Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Qué lejos de Dios nos hemos ido con nuestras críticas

GoodStudio. |. Shutterstock

Claudio de Castro - publicado el 07/12/21

Hablar mal de los demás, especialmente de los sacerdotes y el Papa, es un pecado muy grave, mira por qué

«Si tu hermano llega a pecar, vete y repréndele, a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano»

Mateo 18

Se trata de salvar nuestras almas. Cada uno de nosotros posee un alma inmortal y debemos cuidarla, acordarnos de ella, fortalecerla con los sacramentos, la oración.

Somos valiosos para Dios, y anhela que pasemos la eternidad con Él. Por eso te escribo estas notas.  Somos hijos de Dios, herederos de un cielo prometido.

Bajo la luz del cielo

Jesús nos dejó dicho que caminásemos por este mundo pasajero con el corazón elevado al cielo:

«En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros. Y adonde yo voy sabéis el camino”.

Juan 14

Cuánto daño hace el pecado…

Si tuviésemos conciencia del pecado y cómo afecta nuestras almas y pone en peligro nuestra eternidad, lo evitaríamos a como dé lugar, sobre todo el grave pecado que cometemos al hablar mal de los demás, de nuestros sacerdotes y del Papa.

¿Pero qué es eso del pecado? Te lo explicamos en Aleteia:

El Catecismo de la Iglesia Católica lo define bien: (1849)

“El pecado es una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta; es faltar al amor verdadero para con Dios y para con el prójimo, a causa de un apego perverso a ciertos bienes. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana. Ha sido definido como “una palabra, un acto o un deseo contrarios a la ley eterna”. El pecado es una ofensa a Dios. El pecado se levanta contra el amor que Dios nos tiene y aparta de Él nuestros corazones.”

Nunca criticar

Recomendaba san Josemaría Escrivá:

“Nunca hables mal de tu hermano, aunque tengas sobrados motivos. Ve primero al Sagrario, y luego ve al sacerdote, tu padre, y desahoga también tu pena con él. Y con nadie más”.

Los sacerdotes son Cristos.

Jesús tal vez te diría: “Cada sacerdote es hijo mío. Jamás hables mal de ellos, aunque caigan y pequen. Tú reza por ellos y pide a Dios que los cuide y preserve del pecado”.

Debes tomar conciencia del dolor que le ocasionas a Jesús cuando hablas más o te burlas de sus sacerdotes. Debes respetarlos.

Si hablas mal de ellos… ni siquiera puedes imaginar en el juicio de Dios, cómo lo pasaras. Es un pecado muy grave hablar mal de los sacerdotes o del Vicario de Cristo.

Amable lector de Aleteia, esta noche eleva tus plegarias por el papa Francisco y por nuestros sacerdotes, que Dios los haga santos y los proteja del demonio y las tentaciones de ese mundo.

“Buen Dios, danos santos sacerdotes”.

¡Dios te bendiga!

Tags:
criticasiglesia catolicapalabrapecado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.