Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 25 septiembre |
San Cleofás
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Casi murió quemado en un incendio casero, pero eso cambió su vida

ALVARO TRIGO

Gentileza

Pilar Velilla Flores - publicado el 03/01/22

El joven atleta Álvaro Trigo se acercó a Dios y decidió ayudar a los demás. Esta Navidad hizo una "maratón" muy especial

La celebración de las fiestas de Navidad muchas veces deja historias increíbles de solidaridad y entrega a los más desfavorecidos. Sin embargo, suelen quedar en la memoria de unos pocos, de puertas para adentro. Por eso quiero hacer de altavoz ante una vida que me conmovió hace unos días mientras miraba el informativo de las 3 de la tarde.

¿Quién es Álvaro Trigo?

Álvaro es un joven madrileño de 27 años, el mayor de 5 hermanos. Su sueño de pequeño era ser bombero. Sin embargo, sus padres le convencieron para simultanear las clases en la academia con una carrera universitaria.

Ya en la universidad conoció a personas relacionadas con el mundo del deporte y empezó a participar en maratones por toda España y Europa.

ALVARO TRIGO
Álvaro Trigo.

En un momento dado, decide inscribirse a un Ironman, una competición atlética en la que se nada casi 4 km, se pedalea unos 180 km, para finalizar con una maratón. Requiere estar en muy buena forma física y Álvaro terminó 2º de su categoría.

El runner se encontraba en un momento profesional muy bueno: los exámenes de la carrera los iba aprobando, triunfaba como bombero, en el deporte iba cosechando diversos premios… Sin embargo, reconoce que vivía una vida que para él tenía mucho sentido, pero en realidad era muy egocentrista.

Llevaba un nivel de vida que incluso dormir le parecía una pérdida de tiempo.

Un incendio le quemó un 63% de su cuerpo

La vida le ofreció su cara amarga cuando en 2017, tras un accidente de coche, pierde a su hermana. Gracias a este doloroso hecho su familia experimenta una unión más fuerte.

El 2 de febrero de 2018 la vida volvería a sacudir a Álvaro, esta vez en carne propia. Esa fecha quedará marcada en su calendario como un nuevo cumpleaños, como una nueva oportunidad que le da Dios para vivir su vida con verdadero sentido.

En la casa de campo de su abuela, en la Sierra de Andújar (Andalucía), Álvaro encendió la chimenea y se empezó a incendiar el sofá. Con tan mala suerte que tropezó y Álvaro se empezó a quemar. Intentó escapar del fuego, pero desgraciadamente se encontró dos puertas cerradas con llave y no pudo salir.

ALVARO TRIGO
Aquel incendio hizo que Álvaro cambiara su modo de vivir.

Se quitó la ropa, que literalmente se deshacía, y en ese preciso instante tuvo un pensamiento: “Me voy a morir aquí”. Por fin, con un trapo de agua en la boca pudo correr hacia la casa de unos familiares que vivían cerca, quienes llamaron a la ambulancia.

Ya en la UCI, los médicos les comunicaron a sus padres que las posibilidades de vivir oscilaban entre un 10 y un 20%. Su diagnóstico era de grave deshidratación, un pulmón sin funcionar, además de múltiples quemaduras en el 63% de su cuerpo. Para evitar que sufriera deciden inducirle el coma.

A los 10 días le bajaron la sedación y se despertó muy desubicado. Ahí es cuando sus padres deciden no contarle la verdad de su estado y prefieren animarlo diciéndole que han hablado con el médico y el próximo año podrá correr la maratón.

Lo más duro de su estancia en la unidad de quemados fueron las visiones provocadas por la medicación en las que no podía diferenciar entre la realidad y la ficción. En algunas de ellas, percibía a los médicos tomando medidas de su cuerpo para el ataúd. Y todo esto sin poder hablar. Angustiante.

ALVARO TRIGO
Álvaro se ha volcado esta Navidad en los más frágiles. Esto forma parte de su nueva vida.

Al subirlo a planta el sufrimiento no menguó. Experimentó mucha soledad, miedo ante la visión de su cuerpo malherido, infecciones, operaciones semanales, curas dolorosísimas, … Estaba tan débil que tampoco era prudente ponerle demasiada medicación, por lo que el dolor era indescriptible.

Grabó minivídeos desde el mismo hospital para animar a otros en una situación parecida.

A pesar de todo, la característica favorable que tenía Álvaro era que estaba muy en forma de su vida anterior al accidente. Y él se empezó a animar ante la visión de la próxima maratón de Sevilla. Se lo tomó como un reto. En ese tiempo se dedicó a grabar minivídeos desde el mismo hospital para animar a otros en una situación parecida. Cada día un paso adelante en su recuperación.

Otro punto a su favor fue el apoyo del personal médico, enfermeros, familia y amigos que día tras día iban a visitarlo y desde el cristal le animaban y alentaban; aunque después se derrumbaran.

Estuvo ingresado cuatro eternos meses en aislamiento total y sufrió unas 13 operaciones.

El sufrimiento le llevó a Dios

A pesar de todo, él reconoce que tocó fondo y se encontró cara a cara con Dios y con su vida pasada, y decidió que si salía de ahí daría un vuelco a su vida para llenarla del verdadero sentido, que pasaba por hacer felices a los demás.

ALVARO TRIGO
Álvaro Trigo con voluntarios de la fundación «Lo que de verdad importa».

Desde entonces su vida ha dado un vuelco de 360º dedicándose hoy a intentar ayudar en retos de larga distancia, colaborando con ONG´s y fundaciones.

Gracias a los valores del deporte, de superación y constancia, consiguió una recuperación récord y un año después del accidente pudo correr la ansiada maratón de Sevilla.

Después de subir al podio, Álvaro tuvo el humilde gesto de llevar su medalla al hospital. Ya que, en palabras de él, “el premio no es sólo mío sino también de todas las personas que me han ayudado a llegar hasta aquí”.

A partir de ahí empezó a participar en diversos retos en los que cada zancada, cada brazada, se convertía en un gesto solidario no en cultivar su ego.

ALVARO TRIGO
Repartiendo las cartas de jóvenes que han escrito a los ancianos por Navidad.

Su reciente reto navideño

Su reciente reto, a través de la Fundación Lo que de verdad importa, ha consistido en correr 50 kilómetros (siete horas y media corriendo) entre nueve residencias de Madrid (España) llevando consigo más de mil cartas que estudiantes de diversos colegios e institutos han escrito a los ancianos.  

Después de esta acción solidaria ha corroborado que ni los mayores en sus residencias se enteran apenas de la actualidad ni los jóvenes adolescentes están tan a su bola como nos hacen creer.

La emoción que han sentido nuestros mayores ante la delicia de una carta escrita de puño y letra es indescriptible. Y el bien que les ha hecho a nuestros adolescentes salirse de ellos mismos para pensar en los más necesitados es algo alucinante. Y ambas cosas las ha logrado Álvaro.

Por muchos más retos, Álvaro, y que sigas sembrando el bien con tu buen hacer.

Tags:
conversionsolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.