Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 23 enero |
San Ildefonso
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

5 hábitos para ser felices teniendo a Dios

Monkey Business Images | Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 06/12/21

El llamado a la felicidad es un llamado que Dios nos hace todos los días de nuestra vida, ¿sabes aprovecharlo?

Vivir una vida con el deseo de ser felices o de alcanzar la paz es un hábito del que no nos podemos privar, es un hábito que hay que construir a base de pequeños cimientos diarios.

Cuando tenemos la consciencia de que Dios nos llama a ser felices, nuestra vida cambia. Aunque no cambie externamente o de manera drástica, adquiere una luz nueva. 

Toda nuestra existencia toma un relieve distinto, porque todo lo que hacemos está lleno de sentido para la eternidad. 

Para poder tomarnos este tema en serio, es importante implementar en nuestra vida 5 hábitos fundamentales:

1Ser hijos

Como hemos sido creados de la misma naturaleza divina, caer en la cuenta de que venimos de Dios nos mueve a portarnos como lo que somos: sus hijos.

Buenos hijos, hijos que confían, hijos que se abandonan, hijos que saben que nunca van solos, que son amados desde la eternidad y llamados a la eternidad. Pero, sobre todo, hijos que se dejan amar por su Padre.

Además de hijos de Dios, somos hijos de María. Ella nos conduce de la mano a Jesús y nos enseña a recorrer este camino de dejarnos amar por Dios y de responder a su amor. Ella nos enseña el rostro de su Hijo para que nos asemejemos a Él.

2Dedicar tiempo a Dios

Tiempo a las cosas de Dios, tiempo a cultivar la relación con Él, tiempo dedicado a conocerlo y a amar como Él.

De alguna forma, cada hábito es una manera de concretar esto: el deseo de que toda nuestra existencia esté orientada a Él. 

Todo lo que hacemos tiene sentido cuando responde a nuestro propósito más grande: alcanzar la plenitud del amor, la perfección en el amor. 

Esto implica tener en nuestra vida mucho más que lindos sentimientos. Involucra responsabilidades, deberes, el cumplimiento de algunas normas… pero todo con amor, o si no, será puro voluntarismo.

Como no podemos amar lo que no conocemos, es importante dedicar tiempo a la formación. Tener un rato diario para leer el Catecismo, libros de espiritualidad, documentos de la Iglesia… Esto alimenta tu fe y es de mucho provecho para profundizar en tu oración. 

3Hacer oración

Esto, en síntesis, es hablar con Dios. Un diálogo, una conversación, un espacio abierto a la escucha. 

Para poder vivir nuestra vida junto a Dios hemos dicho que es importante conocerlo y amarlo, entonces: ¿cómo estaremos cerca de alguien a quien no tratamos, a quien no conocemos, a quien no amamos?

¿Cómo sabremos lo que el Espíritu Santo nos quiere decir, si no lo escuchamos?, ¿cómo entenderemos la voluntad de nuestro Padre si no le preguntamos?

4Hacer todo por amor

Podemos desanimarnos cuando miramos nuestra realidad y solo vemos tareas cotidianas, rutinarias, quizás algo aburridas, y no grandes oportunidades de heroísmo para demostrar nuestro gran amor a Dios.

Pero el Señor está en las cosas más pequeñas: en la cocina, en los correos electrónicos, en las clases, en los silencios, en las personas con las que me encuentro cada día.

Todo esto tendrá sentido si es hecho por y con amor. Al estar hecho con amor está bien hecho. Al menos, procurar que así sea —porque a veces tratamos y las cosas no salen bien—, pero Dios mira nuestra intención.

5Servir a los demás

Nuestra relación con Dios no nos aleja de los demás, por el contrario, nos invita a servirlos.

Si nos amamos lo suficiente como para querer nuestro bien y nuestra felicidad, ¿no desearemos la misma plenitud para los demás?

Nos tendría que importar llevar, junto a nosotros, a muchos otros a la felicidad.

Esto significa hablar de Dios y de las cosas de Dios, con la palabra y con el ejemplo, pero también desde nuestra oración discreta por los demás. Tiene mucho peso lo que hacemos, lo que pedimos y lo que ofrecemos por los demás.

Y luego de tener todos estos hábitos en mi vida, siempre es bueno preguntarme: ¿cómo puedo cada día, amar más?

Tags:
diosfelicidadhábitosoración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.