Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La visión de santa Faustina que consuela nuestro corazón en Navidad

Emmanuel

Amanda Carden | Shutterstock

Philip Kosloski - publicado el 21/12/21

Vio al Niño Jesús en la Misa de Medianoche y experimentó la belleza del amor de Dios por ella

Santa Faustina es mejor conocida por sus visiones milagrosas de Jesús y su mensaje de la Divina Misericordia.

En su vida, sin embargo, experimentó muchas otras visiones de diferentes formas. Todas ellas expresaban el amor infinito de Dios por la humanidad y el amor particular que Dios tiene por cada alma.

Por ejemplo, en la Misa de Medianoche de la Nochebuena de 1937, santa Faustina tuvo una gloriosa visión del Niño Jesús, de la que escribió en su Diario, describiendo lo sucedido:

«Cuando llegué a la misa de medianoche, inmediatamente desde el principio me sumergí en una profunda meditación, en la que vi la choza de Belén inundada de tanta luz. La Santísima Virgen envolvió a Jesús en pañales, todos absortos en un gran amor. San José, en cambio, todavía dormía. Solo cuando Nuestra Señora colocó a Jesús en el pesebre, la luz divina despertó a José, quien se unió a ella en oración. Después de un rato me quedé sola con el pequeño Jesús, quien extendió sus manitas hacia mí y comprendí que tenía que tomarlo en mis brazos. Jesús puso Su cabeza sobre mi corazón y con una mirada profunda me hizo entender que estaba bien al lado de mi corazón. En ese momento Jesús desapareció y tocó el timbre de la Sagrada Comunión».

Fue un encuentro breve, que sin embargo ofreció a Faustina una lección de incalculable valor.

Fortaleció en su corazón la conciencia del inmenso amor de Dios y le mostró el verdadero significado de la Navidad.

La Navidad trata sobre todo de acoger al niño Jesús en nuestros brazos y dejarlo reposar en nuestro corazón.

Como era de esperar, esta visión ocurrió justo antes de la Sagrada Comunión, cuando Jesús puede hacer exactamente eso.

Al recibir la Eucaristía podemos permitir que Jesús descanse en nuestro corazón y derrame su amor por nosotros.

Cuando te acerques al banquete eucarístico el día de Navidad, recuerda esta visión de santa Faustina y deja que domine tus pensamientos y oraciones. Al hacer esto, puedes imaginar al Niño Jesús abriéndote los brazos, esperando que lo tomes.

Y cuando recibas la Comunión podrás hacerlo descansar en tu corazón y recibir su mirada amorosa.

La Navidad nunca volverá a ser la misma.

Tags:
divina misericordianavidadniño jesússor faustina kowalska
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.