Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Taxista y «ángel por casualidad» salva a un joven en paro cardíaco

HEART MASSAGE

pixelaway | Shutterstock

Annalisa Teggi - publicado el 01/12/21

Manuela solo podía pensar en sus propios hijos mientras realizaba la RCP (reanimación cardiopulmonar) a la víctima en la calle

¿Estaríamos realmente preparados si supiéramos de antemano lo que nos iba a suceder durante el día que tenemos por delante? Muchos de nosotros hoy somos campeones mundiales de planificación maníaca y ansiedad patológica. Siempre estamos a la defensiva cuando se trata de lo inesperado y siempre al ataque si algo sale mal. Y luego llega un momento en que la realidad sale a la calle ante nosotros y nos pide mucho más de lo que habíamos anticipado. No estamos listos, pero estamos ahí.

En Roma, una taxista y ángel por casualidad

Tal era la situación en Roma a principios de octubre cuando una taxista llamada Manuela Giangreco se encontró imprevisiblemente en una situación de emergencia. Reaccionó rápidamente, brindando ayuda para salvar la vida de un joven en peligro de muerte. El sitio web italiano Leggo informó de la historia el 11 de octubre de 2021.

Roma y tráfico son dos palabras que, juntas, evocan imágenes apocalípticas para quien lo ha vivido. En los últimos días, la capital de Italia había sido escenario de violentas protestas, mientras que hasta hace apenas unas semanas eran habituales los vídeos de jabalíes y puercoespines paseando serenamente por las calles abandonadas de la ciudad. El camino es una jungla, dicen, y cualquier taxista experimentado en Roma ha obtenido títulos honoris causa en antropología, neuropsiquiatría, humor y relaciones internacionales.

Manuela Giangreco ha estado haciendo este trabajo desde 2009, por lo que debe haber visto algunas cosas extrañas en el tráfico de Roma, pero no en la escala de lo que encontró hace unos días. Leggo informa:

Oyó a una mujer gritar desesperadamente entre los coches atascados en el tráfico en Viale delle Belle Arti . Y entonces ella, una taxista de 47 años, instintivamente salió de su taxi y se bajó para ver qué estaba pasando. Un poco más adelante vio a un joven en el suelo en un charco de sangre, una scooter en las vías del tranvía y una mujer afuera de su auto, completamente en estado de shock, pidiendo ayuda.

Los taxistas están acostumbrados a tener que responder con prontitud a las llamadas de clientes desconocidos. Suelen tardar dos o tres minutos en llegar. Manuela no había contado con tener que responder a una llamada de ayuda en cuestión de segundos. En estos casos, no hay tiempo para razonar, reflexionar o evaluar. Nuestra sola presencia se convierte en un «sí» en acción.

Tenacidad materna

Era evidente que había ocurrido algo grave. Un hombre de 22 años del norte de Europa estaba tirado en el suelo con los ojos bien abiertos. Probablemente un accidente de scooter lo había arrojado violentamente al suelo. Los detalles no estaban claros, y el momento de una emergencia no es el momento adecuado para las reconstrucciones y la culpa, sino para estar ahí para ayudar.

El accidente ocurrió en una zona céntrica de Roma durante la hora punta, por lo que podemos imaginar que había mucha gente alrededor. Sin embargo, esta repentina llamada fue respondida por Manuela, quien no tiene habilidades médicas especiales, pero se arrodilló para darle reanimación cardiopulmonar a la víctima durante el tiempo que fuera necesario para salvarle la vida. Y lo hizo con la tenacidad de una madre, no con la lucidez de una salvadora experimentada. Leggo informa:

Parecía muerto. “Reaccioné por impulso”, dice Manuela. “Me arrodillé para darle reanimación cardiopulmonar. No pareció funcionar, pero insistí: no podía dejarlo ir. Tengo tres hijos pequeños y, en esos momentos tan largos, todo lo que podía pensar era que este niño tenía que ser salvo. Así que continué hasta que abrió los ojos. Me sonrió y solo en ese momento comencé a respirar de nuevo ”.

Ella lo vio como su propio hijo y se apresuró a tratar de proteger esa vida. 

Quizás, cuando piensa en ello en retrospectiva, incluso podría pensar en ello como si estuviera dando a luz. Ella lo vio como su propio hijo y se apresuró a tratar de proteger esa vida. Ella misma comenzó a respirar de nuevo cuando el chico movió los ojos y sonrió.

Una madre no solo da vida a su hijo; ella acompaña a su hijo al mundo. De la misma manera, la gente no puede salvar a otras personas y aun así mantener la distancia; más bien, participan del misterio que es el destino de cada persona, a veces como colaboradores obstinados de la vida.

Las emergencias crean una identificación repentina entre víctima y rescatador, porque ambos están en presencia de una verdad candente: somos muy vulnerables. El joven fue trasladado a la UCI del Policlínico Umberto I y ahora se encuentra fuera de peligro. Podemos adivinar que Manuela ha vuelto a la “vida normal”, pero ha cambiado: ¿cómo se mira el mundo, las cosas ordinarias, después de haber tocado con la propia mano lo preciosa y frágil que es nuestra existencia en este mundo?

¿Ángel por casualidad?

Esa disposición para decir “sí” al bien, impregnada del amor puro de Dios, pertenece a los ángeles, pero somos hijos del mismo Padre. Como los ángeles, aunque de manera diferente, también nosotros somos guardianes. Por eso, a veces se nos escapa un “sí” increíble y repentino. 

Tales acciones no surgen de la valentía ni de nuestra propia voluntad o atención, sino de un instinto que está enraizado en nuestro origen y en el de todas las cosas: el propio “sí” de Dios a la Creación. Quería que fuéramos parte de él antes de que existiéramos. El eco de ese amor nos empuja más allá de nuestra conciencia o nuestras intenciones, y es reconfortante admitirlo, para nosotros, que somos programadores en serie y habitualmente ansiosos.

En Asís dando gracias

“Los médicos me dijeron que lo hice bien, pero solo hice lo que había que hacer. Hoy estoy en Asís para agradecer a San Francisco por darme valor ”, dijo el taxista a Leggo .

Así concluye Manuela su historia. Y la gratitud es el epílogo más realista posible. Este impulso, a veces repentino e irreflexivo, de lanzarnos al corazón herido del mundo para salvarlo, nunca es una empresa solitaria. Somos cuidadores de los que nos rodean, pero siempre a su vez somos cuidados y acompañados.

Tags:
ayudaheroesolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.