Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Por qué es bueno que las mujeres pasen tiempo juntas

CONFIDENCES ENTRE DEUX AMIES

ESB Professional / Shutterstock

Marta Wolska - publicado el 07/01/22

Las mujeres necesitan que otras mujeres se apoyen e inspiren unas a otras.

La mayoría de nosotros probablemente tengamos buenos recuerdos de reuniones familiares en la casa de nuestros abuelos o de reuniones con motivo de una boda o un bautismo familiar. En cada ocasión me destaca una imagen: mujeres de todas las generaciones en conversaciones animadas, pasando de un tema banal a lo más profundo, como si continuaran su conversación del día anterior.

Incluso si cada una de nosotras tiene un estilo o estatus de vida diferente, existe, de hecho, un apoyo mutuo y una solidaridad entre las mujeres que es impresionantemente fuerte. Es una especie de benevolencia que a veces se encuentra en grupos de oración para madres, grupos de discusión de libros de mujeres y muchos otros tipos de reuniones similares.

Sin embargo, es posible que algunas mujeres no lo aprovechen lo suficiente. Por ejemplo, las madres jóvenes que buscan consejos diarios en las redes sociales en lugar de consultar a sus familiares. Quizás sin darse cuenta, pierden la valiosa contribución y la sabiduría de quienes, como sus madres, ya han vivido las mismas experiencias antes que ellas.

Si leemos la Palabra de Dios, nos damos cuenta de que las relaciones de las mujeres juegan un papel clave. Eva no solo fue creada porque “no es bueno que un hombre esté solo”, sino que Dios también muestra cuán esenciales son las relaciones entre las mujeres. Rut ama tanto a Noemí que opta por no dejar a la madre de su esposo muerto por el resto de su vida. Cuando María se entera de su embarazo y el de Isabel, se apresura a ver a su parienta. Inmediatamente comparte el gozo de la bendición que ha recibido. En la tumba de Jesús, las mujeres se reúnen para llorar y ungir su cuerpo.

A cada una su propio grupo

Las mujeres necesitan que otras mujeres se apoyen e inspiren unas a otras. Un círculo de amigas ya brinda un espacio agradable. Tomando una taza de café, pueden discutir de manera relajada todos los temas que componen su vida diaria. Es un lugar para que se animen mutuamente, se entiendan mutuamente y crezcan junto a las demás.

Pero también puede ser un grupo estructurado reunido en torno a un estudio bíblico para profundizar su fe. Es el caso del movimiento Mothers ‘Prayers. Se reúnen una vez a la semana para orar por sus hijos y los de madres de todo el mundo.

Cada mujer tiene que encontrar su propio círculo. Este puede ser una gran fortaleza no solo en la vida diaria o en el trabajo, sino también en el camino de la fe.

Tags:
amistadfeminismomadremujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.