Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 07 octubre |
San Bruno
Aleteia logo
A Fondo
separateurCreated with Sketch.

La búsqueda de la Verdad en una sociedad dividida ideológicamente

NEWSPAPER

Shutterstock | pzAxe

Francisco Borba Ribeiro Neto - publicado el 02/12/21

Que no nos engañen. Por cada persona sectaria y maliciosa, tenemos varias personas bien intencionadas y abiertas al diálogo

Cuando miramos nuestra sociedad actual, en Brasil y alrededor del mundo, notamos que las divisiones ideológicas parecen haber ganado una dimensión nunca antes vista. De una forma u otra, siempre ha habido algunas ideologías dominantes, “hegemónicas”, y otras subalternas, que no habían reconocido su derecho a presentarse.

A menudo, las ocasiones consideradas “plurales” son aquellas en las que una ideología subalterna gana hegemonía. Sus seguidores no admiten que se callen ante los demás como callaron en el pasado, por lo que crean una imagen falsa de que ahora todos tienen la misma posibilidad de expresarse.

En unos momentos, como el que vivimos hoy, las ideologías dominantes pierden su legitimidad, pero las ideologías subalternas no pueden imponerse en su lugar. Entonces queda un conflicto abierto, donde las buenas intenciones, la negación y el sectarismo se pueden encontrar en todas las facciones opuestas, a veces de manera obvia; en otros, de forma velada.

Los impasses ideológicos se mantienen no solo por un aparente equilibrio de fuerzas, sino también porque ninguna de las partes tiene propuestas válidas y efectivas para superar las dificultades. El capitalismo internacional y los llamados estados del “bienestar” se enfrentan a una crisis desde hace muchos años, pero ninguna propuesta neoliberal o socialista ha logrado responder de manera convincente a estos problemas.

La liberalización de las costumbres ha llevado al vacío existencial y la depresión, pero los valores de la tradición no pueden resultar tan universales como deberían.

Ideología y verdad

No debemos olvidar nunca que las ideologías no son solo «declaraciones falsas». Una mentira tiene las piernas muy cortas, como dice el dicho popular. Las ideologías se perpetúan porque tienen algo de verdad (incluso sea solo por el deseo de bien que estaba en su origen más remoto). Sobreviven porque sus seguidores se fijan en este lado verdadero y hacen la vista gorda ante sus errores y mentiras.

Todos somos ideológicos sobre algunas cosas. Solo Dios tiene la verdad absoluta sobre todas las cosas. En analogía con el pensamiento del Papa Francisco, podemos decir que todos estamos sujetos a la ideología, pero el ideólogo es quien se acomoda a ella, transmitiéndola sin preocuparse por descubrir la Verdad (el Papa explica que todos somos pecadores , pero el corrupto -como el ideólogo- se regocija en el pecado y en las ventajas que puede obtener de él).

Las ideologías están siendo superadas (nunca eliminadas definitivamente) con nuestro esfuerzo continuo por encontrar la Verdad última y las muchas pequeñas verdades de la vida cotidiana. En este trabajo, el diálogo se convierte en uno de los instrumentos más eficientes en la lucha contra las ideologías. Cuando escuchamos a los que piensan diferente, descubrimos las fallas de nuestro pensamiento y, si realmente estamos comprometidos con la Verdad, reformulamos nuestras ideas para que sean más acordes con la realidad.

En la lucha por el poder, uno se considera vencedor cuando obliga al otro a aceptar sus ideas. Pero, en la “buena lucha” a la que alude san Pablo (2Ti 4, 7), la lucha por la fe, por el bien y por la posesión del corazón, gana al que aprende en el encuentro con el otro y descubre más sobre la Verdad. A menudo tendremos que reconocer que hay cosas buenas y correctas en las ideas de los demás, pero esto no nos amenaza porque, al reconocer esos derechos del otro, también llegamos a comprender mejor la Verdad última que ya habita nuestros corazones.

El peligro de las imágenes falsas y prejuiciosas

Las imágenes sesgadas son amenazas continuas al diálogo. Creemos que los demás son malvados, sectarios y utilizarán la posibilidad del diálogo para asfixiarnos con sus ideologías. Sin embargo, la mayoría de las veces, esta imagen es falsa.

Normalmente, por cada persona realmente sectaria y maliciosa, tenemos varias personas bien intencionadas abiertas al diálogo, siempre que encontremos los caminos correctos para el entendimiento mutuo. A menudo, la “mala intención” es un error causado por la falta (de ambos lados) de una comunicación adecuada de la verdad.

Vayamos a algunos ejemplos muy controvertidos. Defender los derechos de los homosexuales a tener una vida digna no significa apoyar la ideología del género (que podríamos entender groseramente como una apología de la homosexualidad). Pedir a los delincuentes que no queden impunes es muy diferente de defender la brutalidad policial. Pero, debido a los estereotipos y prejuicios, muchas veces creemos que quien defendió una cosa también defiende la otra.

El resultado de esta confusión es que no nos entendemos ni nos corregimos. Con esto, personas realmente malintencionadas logran influir en nosotros y cerrarnos tanto al diálogo como a la búsqueda de lo verdadero.

Ciertamente es posible respetar la dignidad de los homosexuales sin pedir disculpas por la homosexualidad, practicar la justicia y condenar a los culpables sin que la policía sea truculenta. Pero solo en el diálogo entenderemos por qué tales ideas parecen actualmente opuestas – y encontraremos alternativas adecuadas para que prevalezcan las verdades buscadas por todos los bien intencionados.

Publicado en la edición portuguesa de Aleteia

Tags:
meditaciónreflexionverdad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.