Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 03 octubre |
Santos Ángeles Custodios
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

El Papa Francisco: Mejor el silencio, morderse la lengua, antes de decir tonterías

Pope-Francis-Audience

Antoine Mekary | ALETEIA

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 15/12/21

En la Audiencia general, la oración del Papa a San José: “Enséñanos a ayunar de las palabras vanas, a redescubrir el valor de las palabras que edifican.”

El papa Francisco recomendó hoy aprender a hacer silencio y a usar “palabras fecundas cuando hablemos” y no “matar al hermano con la lengua”. 

Para repeler la superficialidad cuando se habla sin decir nada de sustancial, o para odiar, el obispo de Roma citó hoy en su predicación una canción popular italiana cantada por la artista Mina. 

Además de citar el Evangelio sobre la virtud del silencio, no del mutismo, refirió las palabras de San Agustin: «Cuando el Verbo de Dios crece, las palabras del hombre disminuyen«.

Palabras, palabras, palabras…”. Es la canción que usó el Papa para ilustrar la necesidad del silencio, la cual tiene una versión en español de la cantante argentina Silvana di Lorenzo. 

En este sentido, el Pontífice abogó por un sano “silencio, hablar justo”, incluso, invitó a “morderse un poco la lengua, en cambio de decir tonterías”. E instó a los fieles a decir “palabras fecundas cuando hablen”. 

Entonces, sostuvo, que a medida que Dios entra en los corazones disminuye hablar como papagayos, que coloquialmente llamó: “papagayismo”.

En la Audiencia general de este miércoles 15 de diciembre de 2021, Francisco que cumplirá este viernes 85 años pronunció una sentida la oración dirigida San José, hombre de silencio: 

Enséñanos a ayunar de las palabras vanas, a redescubrir el valor de las palabras que edifican.” 

Hazte cercano a aquellos que sufren a causa de las palabras que hieren, como las calumnias y las maledicencias”, rezó en el Aula Pablo VI, el Papa donde se reunió con grupos de peregrinos y fieles de Italia y de todo el mundo. 

El silencio de José no es mutismo; es un silencio lleno de escucha, un silencio trabajador, un silencio que hace emerger su gran interioridad. 

Papa Francisco

Entretanto, recomendó pedir a Jesús, por intercesión de san José, que nos libre del odio, la calumnia y la difamación, y nos conceda la gracia de que nuestras obras coincidan con nuestro hablar. 

El Papa advirtió, citando el Evangelio cuando Jesús advirtió que el calumniador mata con la lengua” a su hermano. 

Por eso, instó a un sano silencio para “seamos ante los demás testigos alegres y creíbles del amor misericordioso de Dios por toda la humanidad”. 

En su predicación, el Papa ha continuando con el nuevo ciclo de catequesis sobre San José y centró su reflexión en el tema: San José, hombre del silencio (cf. Lectura: Sant 3,2.5.10).

El silencio nos asusta un poco, porque nos pide entrar dentro de nosotros mismos y encontrar la parte más verdadera de nosotros. 

Papa Francisco

El ruido enferma nuestro habla

El Papa invitó a aprender de San José “a cultivar espacios de silencio,en el que pueda emerger otra Palabra, la de Jesús: la del Espíritu Santo que habita en nosotros”. 

El Papa admitió que “no es fácil reconocer esta Voz, que muy a menudo se confunde junto a los miles de voces de preocupaciones, tentaciones, deseos, esperanzas que habitan en nosotros”. 

Sin embargo, sostuvo, sin este “entrenamiento que viene precisamente de la práctica del silencio, puede enfermarse también nuestro habla”. 

Esto, en lugar de hacer que brille la verdad, se puede convertir en un arma peligrosa”, advirtió.

De hecho, sostuvo, “nuestras palabras se pueden convertir en adulación, vanagloria, mentira, maledicencia, calumnia”

“Es un dato de experiencia que, como nos recuerda el Libro del Eclesiástico, «muchos han caído a filo de espada, mas no tantos como los caídos por la lengua» (28,18). 

Jesús lo dijo claramente: quien habla mal del hermano y de la hermana, quien calumnia al prójimo,es homicida (cfr Mt 5,21-22).  El calumniador “mata con la lengua”, reiteró. 

Nosotros no creemos en esto, pero es la verdad. Pensemos un poco en las veces que hemos matado con la lengua, nos avergonzaremos, pero nos hará mucho bien”. 

La sabiduría bíblica afirma que «muerte y vida estarán en poder de la lengua, el que la ama comerá su fruto» (Pr 18,21). 

El hombre que está con Dios habla lo justo 

El Papa citó al apóstol Santiago: «Si alguno no cae hablando, es un hombre perfecto, capaz de poner freno a todo su cuerpo. […] también la lengua es un miembro pequeño y puede gloriarse de grandes cosas.” (3,2-10). 

Así, dijo, “este es el motivo por el cual debemos aprender de José a cultivar el silencio: ese espacio de interioridad en nuestras jornadas en las que damos la posibilidad al Espíritu de regenerarnos, de consolarnos, de corregirnos”.

Toda la desgracia de los hombres viene de una sola cosa: el no saber quedarse tranquilos en una habitación

Pascal

No mutismo, silencio

El Papa no pidió “mutismo”, sino silencio. Pues, “muchas veces, explicó, cuando realizamos un trabajo, luego buscamos el (teléfono) móvil para hablar y siempre estamos así. Y esto no ayuda, esto nos hace resbalar en la superficialidad. 

La profundidad del corazón crece con el silencio. Silencio que no es mutismo, sino que deja espacio a la sabiduría, a la reflexión y al Espíritu Santo. ¡No tengamos miedo de los momentos de silencio! Y nos sentará muy bien”. 

“Y el beneficio del corazón que tendremos sanará también nuestra lengua, nuestras palabras y sobre todo nuestras elecciones”, añadió. 

De hecho,  sostuvo, “José ha unido la acción al silencio. Él no ha hablado, pero ha hecho, y nos ha mostrado así lo que un día Jesús dijo a sus discípulos: 

«No todo el que me diga: ‘Señor, Señor’, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial» (Mt 7,21)”. 

Entretanto, el Papa recomendó a los fieles: “Pidamos al Señor Jesús, por intercesión de san José, que nos libre del odio, la calumnia y la difamación

Con su silencio, José confirma lo que escribe San Agustín: «Cuando el Verbo de Dios crece, las palabras del hombre disminuyen» 

Papa Francisco

Por ello, Francisco concluyó su predicación con una oración dirigida a San José custodio del silencio fecundo: 

San José, hombre de silencio,
tú que en el Evangelio no has pronunciado ninguna palabra,
enséñanos a ayunar de las palabras vanas,
a redescubrir el valor de las palabras que edifican, animan, consuelan, sostienen. 

Hazte cercano a aquellos que sufren a causa de las palabras que hieren, como las calumnias y las maledicencias,

y ayúdanos a unir siempre los hechos a las palabras. 

Amén.

La Audiencia General concluyó con el canto del Pater Noster y la Bendición Apostólica.

Tags:
hablarpapa franciscosan josesilencio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.