Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 03 octubre |
San Francisco de Borja
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Abusos, violencia, acoso en la vida religiosa femenina

NUN

Shutterstock | Anton Watman

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 14/12/21

“Me sentí tan intimidada que si alguna de las responsables hubiera querido abusar de mí sexualmente, la hubiera dejado hacerlo sin resistir”, cuenta religiosa víctima de abusos

«Los chismes, las calumnias, las burlas, los chistes malos, la manipulación, los conflictos siempre presentes, me llevaron a abandonar», explica Thérèse. Los abusos en la vida religiosa femenina son una llaga abierta en la Iglesia.

El Velo del Silencio (editorial San Paolo, 2021), es el titulo del libro del periodista italiano, Salvatore Cernuzio, en el cual se describe bien los abusos psicológicos que llevaron a tantas religiosas a abandonar la vida en los conventos.

Jóvenes que después de decidir salir desesperadas de su congregación quedan abandonadas a su suerte, sin un trabajo, ni una formación o un título universitario para enfrentar el mundo. 

El papa Francisco habló recientemente sobre este texto que desvela la crueldad, los celos e incluso el sadismo contra las consagradas por parte de quien debería protegerlas y animarlas en su vocación: superioras, sacerdotes y otras monjas mayores. 

«Pensé que allí se buscaba la voluntad de Dios, pero lo que se buscó durante años fue sólo la voluntad de la madre”, Lucy

Abusos

Aleksandra sufrió abuso sexual por parte de un sacerdote  e informó de inmediato a la superiora de lo ocurrido:

«Ella permaneció impasible, pero esa pudo ser mi impresión. Lo que me destrozó fue su respuesta: me dijo que otras personas también se habían quejado de asuntos similares y que, obviamente, si ocurría, era porque las hermanas provocábamos a los curas».

Los testimonios del libro cuentan de abusos de conciencia y de poder, los más difíciles de reconocer, al contrario de los abusos sexuales que marcan instantáneamente. Sin embargo, una religiosa cuenta sobre la sugestión padecida:

«Me sentí tan intimidada que si alguna de las responsables (de la formación religiosa) hubiera querido abusar de mí sexualmente, la hubiera dejado hacerlo sin resistir. Pensábamos que todo lo que se nos pedía era parte de la vida religiosa», afirmó Elizabeth. 

Vocaciones heridas

El papa Francisco citó recientemente el libro de Cernuzio al recibir a los miembros de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica en el Vaticano (11.12.2021). 

El Obispo de Roma recordó que a través de los testimonios de esta obra se puede ver el escándalo de los maltratos contra las vocaciones femeninas: “no los abusos flagrantes, los abusos cotidianos que hieren la fuerza de la vocación”, dijo. 

El Papa abogó por la formación de las candidatas, la pastoral vocacional, y, en especial reconsiderar el modo de ejercer la autoridad, sobre todo evitar la concentración de poder.

Asimismo,  insistió en una sana duración de los mandatos de las superioras y la separación entre el foro interno – el secreto de conciencia, las cosas reveladas a la superiora para que luego no sean usadas para recatar o usadas en contra de las novicias o de las jóvenes religiosas para manipularlas- y el foro externo. 

Dolor

“Este libro de testimonios nos permite escuchar los gritos y los sufrimientos, demasiado a menudo no expresados, de las mujeres consagradas que entraron en las comunidades religiosas para seguir a Cristo y se encontraron con situaciones dolorosas que, para la mayoría de ellas, las llevaron a dejar la vida consagrada.”.

Lo escribe en el prólogo sor Natalie Becquart, sub secretario del Sínodo de los Obispos, es decir, la mujer consagrada de mayor rango  en la Curia Romana, nombrada por Francisco en línea con sus reformas contra la discriminación de la mujer en la jerarquía vaticana.  

Salvador Cernuzio también periodista de Vatican News recopila los testimonios de las religiosas con empatía, delicadeza y franqueza. En las páginas se revela que los abusos son velados, cometidos repetidamente, como un veneno lento, dado a gotas, que daña gradualmente el alma y el cuerpo.

Miedo

Los malos tratos físicos dieron a una mujer consagrada el impulso necesario para decidir dejarlo todo:

«No sé dónde, sólo quiero seguir a Jesús, pero no puedo hacerlo. No puedo vivir más en esta situación, y tengo miedo de destruir mi salud física, mental y espiritual. Espero encontrar ayuda, tal vez de un laico, porque sé que mi Congregación no se interesará por mí. Como he oído tantas veces: la culpa es siempre de los que salen”

El libro narra casos específicos de abusos psicológicos:

«Pensé que allí se buscaba la voluntad de Dios, pero lo que se buscó durante años fue sólo la voluntad de la madre”, denuncia Lucy.

Algunas de ellas, carentes de medios y apoyo, con sus familias de origen (a menudo pobres) en África o América Latina, acabaron incluso en la calle, otras encontraron refugio en un hogar para mujeres maltratadas.

La investigación se inspiró en un artículo publicado en Civiltá Cattolica en 2020 y, anteriormente, en una investigación publicada en Donne Chiesa Mondo en 2018,suplemento con mirada femenina del diario L’Osservatore Romano, sobre el maltrato de las mujeres consagradas por parte de la jerarquía vaticana. Además de otro artículo publicado en octubre 2021 sobre las religiosas sin salarios, mientras curas y obispos son pagados.

«Las mujeres africanas tenían que ir a rebuscar en las bolsas. Yo en Roma, como monja, llevaba las chaquetas y los zapatos de los pobres”, Anne-Marie.

Maltrato

En las historias hay un mínimo común denominador: el maltrato es presentado como forma de ‘santificación’, la falta de libertad como parte de la iniciación a la vida religiosa, la dominación del poder tirano de la madre superiora como signo de la voluntad de Dios, por tanto, inapelable.

Incluso en Roma, Anne-Marie se topó con la discriminación y el favoritismo determinados por su origen. «Las mujeres africanas tenían que ir a rebuscar en las bolsas. Yo en Roma, como monja, llevaba las chaquetas y los zapatos de los pobres”.

Conventos-cárceles, donde cada una de estas jóvenes monjas vivía casi sin identidad, ni el calor de las relaciones humanas y el aprecio de los talentos individuales. Un cumplido jamás, mejor la humillación para espiar el pecado. En el libro, Lucy dice que «aún no puede definirse como una mujer libre, el peso de los abusos de conciencia y de poder que ha sufrido pesa sobre ella.

“Los chismes, las calumnias, las burlas, los chistes malos, la manipulación, los conflictos siempre presentes, me llevaron a abandonar.” Thérèse.

Sometimiento

Por ello, pide una «necesaria reforma del derecho canónico en lo que respecta a la salida de un miembro de una institución, porque la ausencia de protección puede hacer que muchas personas permanezcan en un lugar que ya no perciben como un lugar de búsqueda de la voluntad de Dios«.

Una luz en este túnel de abusos es Sor Eleia Scariot que es la coordinadora de la casa de acogida para ex monjas o religiosas, gestionada por las hermanas escalabrinianas y voluntarios que ayudan a las jóvenes heridas espiritualmente y psicológicamente a recomenzar, dándoles un refugio y acompañamiento.

Un trabajo pastoral  silente y fundamental para ayudar a las jóvenes a recuperar la confianza en los demás y en la Iglesia. 

IL VELO DEL SILENZIO
Tags:
abusos sexualesconcienciamaltratoórdenes religiosaspapa franciscopoderreligiosas
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.