Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 25 septiembre |
San Cleofás
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Una propuesta que va contra corriente: pasar inadvertido

FAMILY

Shutterstock | fizkes

Ignasi de Bofarull - publicado el 20/12/21

En el capítulo segundo del libro primero del muy difundido libro de Thomas de Kempis (1380-1471), "Imitación de Cristo" (De Imitatione Christi), al ponderar la humildad se puede leer esta frase: “Ama ser ignorado y contado como nada” (Ama nesciri, et pro nihilo reputari).

Esta idea, esta sentencia, este consejo espiritual hoy es casi una provocación. Cuando la moda, las redes sociales, el consumo nos invita a la exhibición, a convertirnos cada uno en un espectáculo, en el foco de todas las miradas, emerge esta idea llena de sentido común. Es preciso rebajar la tensión de ser el centro de atención sencillamente porque, de tejas abajo, es estresante y no es sano (y si no que se lo pregunten a las chicas y los chicos que se lucen en Instagram y que padecen la esclavitud de ser cada día más atractivas, atractivos y envidiables); y visto desde una perspectiva más espiritual es un modo de vivir la humildad que nos puede llenar de paz y acercar a Dios. ­

-Mi gran espectador es el Señor y lo único quiero es agradarle. Él se complace en la humildad porque es manso y humilde de corazón. Y voy a seguirle. Y me olvidaré de andar cabalgando a lomos de un alazán rojizo y me abajaré para andar sobre un sencillo borrico.

Descubriremos cosas nuevas

¿Habrá que apartarse quizá de la insaciable voluntad de captar las miradas, la admiración, el reconocimiento y provocar incluso la envidia? Quizá sí. Tal vez entonces tendremos tiempo para nosotros y para el Señor. Entonces veremos cosas nuevas que andan más allá de nosotros mismos tan subidos a multitudes escenarios.  Quizá superaremos la lucha por el estatus, el aplauso y el like; por la obsesiva manía de querer estar por encima de los demás.

Sin embargo, Dios habla en lo escondido como una brisa suave, inaudible para los que hacen mucho ruido y se rodean de silbidos y cantinelas. Habrá que bajar el volumen de todo lo que exalta la vanidad, el orgullo que nos hace sentirnos valiosos. Nuestro valor no está en las miradas: nuestro valor está en los méritos que ya nos ganó Cristo con su pasión, muerte y resurrección. Y valemos mucho: la sangre del Señor que nos salva y nos hace hijos de Dios.

¡Ahí es nada!: ser hijos de Dios. Esa sí es nuestra verdadera dignidad santa e íntima que nos enorgullece interiormente. Ahí están los signos de nuestro mensaje: en la elegancia de hacerlo todo con nuestra capacidad de estar detrás sonrientes. De permanecer en un segundo plano, sin hacer ostentación de nada, sino desplegando acciones serenas y cargadas de sentido: escuchar, esperar, callar, aguantar, acompañar, cuidar en silencio.

shutterstock_341452892.jpg
Qué importante es buscar esas acciones sencillas, serenas y cargadas de sentido.

Qué difícil es vivir así en un mundo tan ajetreado y vacío y lleno de reclamos para ganar en la competición de ser los más destacados, exclusivos y, permítaseme la ironía, modernos. No hace falta tanto ruido. Lo mejor, lo más grande e íntimamente satisfactorio es, desde el rincón callado, dar gracias a Dios por todas sus misericordias. En esa misma medida, tomar los talentos y los dones que Él nos ha regalado para hacerlos fructificar. Poco a poco, en detalles, en pequeñas acciones, en la oración escondida, en el sencillo trabajo bien hecho que no por ser más brillante está mejor hecho. Somos su instrumento: que en nuestra tarea responda a esta divisa que decía san Josemaría: “Ocultarme y desaparecer es lo mío, que solo Jesús se luzca”.

Pues bien, ser discreto, sereno, pacífico y a la vez lleno de disponibilidad, según los requerimientos de nuestros hermanos los hombres, es muy atractivo, primero para nosotros si lo logramos, y también para los demás.

Sí, sí: ese no era nuestro primer objetivo. Pero hay quien sabe mirar y ver entre líneas. Y ese ejemplo acaba siendo, en su sencillo goteo, capaz de arrastra almas.

shutterstock_782332648
Te puede interesar:¿Ser humilde es ser tonto?
Tags:
familiahumildadoracióntrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.