Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Oración para consagrarse a la Inmaculada

Antoine Mekary | ALETEIA

Patricia Navas - publicado el 10/12/21

"Líbranos de la degeneración, el desastre y la guerra, protégenos de todo daño..."

En un mundo turbio lleno de mezclas decepcionantes, es fácil desear la pureza.

Cuando un niño pequeño mantiene su mirada fija sobre ti, contemplas el agua cristalina de un río de alta montaña o un pobre hambriento te suplica una limosna, ¿no sientes una mezcla de nostalgia y asombro por esa verdad desnuda que en ti se ha ido difuminando?

Es una verdad tan bella…

BABY BOY

Hay personas que, por una u otra razón, conservan su pureza. Es posible que te deslumbren, pero además misteriosamente te iluminan con su luz.

Una de ellas, quizás la más pura -un ángel la llamó «llena de gracia»- es María. La Virgen.

Lo más grande en ella es que Dios la preservó del mal para acoger con dignidad en este mundo oscuro a su Hijo.

Fue una iniciativa divina. Ella no se inventó nada. Sólo lo descubrió. Y libremente lo aceptó.

Sin la mínima mancha desde su origen – eso es lo que significa Inmaculada Concepción-: un precioso proyecto eterno único en la historia que se hizo realidad en lo que hoy conocemos como Tierra Santa.

Acércate a María, conoce su corazón. Ella puede ayudarte a recuperar tu esencia más genuina, la idea única de Dios sobre ti. Ofrécete con confianza rezándole así:

Oración de consagración

María, Virgen Inmaculada, madre nuestra, patrona de tantas tierras:
te alabamos y te honramos
y entregamos nuestra patria y a nosotros mismos a tu doloroso e inmaculado corazón.

Oh, Corazón doloroso e inmaculado de María,
traspasado por la espada del dolor profetizada por Simeón,
líbranos de la degeneración, el desastre y la guerra.
Protégenos de todo daño.

Oh corazón doloroso e inmaculado de María,
tú que llevaste en el fondo de tu corazón los sufrimientos de tu hijo,
sé nuestro abogada.

Ruega por nosotros,
para que actuando siempre según tu voluntad y la voluntad de tu divino Hijo,
podamos vivir y morir agradando a Dios.

Amén.

Esta oración está basada en el acto de consagración recogido en el Libro de las Sagradas Novenas de la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, D.C.

Tags:
castidadinmaculada concepciónoraciónverdadvirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.