Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 25 septiembre |
San Cleofás
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Dando rodeos en tu vida? Escucha a María como Juan Diego

Copie_de_labyrinthe_Luc_Couvée_ville_de_Saint-Quentin

© Ville de Saint-Quentin

Carlos Padilla Esteban - publicado el 13/12/21

Contesto al que me llama, respondo al que me pide, actúo cuando me presionan. Lo urgente es prioritario... Pero hay otra manera mejor

Se levantó como cualquier día Juan Diego. Tenía miedo en el alma, estaba inquieto. Había visto a María y su corazón se sabía amado profundamente. Era preciosa, la mujer más bella jamás vista.

En el monte, donde menos podía esperarlo. La vio y todo cambió en su alma. A Ella no podría negarle nada, pensó en su corazón.

SAN JUAN DIEGO

Se siente querido, se sabe el más pequeño de sus hijos:

«Juanito, el más pequeño de mis hijos, yo soy la siempre Virgen María, Madre del verdadero Dios por quien se vive».

Una emergencia

Pero amanece ese día y comprende que su tío lo necesita, se encuentra enfermo. Y entonces lo urgente pasa a ser prioritario en ese nuevo día.

Su tío necesita un médico, está muy enfermo y él puede ayudarlo porque es joven y está sano.

La urgencia siempre tiene prioridad en la vida, lo había aprendido. Lo prioritario es cuidar a su tío.

Sólo una cosa turba su ánimo, la Virgen María. Ella quiere que vaya a llevarle al obispo una prueba de su existencia.

Pero no puede hacerlo porque ahora su tío es prioritario, el obispo y María pueden esperar. Es sensato Juan Diego y muy prudente.

Dios no tiene prisa

Yo mismo optaría por lo urgente. Un templo en honor de María no es prioritario. El tiempo no urge para las cosas del alma.

Pero la vida que se lleva la enfermedad es algo más grave, más urgente. Es necesario darle prioridad.

Con esos pensamientos deja Juan Diego su casa y emprende el camino que cambiará su vida para siempre.

En mi propia vida resuenan los pensamientos de Juan Diego. Yo también doy prioridad a lo urgente, pues la tiene.

Contesto al que me llama, respondo al que me pide, actúo cuando me presionan. Lo urgente es prioritario, siempre lo es. O al menos lo que parece urgente.

Optar, ¿según qué criterio?

¿Quién decide lo que es urgente y lo que no lo es? Es todo muy sutil, muy vago. Siempre puede haber varios bienes en juego.

Yo tengo que optar por ese bien que hago primero, aunque deje de hacer otro. No importa. Yo me pongo en camino a salvar lo inmediato, lo más importante en ese momento.

Y me convenzo a mí mismo de que estoy haciendo lo correcto. Es mi tío, está enfermo, es lo que Dios me pide, seguro.

Es curioso cómo pongo en Dios deseos que son míos. Me meto en sus pensamientos y le atribuyo mis propias convicciones. Es como si Dios fuera un reflejo de mi propia manera de ver las cosas.

Miedo, comodidad y rodeos

Doy un rodeo como Juan Diego, para evitar lo que me asusta, justificando mis miedos, defendiendo mis decisiones.

Evito la confrontación, el conflicto, el problema. Eludo el camino complicado. Y siempre encuentro alguna excusa válida, como recurrir a lo urgente.

Me acostumbro a la comodidad y no quiero que nadie altere ni mis planes, ni mis pasos. Detrás de la enfermedad que me mueve se esconden miedos.

No quiero enfrentar caminos desconocidos y busco excusas. No quiero tener que hacer lo que supera mis fuerzas.

Es la tentación de la comodidad, de no querer salir de esa zona donde estoy seguro. Mi casa, la de mi tío, su salud y bienestar. Ahí lo controlo todo.

Yendo a ver al obispo todo me supera. Juan Diego soy yo tantas veces dando rodeos para evitar el problema.

Que lo resuelvan otros, que otros actúen y den respuestas, que otros digan lo que yo no me atrevo a decir.

Cuando el deber es una excusa

Me falta valentía para enfrentar la vida y lo maquillo todo bajo el cumplimiento de mi deber.

Sigo en el trabajo que me da de comer a pesar de saber que no es el lugar que me hace crecer.

Mantengo una relación que no me construye por miedo al daño de cortar lo que un día empecé.

No quiero desilusionar a nadie ni hacerles daño y pospongo las decisiones importantes. Dar rodeos es siempre mi estrategia.

María detiene

Y entonces llega María y detiene a Juan Diego en el lugar más inesperado, al pie del monte:

«No temas esa enfermedad, ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete otra cosa; no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella: está seguro de que ya sanó».

Esas palabras de María salvan a Juan Diego, salvan su vida. Él tiene miedo de enfrentar lo imposible. Es un indito ignorante que no sabe nada.

Y María le promete darle su sabiduría y sostener sus pasos. Juan Diego no puede hacer otra cosa que aceptar ese amor tan grande:

«Sube, hijo mío el más pequeño, a la cumbre del cerrillo, allí donde me viste y te di órdenes, hallarás que hay diferentes flores; córtalas, júntalas, recógelas; enseguida baja y tráelas a mi presencia».

Juan Diego obedece. Y en esa tilma deja Ella impresa su faz, para que nadie olvide su amor, su rostro, su misericordia.

SAN JUAN DIEGO

Y la vida de Juan Diego cambia. Ya no tiene que preocuparse de nada. María va a estar con él todos los días sosteniendo su vida, la tuya, la de todos:

Tags:
calmaguadalupevirgen mariavocacion
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.