Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 07 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Para el Papa Francisco, Mons. Aupetit fue víctima de «rumores»

MGR-AUPETIT-000_9TT8GA.jpg

STEPHANE DE SAKUTIN / AFP

I.Media - publicado el 06/12/21

"Acepté la renuncia de Aupetit no en el altar de la verdad, sino en el altar de la hipocresía", dijo el Papa Francisco en el avión que lo llevó de regreso a Roma después de su viaje a Chipre y Grecia, el 6 de diciembre de 2021.

Monseñor Michel Apetit, ex arzobispo de París, fue víctima de «rumores» que destrozaron su reputación y que le impidieron gobernar, dijo el Papa Francisco en el avión que lo trajo de regreso a Roma después de su viaje a Chipre y a Grecia, este lunes, 6 de diciembre. «Es una injusticia», lamentó.

Sin dar ninguna explicación, el Papa Francisco había aceptado la renuncia del obispo Michel Aupetit al cargo de arzobispo de París el 2 de diciembre. Este último le había cedido su cargo tras la publicación, el 22 de noviembre, de un artículo en el semanario Le Point que informaba, en particular, de que el prelado había mantenido un romance con una mujer en 2012 y había señalado con el dedo a su gobierno. Cuando los periodistas le preguntaron en el avión sobre su decisión, el Papa Francisco se tomó el tiempo para expresar su indignación por la forma en que se desarrollaron las cosas.

“El obispo Aupetit es un pecador. Yo soy … como Pedro «

El titular de la Iglesia católica comenzó diciendo que no sabía exactamente qué «hizo Mons. Aupetit que fue tan grave», por lo que este último llegó a dimitir. “Si no conocemos la causa, no podemos condenar. ¿Cual fue la causa? ¿Quién lo sabe ? Preguntó a los periodistas, pidiéndoles que investigaran. Luego dijo que fue la «opinión pública» y el «rumor» lo que condenó al arzobispo de París.

Luego volvió a las acusaciones denunciadas sobre Mons. Aupetit, «una falta contra el sexto mandamiento (» No cometerás adulterio «), no de forma total, sino de pequeñas caricias, masajes que le dio a su secretaria. Esta es la acusación. Es un pecado. Pero ese no es uno de los pecados más graves, porque los pecados de la carne no son los más graves, insistió.
Después de la partida del obispo Aupetit, continuar la misión como servidores.

“El obispo Aupetit es un pecador. Yo soy… como lo fue Pedro, el obispo sobre el cual Jesucristo fundó la Iglesia ”, enfatizó entonces el 266º Papa. Y volver a preguntar: «¿Cómo podría la comunidad de entonces aceptar a un obispo pecador? «Acepté la renuncia del obispo Aupetit, no en el altar de la verdad, sino en el altar de la hipocresía.

Porque, para el Papa, “una Iglesia normal” debe estar acostumbrada a sentirse siempre pecador. «Es una Iglesia humilde». Luego arremetió contra las situaciones en las que «pretendemos decir: ‘mi obispo es un santo'».

Para cerrar su respuesta, el Papa resumió su posición. «Cuando el rumor crece, crece … destruye la reputación de una persona [que] ya no podrá gobernar». Tal situación es para él «una injusticia», «porque su reputación se destruye, no por su pecado […] sino por el rumor». Y para concluir con esta concisa fórmula: «Por eso acepté la dimisión del obispo Aupetit, no sobre el altar de la verdad, sino sobre el altar de la hipocresía».

Respuesta íntegra del Papa a las preguntas de los periodistas sobre este tema:

Cecile Chambraud (Le Monde): El jueves, cuando llegamos, nos enteramos de que había aceptado la dimisión del arzobispo de París Aueptit. ¿Por qué tanta prisa? Y respecto al informe Sauvé sobre los abusos: la Iglesia tenía una responsabilidad institucional y el fenómeno tenía una dimensión sistémica. ¿Qué piensa de esta declaración, y qué significa para la Iglesia universal?

Comienzo con la segunda pregunta. Cuando se hacen estos estudios debemos estar atentos a las interpretaciones que se hagan por sectores de tiempo. Cuando se hace un estudio durante un tiempo tan largo, está el riesgo de confundir el modo de sentir el problema de una época 70 años antes que la otra. Quisiera decir sólo esto como principio: una situación histórica debe interpretarse con la hermenéutica de la época, no con la nuestra. Por ejemplo, la esclavitud. Nosotros decimos: es una brutalidad. Los abusos de hace 70 o 100 años son una brutalidad. Pero la forma en que la vivían ellos no es la misma que hoy: por ejemplo, en el caso de los abusos en la Iglesia, la actitud era la de encubrir. Actitud que, lamentablemente, también se utiliza en gran cantidad de familias, en los barrios. Nosotros decimos, no, no está bien este encubrimiento. Pero es necesario interpretar siempre con la hermenéutica de la época, no con la nuestra. Por ejemplo, el famoso estudio de Indianápolis cayó por la falta de una interpretación correcta: algunas cosas eran verdaderas, otras no. Se mesclaban. Sectorizar ayuda. Respecto al informe: no lo he leído, he escuchado el comentario de los obispos franceses. Los obispos vendrán a verme este mes y les pediré que me expliquen la cuestión.

Con respecto al caso Aupetit, yo me pregunto, ¿qué cosa he hecho él tan grave como para tener que dar la dimisión. Que alguien me responda, ¿qué ha hecho?

No lo sabemos… un problema del gobierno u otra cosa

Y si no conocemos la acusación, no podemos condenar… Antes de responder yo diré: hagan las investigaciones, eh, porque se corre el peligro de decir: ha sido condenado. ¿Quién lo ha condenado? La opinión pública, la charlatanería… no sabemos… si ustedes saben por qué, díganlo, en caso contrario no puedo responder.

Y no sabrán porqué fue una falta de él, una falta contra el sexto mandamiento, pero no total, de pequeñas caricias y masajes que hacía a la secretaria, ésta es la acusación. Esto es pecado, pero no es de los pecados más graves, porque los pecados de la carne no son los más graves.

Los más graves son aquellos que tienen más carácter angelical: la soberbia, el odio. Así que Aupetit es un pecador, como lo soy yo – no sé si usted se siente… tal vez – como ha sido Pedro, el obispo sobre el que Jesucristo ha fundado la Iglesia.

Cómo es que la comunidad de aquel tiempo había aceptado a un obispo pecador, y él tenía una pecaminosidad con tanto carácter angelical, como era ¡renegar a Cristo! Porque era una Iglesia normal, estaba acostumbrada a sentirse pecadora siempre, todos, era una Iglesia humilde.

Se ve que nuestra Iglesia no está acostumbrada a tener un obispo pecador, hacemos de cuenta para decir: mi obispo es un santo… No, este pequeño birrete rojo… todos somos pecadores. Pero cuando la charlatanería crece, crece, crece y le quita la fama a una persona, no, no podrá gobernar porque ha perdido su fama, no por su pecado, que es pecado – como el de Pedro, como el mío, como el tuyo – sino por el parloteo de las personas. Por esto acepté su dimisión, no en el altar de la verdad, sino en el altar de la hipocresía.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.