Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 30 septiembre |
San Jerónimo
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Bendita normalidad, que hace grande lo pequeño

PARENTING

Shutterstock | o_shumilova

Miriam Esteban Benito - publicado el 03/12/21

Hagamos fuertes a nuestros hijos para que sean capaces de poner empeño en el trabajo de cada día, que valoren el servicio y la gratitud

Aún recuerdo la primera vez que pisé una ciudad que presumía de numerosos récords mundiales y los ofrecía como reclamo turístico.

No pongo en duda ni minusvaloro las grandes obras de ingeniería que en aquellos días pasaron por delante de mis ojos. Pero, recuerdo que ante tal derroche de récords mundiales yo me preguntaba: ¿qué validez tiene eso de que el Señor obra en la normalidad? Y allí, entre un sinfín de retos arquitectónicos pensados con el objetivo de pasar a la historia, me preguntaba por el afán humano de lo extraordinario, de “ser siempre el primero, el más grande, el mejor”, por esa carrera de registrar nuestros límites en el Guinness World Records.

Dios no quiere obnubilar o pasmar a los hombres. (…) Él mismo comienza su vida de la forma más normal y natural: estando nueve meses en el vientre de su madre.

Hemos comenzado el Adviento hace unos días. Un año más, este tiempo litúrgico nos recuerda que Dios no quiere obnubilar o pasmar a los hombres. Dios nos quiere libres, no deslumbrados. Por ese mismo motivo, Él mismo comienza su vida de la forma más normal y natural: estando nueve meses en el vientre de su madre.

Dios no quiere avasallar a los hombres y dejarlos fascinados destacando su omnipotencia. Por eso nace entre pajas en un humilde portal de Belén. ¡Bendita normalidad! ¡Bendito sea Dios que, con su nacimiento, santifica lo más menudo y hace así grande y divina su obra!

En unas semanas, estaremos metidos de lleno en el misterio de la Navidad. El Papa Francisco nos ayuda a entenderlo con las siguientes palabras:

“Cuánto bien nos hace, como Simeón, tener al Señor «en brazos» (Lc 2,28). No sólo en la cabeza y en el corazón, sino en las manos, en todo lo que hacemos: en la oración, en el trabajo, en la comida, al teléfono, en la escuela, con los pobres, en todas partes».

Últimamente, se habla mucho de la motivación en los niños y en los adolescentes. Quieren macro-fiestas de cumpleaños para pasarlo bien, precisan un profesor con toda clase de dones y virtudes para enfrentarse con esmero a la lección, necesitan destacar en algo, pretenden aprobar todas las asignaturas sin fatiga, ser siempre mejor que el otro para no frustrarse.

FAMILY
Hagamos que nuestros hijos aprendan el valor del servicio y la gratitud.

Y ante tanto Guinness World Records infantil o adolescente, a mí me sale nuevamente un: ¡Bendita normalidad!

Por tanto:

enseñemos a nuestros hijos a valorar los pequeños detalles de la realidad,

hagámosles fuertes para que sean capaces de poner empeño en el trabajo de cada día,

mostremos a los niños la importancia de no tener como objetivo destacar,

enseñémosles la belleza de ser humilde y saber asumir el último puesto,

expongámosles el gran encanto del servicio y la gratuidad.

Porque gran parte de lo que muchos consideran como intrascendente, realmente está en las primeras páginas del mejor Guinness World Records: la vida eterna.

¡Bendita normalidad que puede estar llena de tanto amor de Dios!

(San Josemaría).

Pero para llevar esto a la práctica, es necesario hacer las cosas pequeñas con la mirada puesta en Dios.

WEB3 KIDS PRAYING LAUGHTER Denis Kuvaev Shutterstock99953372
Jesús nos ama tal cual somos, pequeños y limitados.

No debemos tener límite para las cosas grandes, pero necesitamos concentrarnos en lo pequeño. Pues en la lógica de la Encarnación lo grande se hace pequeño para que lo pequeño se haga grande.

En breve, nacerá Aquel que es capaz de santificar lo más pequeño y con ello ayudarnos a vencer nuestros propios límites. Adviento, espera de la Encarnación de Dios, el cual nos ama tal y como somos, poca cosa y limitados.

Bendita normalidad que, bien aprovechada, baña todo de extraordinario, nos hace un poquito más grandes y permite abrir una nueva página en nuestro Guinness World Records de la eternidad.

Tags:
como criar a los niñoseducacióneducación digitalfortalezagratitudpadres-hijosServicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.