Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 27 mayo |
San Agustín de Canterbury
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

No pongas constantemente a prueba el amor

shutterstock_1737112811.jpg

ChameleonsEye | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 16/12/21

Deseo que me ames sin ponerme a prueba cada día, que no esperes tanto de mí que no te lo pueda dar

Hay personas que se preguntan siempre: “¿Qué me puedes ofrecer? ¿Qué vas a hacer por mí?”. Y los demás las decepcionan. Viven siempre quejándose de lo que el otro no les da.

Si haces lo que ellas desean, resulta que te has portado bien y mereces su aplauso, su cariño. Pero si no lo haces, eres la peor persona y no mereces nada.

Cuando vivo así, viendo en los demás la obligación de cuidarme y pensar en resolver mis problemas, cuando los demás tienen que portarse bien conmigo, nunca estaré en paz del todo.

Siempre habrá algo que no harán, una omisión, una ausencia, un silencio inoportuno, un desaire, una palabra dicha fuera de lugar, una falta de interés, un adiós en el momento menos oportuno.

Y los demás me tendrán miedo. No tenderán la mano por miedo a que me aproveche de ellos.  

No querrán ayudarme porque puede que no me interese su ayuda y no querrán recibir mi desprecio.

Les asustará que pueda malinterpretar sus actos, sus palabras, sus omisiones, su lenguaje no verbal. Tendrán miedo de decepcionarme.

No esperes más de lo que debes

La vida no se puede medir de esa manera, como si el amor siempre estuviera a prueba.

No quiero que me mires con lupa en todo lo que hago. Ni que juzgues mis intenciones cada vez que me acerco. No quiero que me digas que me he portado bien, temo el día que no lo haga.

Es cierto que le exijo a la vida mucho y al amor una incondicionalidad que sólo el amor de Dios posee. Eso es lo que sueño.

Deseo que me ames sin ponerme a prueba cada día.Que no esperes tanto de mí que no te lo pueda dar.

FATHER

Que no me examines en mi fidelidad desconfiando de mis intenciones. Decía el Papa Francisco:

“Si no nos reconciliamos con nuestra historia, ni siquiera podremos dar el paso siguiente, porque siempre seremos prisioneros de nuestras expectativas y de las consiguientes decepciones”.

Papa Francisco, Carta apostólica S. José, Patris Corde

Las expectativas que me creo pueden hacerme daño. Y las decepciones no me dejan creer y me llenan de amargura.

Una mejor manera de amar

Creo que la pregunta que me debo hacer en la vida es otra:

¿Qué necesitas que haga por ti? ¿Qué te preocupa, qué te duele, qué te falta, qué sueñas, qué te interesa, qué deseas? ¿Cuáles son tus miedos, tus anhelos más íntimos? ¿Qué quieres que no me pides? ¿Qué puedo hacer por ti ahora mismo, cada día, siempre?

Te miro pensando que es posible amar de esa forma. Amar sin exigir, amar sin pedir, amar dándome y deseando complacer los deseos de la persona amada.

No pongo mi felicidad en el centro. No pretendo ser consolado sino consolar. Ser amado sino amar. Ser abrazado sino abrazar. Ser comprendido sino comprender. Ser buscado sino buscar.

No quiero ser pasivo en mi amor. Deseo esa proactividad del que se pone en camino al encuentro del tú.

No me decepcionas nunca porque no te exijo aquello que no me puedes dar. No vivo examinando tu conducta, midiendo tus pasos, escrutando tus deseos y planes ocultos.

Acepto que tu amor será siempre el mismo, sin ponerlo a prueba cada día. Sé que no cambiarás por la mañana. La solidez de lo que sientes por mí es la base de mi vida.

El tesoro de la confianza

Me gustan esas personas que son así, sencillas, firmes, fieles. Lo que hoy piensan mañana lo mantienen.

Lo que hoy creen es el mismo credo que tuvieron antes. No cambian de ánimo con cada borrasca. No cambian de camino cuando afloran dificultades.

Son incondicionales en sus propósitos. No ponen condiciones al amor ni a la vida. Son ellos mismos siempre y no se desdicen porque nunca prometen lo que no pueden dar.

Así de sencilla es la vida de los que amo, de los que me aman. Y no quiero entrar en discusiones oscuras que no me alegran el alma.

No quiero que la duda y la sospecha se asienten en mi vida. No dudo de ti, no desconfío.

Soy honesto contigo, no te oculto nada. Parece sencillo pero no lo es tanto. La confianza se construye en días de esfuerzo. Y se esfuma ante el primer contratiempo. Se rompe en mil pedazos ese sueño que había construido.

Y tengo miedo de que se acabe todo lo que era tan sólido. Es tan frágil ese amor colocado como ofrenda ante tus ojos… Es tan frágil mi sí dado con toda el alma

Amar y ya

Soy capaz de lo mejor y también, en mi debilidad, de lo peor. No puedo llegar tan lejos como tú esperas o como yo deseo.

Pero puedo hacerte sentir especialmente amada si te dejas. No me preguntes tanto a qué altura me encuentro.

Déjame hacer el camino desde mi pobreza. Respétame en lo más hondo. Te amo en tu verdad.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.