Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 07 octubre |
San Bruno
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Las monjas que dieron una sorpresa a los ladrones que fueron a robarles

NUN, SMILE

Michkasova Elena | Shutterstock

Annalisa Teggi - publicado el 08/12/21

Les costó mucho abrir la caja fuerte, dentro solo una tarjeta de "cambia tu vida" y la imagen de la Virgen. Así encontraron el verdadero tesoro, la puerta abierta de par en par de Dios

Fue una pequeña noticia local y nada más. A decir verdad, no pasó nada, se planeó un robo pero fracasó. Sin embargo, una voz del bien logró deslizarse entre los pliegues de esta nada que comenzó con una mala intención.

Los ladrones de Codogno son el burro en nuestro belén viviente . El burro no aparece en el Evangelio, pero la tradición siempre lo ha colocado junto al buey para calentar a Jesús colocado en el pesebre. Es la bestia de carga y también es todo lo que asociamos con decir: «¡Eres un burro!». Los burros también pueden calentar a Jesús recién nacido.

CRIB, OX, DONKEY
El burro está tradicionalmente junto al Niño en nuestros belenes.

Una caja fuerte llena de tesoros inesperados

Las hermanas del Instituto, hijas del oratorio de Codogno, estaban rezando en la iglesia la tarde del 1 de diciembre. Aquellos a quienes se les ocurrió dar el golpe eligieron el momento antes de la cena. Conocían ese horario. ¿Por qué ir a robar en un convento? ¿Qué grandes riquezas puede haber?

Los ladrones que se infiltraron en el convento de Codogno, al parecer, estuvieron ocupados en abrir la caja fuerte. Desafortunadamente, una vez que lograron abrirla, las expectativas se vieron defraudadas. Nada valioso. O tal vez, encontraron el verdadero tesoro en sus manos. Se les ofreció un regalo que querían robar.

La hermana Gabriella explica: «Ya habían aparecido para robarnos, unos delincuentes. Entonces, dado que no usamos la caja fuerte, decidimos dejar valiosos consejos para cualquier otra persona que eligiera venir a visitarnos sin ser invitado». Además de los consejos para una vida mejor, los ladrones también encontraron una imagen de la Virgen junto con un pequeño búho. Sin embargo, no queriendo irse de vacío, entraron en dos habitaciones y se llevaron dos edredones. «Se ve que también tenían frío», comentó la hermana Gabriella.

Por mensajería

¿Cuál es el regalo recibido por los ladrones? El de encontrar la verdadera puerta abierta de par en par que no necesita romperse: querían entrar a escondidas, pero alguien les escribió una tarjeta de invitación. Ahí apareció la hipótesis sobre algo que debería haber sido solo un robo. Del latín rapio , agarrar con violencia. (Y es un tipo de gesto que nos afecta a todos cada vez que tomamos objetos, personas, hechos para nuestro uso y consumo).

Y la hermana Gabriella tiene razón, hay un gran frío en el mundo de los que roban. Arrancas tiras de tela y de carne, dejas entrar el viento frío de la envidia, de la posesión, de mirar al otro como un obstáculo o un medio. La posibilidad de cambiar, convertirse. Aquí está el tesoro entregado a estos ladrones.

NUNS, CHURCH, PRAY
Las religiosas pensaron qué cosa podría ayudar a un ladrón que abriera la caja fuerte.

Son ellos, los criminales, los que permanecen en las sombras en esta historia. ¿Qué sabemos entonces acerca de ellos? Sabemos que han venido al lugar correcto para hacer algo incorrecto. Y Dios no desaprovecha estas deliciosas oportunidades. O más bien, en circunstancias poco probables, se atreve a hacer un movimiento en contra de la tendencia: la conversión. Pone extraños letreros de dirección en nuestras calles, sucedió en Damasco.

En Codogno había un puñado de ladrones que buscaban objetos preciosos y encontraron una voz dispuesta a decir que el verdadero valor es su persona. “¡Pasa la página, cambia!”.

Entra en la historia que cambió los ejes cartesianos del mundo, en la que un Dios niño no tenía edredones en la choza de Belén, sino un buey y un burro.

El aliento de un burro

Sí, fue el detalle de los edredones robados lo que generó una chispa que llegó hasta el burro de Belén. ¿Puede Dios ser calentado por un burro?

El Evangelio no menciona ni al buey ni al asno. Menciona un pesebre, del que se puede adivinar que el espacio en el que María y José se refugiaron debió albergar algún animal doméstico.

En todos nuestros pesebres está el burro y Giotto, en los frescos de la Capilla de los Scrovegni, también lo hace sonreír . El burro mira al Niño Jesús y sonríe, o al menos eso parece.

NATIVITY
El Nacimiento pintado por Giotto, con el burro sonriente.

Si alguna vez nos encontramos tan cerca de Jesús, sería bueno estar allí como un burro. Me parece el mejor final feliz posible.

Todos llevamos pesos, estamos agotados. Pero no son de los que nos enorgullecemos, son los que nos aplastan contra el suelo. Como el burro, pateamos y somos tercos. El peso de los pecados hace que pateemos y desechemos las cosas buenas que nos rodean. Sin embargo, también hay espacio para este animal junto al pesebre. Es el lugar adecuado para quienes sienten el peso de su dolor.

Jesús también calienta con aliento de burros. Y será guiado por ellos para entrar triunfalmente en Jerusalén. Que nuestras cargas se conviertan en el peso ligero de la Cruz, así puede entenderse la sonrisa de un burro.

Tags:
conversiondelincuenciarobo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.