tenían un solo corazón y una sola alma”. De hecho, se querían tanto que los paganos decían de ellos: “Mirad cómo se aman”.

Por esta razón, este inicio de año deberíamos preguntarnos: ¿cómo sirvo yo a los demás?, ¿Estoy en forma en este sentido? Hagamos propósitos para vivir la caridad.

Tags:
año nuevogenerosidadServicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.