Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Pasó 10 años en prisión, hoy es empresario y emplea a 3 ex presos

shutterstock_2042380553.jpg

Pablo Calvog | Shutterstock

Silvia Lucchetti - publicado el 08/12/21

Menci Gezim, de 33 años, albanés, terminó en prisión por delitos graves. Gracias a Cáritas de Prato (Italia) y a la Casa Jacques Fesch, hoy es empresario, esposo y padre. En su empresa emplea a nueve personas, tres de las cuales son ex presos

Menci Gezim, de 33 años, albanés, terminó en prisión por delitos graves. Gracias a Cáritas de Prato (Italia) y a la Casa Jacques Fesch, hoy es empresario, esposo y padre. En su empresa emplea a nueve personas, tres de las cuales son ex presos.

En la sección Buenas noticias del Corriere della Sera  conocemos una de esas historias que nos empujan al optimismo y nos animan a seguir creyendo en el poder de la solidaridad. Es la historia de un joven albanés de 33 años, Menci Gezim, que pasó 10 años, casi un tercio de su vida, en prisión por delitos graves, pero que logró redimirse y dar un nuevo rumbo a su existencia.

Hay esperanza para todos, incluso para los que han vivido en prisión

Si hoy este joven renace socialmente, se debe en gran parte al apoyo de Cáritas en Prato (Italia) y a la Casa Jacques Fesch, donde vivió durante un tiempo. Esta casa de acogida ofrece hospitalidad gratuita a los reclusos con permiso penitenciario y a los familiares de los reclusos pobres que vienen de lugares alejados de Prato para visitar a sus seres queridos en prisión.

Jacques Fesch, de criminal a siervo de Dios

La casa lleva el nombre en memoria del criminal francés del mismo nombre, culpable del asesinato de un policía, que se convirtió en prisión y fue ejecutado con la guillotina el 1 de octubre de 1957. En 1993 el juicio diocesano por su beatificación lo calificó como siervo de Dios.

Aprende el oficio de albañil

Menci Gezim llega a esta estructura en 2017 cuando termina su condena justo cuando la casa está en remodelación; la empresa que lo está llevando a cabo  lo involucra en el trabajo y así se encuentra aprendiendo el oficio de albañil.

Allí vive seis meses ayudado por un voluntario de la asociación Don Renato Chiodaroli. Quienes como él salen de la cárcel tienen que empezar de nuevo: no tiene documentos, no tiene familia, no tiene trabajo, no tiene adónde ir.

Un negocio propio

En ausencia de oportunidades, dos de cada tres reclusos, lamentablemente, regresan al crimen, y Menci es consciente de ello. Pero la confianza y el apoyo que recibió lo empujaron a jugar sus cartas de otra manera. El trabajo va bien, conoce a la mujer que será su esposa, y decide montar su propio negocio abriendo su propia empresa. Hoy emplea a nueve personas, tres de las cuales tienen el mismo pasado que él, son ex presos.

Emplea a tres ex presos

Respecto a ellos, Gezim señala:

(…) Como a mí me ayudaron, yo también quiero hacer lo mismo.  

(Ibídem)

Palabras que me recordaron un pensamiento expresado por el Papa Francisco en octubre, en un encuentro en Casa Santa Marta con un grupo de personas que habían vivido la experiencia de la cárcel:

Todos cometemos errores en la vida, pero lo importante es no quedarnos «equivocados». (…) Muchas veces en la vida encontramos una mano que nos ayuda a levantarnos: nosotros también debemos hacerlo con los demás: con la experiencia que tenemos, hacerlo con los demás.

(vaticannews.va)

Emprendedor, esposo, padre

Hoy Menci, además de emprendedor, es esposo y padre de una niña de 18 meses. ¿Qué prueba más concreta de que las personas –incluidas las que han cometido delitos graves por los que han cumplido muchos años de prisión– pueden cambiar a mejor?

¡Y alguien, como Jacques Fesch, encuentra a Dios tan profundamente en los barrotes que corre el riesgo incluso de encontrarse en los altares!   

Tags:
cambiocarcelcaritasconversionsantos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.