Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 17 enero |
San Antonio Abad
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Construye tu pesebre familiar con figuras de tela

MANGER

Merche Crespo | Aleteia

Merche Crespo - publicado el 12/12/21

Te facilitamos las plantillas y las indicaciones para que puedas realizar esta manualidad en familia

Llegados ya a estas fechas no puede faltar en ningún hogar cristiano una representación del Nacimiento de Jesús. No tengo nada contra los muñecos de nieve, los renos, los ciervos, o incluso las ardillas y las piñas. Todos son criaturas o materiales creados por Dios y pueden formar parte de la decoración navideña.

Pero si queremos vivir en familia una Navidad con sentido, no puede faltar lo que da sentido a la Navidad: el nacimiento del Niño Dios. Y para conseguirlo os proponemos realizar una manualidad para tener en casa. Así que: ¿Queremos o no queremos ir a visitar a Jesús al portal de Belén?

Costumbre cristiana

Por esta razón, no debemos descuidar esta costumbre en nuestra familia y recomendarla a nuestros amigos y conocidos. Todos recordamos con alegría cuando, de pequeños, poníamos las figuritas del pesebre ayudados por nuestros padres o hermanos mayores.

San Josemaría escribió en Camino

“Devoción de Navidad. No me sonrío cuando te veo componer las montañas de corcho del Nacimiento y colocar las ingenuas figuras de barro alrededor del Portal. Nunca me has parecido más hombre que ahora, que pareces un niño”.

El primer pesebre fue viviente

Muchos santos han difundido esta maravillosa tradición. De hecho, fue san Francisco de Asís quien en 1223 celebró la Navidad montando por primera vez un pesebre viviente en la localidad de Greccio, en Italia.

A partir de ese momento, a estas escenificaciones le sucedieron las figuras talladas en madera, en piedra o barro representando la Natividad de Jesús y la costumbre se difundió por las iglesias y hogares de Europa y del resto de la cristiandad.

¿Qué nos dicen los Evangelios?

De los cuatro Evangelios, sólo el de San Lucas hace referencia a las circunstancias del nacimiento de Jesús: María, dice el evangelista, acostó a su niño en un pesebre, en el establo donde ella y su esposo pasaron la noche en Belén, porque no había sitio en el mesón.

Dice así el Evangelio:

“Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo Cirino gobernador de Siria. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. 
Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento”

(Lc 2,1-7)

Y el Evangelio de San Lucas continúa hablándonos del suceso…

“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño. Y he aquí, que se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor. Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor. Esto os servirá de señal: hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.”

(Lc 2,8-12)

¿Qué figuras debemos poner en el pesebre?

Después de leer el Evangelio, podemos señalar que en la escena que representa el nacimiento de Jesús en el pesebre deberíamos colocar, en primer lugar, al Niño Dios rodeado de sus padres, José y María.

En segundo lugar, San Lucas nos habla de los pastores que guardaban sus rebaños, y también nos cuenta que se les apareció un ángel del Señor que les dio la buena nueva.

Además, el hecho de que se acomodaran en un pesebre nos hace pensar que habría allí algún animal. En realidad, esta palabra de origen latino –praesepe o praeseps– designa originalmente el comedero, la caja donde se coloca el forraje para alimentar a los animales. Así que, además de la mula en la que viajaban José y María, se suele representar también a un buey.

¿Y los Magos de Oriente?

Por otro lado, San Mateo en su evangelio narra también algún detalle del nacimiento de Jesús. En concreto dice:

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle”.

(Mt 2, 1-2)

Como consecuencia, se suelen añadir las figuras de los tres reyes magos: Melchor, Gaspar y Baltasar, quienes viajan hasta Belén con la intención de adorar al Niño, siguiendo una estrella que les guía durante el camino.

En su última homilía de la Epifanía antes de renunciar al papado, el 6 de enero de 2013, el papa emérito Benedicto XVI, dijo: “Así como los pastores que, como primeros anfitriones del Niño recién nacido acostado en el pesebre, personifican a los pobres de Israel y, en general, a las almas humildes que viven interiormente en gran cercanía con Jesús, así los hombres que llegan de Oriente personifican a los pueblos del mundo, a la Iglesia de los gentiles, a los hombres que a lo largo de todos los siglos se ponen en marcha hacia el Niño de Belén, honran en Él al Hijo de Dios y se postran frente a él”.

Jesús nos espera en el Portal

En definitiva, todas las figuras del pesebre tienen su significado y así debemos explicarlo esta Navidad a los pequeños de la familia a la hora de instalarlo en casa.

De esta forma podemos pasar a visitar el Portal de Belén y saludar al Niño Dios.

Desde Aleteia os animamos a realizar esta manualidad, mientras leemos las escenas del Evangelio donde narran esta bonita historia de la Sagrada Familia.

¿Qué materiales necesitamos?

  • Tela de fieltro o Goma Eva de colores variados
  • Plantillas en A4 con las figuras del pesebre (podéis descargarlas aquí e imprimirlas)
  • Cartón o cartulina (soporte) de 34 x 24
  • Cartulina o papel decorativo para adornar los bordes
  • Tijeras y pegamento
  • Cinta para colgar
1
Material del pesebre.

Seguir estas indicaciones…

  1. Primero, cortar un trozo de fieltro o una cartulina que nos servirá de fondo del pesebre y pegarla sobre un cartón u otro material que tenga consistencia. Para el tamaño de las figuras propuestas en la plantilla, hemos utilizado las medidas de 34cm x 24cm.
2
Cartón para el fondo del pesebre.
  • Después de imprimir las 2 páginas -en tamaño A4 -con las plantillas de las figuras del pesebre, las cortaremos de manera ordenada (figura a figura) para que no se nos mezclen las piezas. A continuación, siguiendo los códigos de color indicado, las utilizaremos como molde para trazar la silueta sobre las telas de fieltro (o sobre la goma eva de colores, si hemos elegido ese material).
  • Aquí tienes las plantillas:
MANGER
Plantilla 1.
MANGER
Plantilla 2.

Así las pasamos al fieltro:

3
Recortamos cada plantilla en el fieltro.
  • Seguidamente, iremos recortando trocitos de fieltro y montando las figuras, sin pegarlas, sobre la cartulina.
4
Montamos cada figura hecha en el fieltro con las diversas piezas.
  • Cuando ya tengamos todas las figuras recortadas y montadas sobre la cartulina, construiremos el pesebre-la casita- con el tamaño adecuado. Por esta razón antes habremos colocado todos los personajes sobre este espacio. Es importante realizar este ejercicio, para calcular.

Podemos cubrir el techo y las paredes con fieltro de color blanco, simulando nieve.

5
Construimos el establo.
  • Una vez tengamos preparado el pesebre, ya podemos ir pegando las figuritas: el pastor con la oveja a la izquierda; dentro del pesebre, la mula, San José, el Niño Jesús, la Virgen María y el buey; y a la derecha, de forma escalonada y de mayor a menor tamaño, los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar. Sobre el pesebre, un ángel y finalmente en el cielo, una estrella.
6
Vamos pegando las figuritas en orden.
  • Posteriormente, y para dar un buen acabado a nuestra manualidad, os recomendamos bordear el perímetro de la cartulina con alguna tela o papel decorado. También podéis añadir una base de color verde a todo el conjunto, simulando musgo.
7
Pegamos los bordes en verde.
  • Por último, pegar una cinta del color que más os guste a la parte trasera del cartón.
8C
Colocamos una cita de nuestro color preferido.

¡Ya está listo nuestro pesebre para colgarlo en el rincón de vuestra casa que prefiráis!

Aquí tienes todos los pasos resumidos en una sola galería fotográfica:

Tags:
advientoarbol de navidadbelencatequesisfamilianavidadpadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.