Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

La alegría que permanece siempre, así se logra

shutterstock_750393865.jpg

MoLarjung | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/12/21

Es posible vivir una felicidad que no dependa de cosas incontrolables, siente en tu interior el beso profundo de Dios

La alegría es un camino llenode incertidumbres. Deseo estar siempre alegre y no lo consigo.

La felicidad, el gozo, la alegría, la paz del éxito logrado. Una vida plena y llena de amor es lo que desea el corazón.

Pongo mi felicidad en objetivos caprichosos que escapan al control de mi voluntad.

Me desquicio queriendo ser feliz a toda costa, caiga quien caiga. No me importa hacer mi camino en busca de esa alegría permanente que el mundo intenta prometerme. Para que esté tranquilo, para que mi vida sea gozosa.

Deseo de infinito

GIRL, JUMP, ROCKS

Me gustan estas palabras que describen cómo puede ser el corazón:

«Entonces cerré los ojos y visualicé el latido de un corazón humano. Lo vi expandirse para abarcar a todas las nuevas personas que quería. Y comprendí que el corazón tenía una capacidad de expansión infinita. Y cuanto más lleno estaba, más saludable y felizmente latía en tu interior».

Lucinda Riley, La hermana tormenta, Las Siete Hermanas 4, La hermana perla: La historia de CeCe

No sé si mi corazón tiene esa capacidad infinita de expandirse. Al menos lo que sé es que tiene el deseo de infinito grabado en lo más hondo.

El deseo de que el amor dure siempre y la experiencia del abrazo perdure constantemente en el alma.

Abrazado, cobijado, contenido, sostenido, pacificado, calmado, apapachado. Es quizás la expresión de la felicidad que busco.

Más allá de las alegrías pasajeras

Porque la alegría por los logros en el trabajo, en el deporte, en los proyectos, en las empresas es demasiado pasajera.

Dura muy poco, nace y se marchita como una flor en mitad del camino. Apenas brota con fuerza una alegría provocada por el éxito, cuando un dolor posterior acaba con su nacimiento en pocas horas.

Vivo buscando felicidades pasajeras tratando de llenar el vacío del corazón.

Lo quiero llenar de éxitos, de logros, de reconocimientos, de halagos. Y quizás sólo tengo que llenarlo de personas.

El corazón se expande rompiéndose

Y para eso tengo que dejar que se rompa un poco. Se expande rompiéndose con dolor. Y al mismo tiempo dándome una felicidad tranquila que llena mi alma.

Abarca así mi latido a más personas de las que nunca había pensado. Un número imposible.

Y entonces no me quejo del desamor, no dejo que brote el odio, no permito que surja el resentimiento en mi interior.

Ya no me comparo, no condeno a otros, no juzgo. Y cuando vivo así con esa paz que me da el abrazo que doy y que recibo encuentro que la vida tiene un sentido.

Hello My Little Friend Tony Kwintera – es
Te puede interesar:¿Qué da sentido a la vida?

El gozoso beso de Dios

Y detrás de esos abrazos hay uno más poderoso. El abrazo de María, de Jesús en mi vida. Ese beso hondo de Dios que me recuerda quién soy, su hijo predilecto, el más amado.

Y que no tengo que ser distinto a lo que ya soy, simplemente basta con dejar que brote desde dentro mi yo más verdadero.

Sonrío entonces al saberme en casa sin haberme ido. Feliz de conservar el aliento constante de Dios dentro de mí.

Dejo de buscar fuera y miro dentro. Dejo de desparramarme en el mundo para amar en lo más humano, a los hombres, a Dios. Para que mi vida valga la pena.

Creer me hace feliz

shutterstock_1832270128.jpg

Quiero que se me llene en este Adviento el alma de alegría. De una paz eterna y duradera.

Quiero creer en el poder de Dios en mi historia. Él puede hacer posible esa felicidad que añoro. Isabel recibió la visita de María y de Jesús. Y saltó el niño en su seno.

Y se llenó Isabel de alegría. Porque María llevaba la alegría dentro. Jesús estaba en Ella llenándola de gozo. El misterio es que María había creído. Sí.

La duda me aparta de la felicidad. Creer que Dios puede asegurarme la felicidad en este mundo exige un salto de fe.

La paz de vivir del amor

Tengo que creer que lo hará a su manera y no a la mía. Que logrará que en los momentos más oscuros y difíciles mi alma se llene de luz.

Y pueda decir, habiéndolo perdido todo, que lo tengo todo porque vivo de su amor.

Ese milagro es el que deseo. Para que mi felicidad emocional no dependa de cosas incontrolables, de accidentes imprevisibles, de pérdidas insuperables.

No quiero que mi estado de ánimo cambie con una crítica. O mi paz se pierda al recibir la ira de mi hermano.

No quiero que mi felicidad se frustre al no ver realizado el sueño esperado.

No quiero que la alegría que llevo dentro se me escape por pequeñeces que no fundamentan la verdad de mi camino.

Con María sin miedo

GUADALUPE

Deseo vivir arraigado como María en el corazón de Dios. Muy dentro de Ella para no tener miedo.

Es feliz la que ha creído que se realizará en Ella la salvación.

Soy feliz si creo que la misión de Dios en mí se realizará pese a todas mis resistencias y durezas, en medio de mis miedos y ataduras.

Con todos los nudos que me quitan el aire en el corazón. Quiero dejar que Dios sea mi felicidad a través de la carne humana que poseo y amo.

En lo más humano soy yo mismo y encuentro sentido a todo lo que vivo.

Tags:
alegriaconfianzafefelicidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.