Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

5 de enero: el histórico abrazo de san Pablo VI y el patriarca de Constantinopla

Dolors Massot - publicado el 04/01/22

Roma y Constantinopla llevaban cerca de seis siglos sin dirigirse la palabra. Juan XIII había comenzado un acercamiento ecuménico que dio sus frutos en 1964

El 5 de enero de 1964 fue una fecha histórica. En Jerusalén, el lugar donde fue crucificado y resucitó Jesucristo, se dieron un abrazo el papa Pablo VI y el patriarca de Constantinopla Atenágoras I. Roma y Constantinopla llevaban más de cinco siglos de desunión.

Había que remontarse a la Edad Media para recordar cuál había sido el último encuentro entre un papa de Roma y un patriarca de Constantinopla. La anterior reunión se había producido en el año 1439, durante el concilio de Florencia. Los protagonistas habían sido el papa Eugenio IV y el patriarca constantinopolitano José II. José II falleció una vez acabado el concilio pero estando todavía en Florencia y allí fue enterrado, en la preciosa iglesia de santa María Novella.

Las relaciones entre Roma y Constantinopla se enfriaron, sobre todo cuando en el año 1543 Constantinopla cae en manos del imperio otomano.

Transcurridos los siglos, el papa san Juan XXIII había tomado la iniciativa de alcanzar la unidad con los ortodoxos. En 1963 hubo contactos ecuménicos entre el Vaticano y el patriarca Atenágoras. Sin embargo, el papa falleció el 3 de junio de aquel año.

PAULUS VI
El papa san Pablo VI.

Pese al consiguiente cambio de planes en la vida de Roma, el nuevo papa Pablo VI no quiso perder ni un minuto para seguir el camino que había emprendido su predecesor en pos de la unidad de los cristianos. En diciembre de 1963 anunció que peregrinaría a Tierra Santa. La noticia fue un bombazo porque suponía que por primera vez un pontífice romano viajaba al extranjero. Lo que ahora nos parece normalísimo, entonces fue algo extraordinario.

El patriarca Atenágoras acogió la idea como lo que era, una llamada a la unidad de los cristianos. Declaró que sería un acto de la Providencia si los jefes de las Iglesias se podían encontrar en Jerusalén para orar juntos en los Lugares Santos.

El 5 de enero de 1964, la víspera de la Epifanía del Señor, se produjo el tan esperado encuentro entre el papa Pablo VI y Atenágoras I, en la sede de la delegación pontificia en Jerusalén. Se abrazaron y aquel gesto se grabó en la Historia de la Iglesia.

NAZARETH
Este monumento en la basílica de la Anunciación de Nazaret rememora el encuentro entre el patriarca de Constantinopla y el papa san Pablo VI.

Cuando los periodistas preguntaron a Atenágoras por qué había viajado a Jerusalén, este contestó: «Para decir ‘Buenos días’ a mi querido hermano el Papa. ¡Hace quinientos años que no nos hablábamos!»

Efectivamente, el 5 de enero de 1964 el patriarca Atenágoras se trasladaba de Turquía a Jerusalén y visitaba al papa Pablo VI en la sede de la delegación pontificia en Jerusalén y se fundían en un abrazo fraternal. Al día siguiente, fiesta de la Epifanía, Pablo VI visitaba a Atenágoras en la sede del patriarcado ortodoxo de Jerusalén.

Se produjo una curiosa y cariñosa anécdota en aquellos días. Cuando los periodistas preguntaron a Atenágoras por qué había viajado a Jerusalén, este contestó: «Para decir ‘Buenos días’ a mi querido hermano el Papa. ¡Hace quinientos años que no nos hablábamos!».

Aquel encuentro tuvo sus consecuencias en todos los aspectos de la vida de la Iglesia, también el canónico. El 7 de diciembre de 1965, tanto Roma como Constantinopla levantaron las excomuniones que mutuamente se habían lanzado en 1054, cuando se produjo el Cisma de Oriente. Por parte de Roma había firmado la excomunión el legado pontificio Humbert de Silva Cándida porque había fallecido el papa León IX. Por parte de Constantinopla, el patriarca Miguel Cerulario.

Al abrazo de Pablo VI y Atenágoras le han seguido más actos de acercamiento entre Roma y Constantinopla.

Vale la pena recordar algunas de las palabras de san Pablo VI el 5 de enero de 1964:

Una antigua tradición cristiana quiere ver el centro del mundo en el lugar en que fue plantada la cruz de nuestro Salvador, desde la cual El, alzado sobre la tierra, lo trae todo a Sí mismo. Era conveniente, y la Providencia lo ha permitido, que en este lugar, en este centro siempre sagrado y bendito, nosotros, peregrinos de Roma y Constantinopla, pudiéramos encontrarnos y unirnos en una oración común.

(Saludo del Santo Padre Pablo VI a Su Beatitud Atenágoras, patriarca de Constantinopla, en Jerusalén)

El encuentro entre el papa san Pablo VI y el Patriarca Atenágoras había sido precedido por una aproximación del papa san Juan XXIII. Este había hecho grandes esfuerzos durante su pontificado para que hubiera acercamiento entre la Iglesia católica y ortodoxa. Pablo VI lo recordó:

«Vuestra beatitud ha deseado este encuentro desde el tiempo de nuestro inolvidable predecesor Juan XXIII, por el cual no escondía sus simpatías, su estima, aplicándole, con una estupenda intuición, la palabra del Evangelio: “Hubo un hombre enviado por Dios que se llamó Juan”.

Él también había deseado este encuentro, como vuestra beatitud sabe tan bien como Nos. Su muerte repentina no le permitió traducir este anhelo de su corazón. Las palabras de Cristo; ‘Que ellos sean una misma cosa’ volviendo repetidamente a sus labios de moribundo, no permiten dudar de que ésta fue una de sus intenciones más queridas, por la cual ofreció a Dios una larga agonía y su preciosa vida.» 

(Saludo del Santo Padre Pablo VI a Su Beatitud Atenágoras, patriarca de Constantinopla, en Jerusalén)

San Pablo VI subrayó la importancia histórica de aquel encuentro, que significaba un paso hacia la oración de la unidad pronunciada por el mismo Cristo, «Que todos sean uno»:

Esta es una manifestación elocuente de la profunda voluntad que gracias a Dios inspira siempre y cada vez más a todos los cristianos dignos de este nombre. La voluntad de trabajar con el fin de superar las divisiones y abatir las barreras; la voluntad de avanzar resueltamente por los caminos que conducen a la reconciliación.

(Saludo del Santo Padre Pablo VI a Su Beatitud Atenágoras, patriarca de Constantinopla, en Jerusalén)

El Papa y Atenágoras se habían dado un abrazo, y san Pablo VI deseaba que aquel gesto no quedara en saco roto sino que favoreciera el acercamiento entre católicos y ortodoxos hasta llegar a la unión completa:

«Que sea símbolo de esta caridad y ejemplo de ella el beso de paz que el Señor nos ha concedido darnos en esta tierra bendita y las oraciones que Jesucristo nos ha enseñado y que ahora vamos a rezar juntos. No podemos expresar como se debe hasta qué punto su gesto nos ha conmovido y no solamente a Nos personalmente, sino a la Iglesia romana; el pueblo y todo entero el Concilio Ecuménico tomarán nota con alegría profunda de este acontecimiento histórico. Por lo que a Nos toca, elevamos a Dios una plegaria de acción de gracias y le pedimos que nos ayude para seguir por este camino, y que derrame sobre vuestra beatitud y sobre Nos, que lo hemos emprendido con fe y con confianza, la bendición que nos asegurará un resultado feliz. Con estos sentimientos no os decimos un adiós, sino, si lo permitís, hasta la vista.

Fundados en la esperanza de nuevos y fecundos encuentros, in nomine Domine (en el nombre del Señor).

(Saludo del Santo Padre Pablo VI a Su Beatitud Atenágoras, patriarca de Constantinopla, en Jerusalén)

Tags:
ecumenismohistoriaortodoxospablo vi
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.