Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Mató a su amigo, bebía, robaba… Ahora es terapeuta de adicciones

MAREK SIDŁO

Anna Gebalska-Berekets - publicado el 30/11/21

Hace unos años, su vida era completamente diferente. Fue condenado a 12 años de prisión por el asesinato de su amigo. Todo el Niebuszewo, uno de los barrios de Szczecin, le tenía miedo y él se sentía como un dios

Marek Sidło creció en el distrito de Niebuszewo de Szczecin. Su infancia no fue la más fácil: su padre era adicto al alcohol y la situación económica de la familia era difícil. Debido a la falta de perspectivas, la madre de Marek se fue al extranjero, a Checoslovaquia.

«Papá se gastaba todo el dinero en el alcohol, había días en que teníamos hambre, luego empezaron los primeros robos. Llegaba a casa y decía: Dios mi Señor, solo romperé un mandamiento: ‘No robarás'», recuerda.

Cuando era niño, asistía a la iglesia y rezaba el rosario. Sin embargo, con el tiempo dejó de creer en el bien, en la existencia de Dios. «Asociaba el altar con la sensación de seguridad», explica en una entrevista con Aleteia.

Cuando (un día) regresaba de la misa dominical, se encontró con sus amigos frente al bloque (en el que vivía). Le preguntaron de dónde venía y él respondió que de la iglesia. Se sorprendieron y se echaron a reír. Marek estaba avergonzado. Se prometió a sí mismo que más tarde volvería a la iglesia, pero, por el momento, abandonaría su práctica religiosa.

Su padre bebía cada vez más, unas veces gastando dinero para comer y otras no. Podría golpear a su hijo. ¿Y él? Un día se lo devolvió a su padre. «Le pegué cuando tenía 18 años. Le tenía un gran odio. El alcohol era mi dios, ya por entonces era una persona extremadamente adicta a varios estimulantes», dice Marek. Pero lo peor estaba por llegar.

MAREK SIDŁO

Todo el barrio le tenía miedo. Se convirtió en el rey del «juma» (delincuentes que se dedicaban al robo y contrabando continuado) en Niebuszewo de Szczecin. El hombre vendía artículos robados en el mercado municipal. Tenía varios puestos allí. Le iba bien. Compró un coche, incluso contrató a un conductor personal. Reaccionaba al estrés en el trabajo a través de peleas y drogándose. «Mi vida era un gran vacío. Huía de mí mismo, amaba a los animales, pero me volví agresivo con el perro, lo pateaba y no tenía control sobre lo que estaba haciendo», dice.

Cuando alguien le decía en su cara que había cambiado, cortaba el contacto. Para el resto de sus amigos, seguía siendo una autoridad. Uno de los amigos que robaba para él lo llamaba «dios». «Dios es malo, yo soy bueno», repetía. El negocio estaba en auge, aparecían drogas cada vez más poderosas. «Me convertí en un terrible materialista, ladrón, contrabandista y luego también asesino», explica Marek.

Sus compañeros le decían que era bueno y empático. Un día acudió a uno de los deudores a cobrar dinero. Le prendió fuego por diversión y luego apagó su ropa en llamas. Cuando los suegros quisieron pedirle dinero prestado, les dijo dónde podían robarlo.

El procedimiento del «juma» continuó durante 10 años. Marek seguía cruzando la frontera alemana y robaba. Incluso creó un grupo especial que se especializó solo en esto. Alistó a sus amigos y conocidos en sus filas. Durante uno de esos regresos a su país, ocurrió un accidente de coche. Marek salvó milagrosamente su vida. El conductor lo reanimó. Volvió a estar en forma. Le parecía que era el rey de la vida al que nadie ni nada podía amenazar.

MAREK SIDŁO

Robo, drogas y Dios maligno

Cuando se enteró de que uno de sus amigos estaba teniendo una aventura con su entonces esposa, se volvió loco. Bebía, se drogaba, quería olvidarse de la humillación. «Estaba furioso y quería suicidarme», dice. Abrumado por los estimulantes, decidió matar al amante de su esposa...

Cogió el cuchillo y salió de casa en busca de Marcin. En el camino, se encontró con unos conocidos. Entre ellos se encontraba el mejor amigo de Marek, también llamado Marcin. El chico estaba con los demás y bromeaba. Marek, al escuchar la risa a sus espaldas, se volvió aún más agresivo. Podía sentir el odio creciendo en él.

«En este frenesí pensé que se estaban riendo de mí. También recuerdo que uno de mis amigos me gritó que tenían que huir, porque venía yo», recuerda. Marcin se quedó, quería calmar a su amigo. Todos los demás escaparon. Marek agarró al hombre por el cuello como si quisiera abrazarlo y le clavó el cuchillo en el corazón. Al morir, Marcin perdonó a Marek. «(Él) no debía morir», admite Marek hoy. «Siempre había sido un hombre bueno, sonriente, piadoso», agrega. Al morir, perdonó al que le hizo daño, mostrándole piedad.

Doce años por el asesinato del amigo y una confesión

Marek cometió el asesinato el 26 de julio, exactamente el día del santo de su madre y del de la madre de su amigo. Fue enviado a prisión por el asesinato. Fue condenado a 12 años de prisión. Allí hubo acoso y burlas de los prisioneros recién llegados.

Marek pensó que la única forma de defensa contra los abusones sería una pelea y matar a uno de los reincidentes. Quería ser un héroe. Incluso consiguió un cuchillo de plástico y lo afiló para poder defenderse durante el ataque. La agresión creció dentro de él. Decidió abrir la Biblia.

Allí encontró un pasaje significativo: «El pobre clamó, y el Señor le oyó» (Sal 34, 2-9). Comenzó a preguntarse quién era él, vio su vida hasta ahora en verdad. Se dijo que iría a confesarse. Y fue ésta la que supuso el punto de inflexión en su vida.

Cayó de rodillas, miró la cruz y confesó sus pecados. Después de las palabras del sacerdote, «Y yo te perdono tus pecados», miró a Jesús directamente a los ojos y comenzó a llorar. Regresó a la celda. Pensó intensamente en su vida hasta ahora. Sentía en su corazón que Dios realmente lo amaba y siempre estaba allí para él. Hasta el momento…

Venganza por el romance

Pronto, el amante de su esposa fue enviado a la prisión de Nowogard. Marek quería vengarse, pero el sacerdote le dijo que rezara por él. «Entonces vi que era aquel chico al que yo le ordenaba conducir y robar junto con mi mujer, a que bebiera alcohol. Me di cuenta de que yo era culpable de quién era él y que lo lastimé», recuerda Marek.

Los hombres se cruzaban en la sala de visitas, pero un día finalmente se pararon. «Dios lo hizo. Le pregunté si podíamos hablar. Él me pidió disculpas, estaba temblando de nervios. Al final, fui yo quien le dijo que lo sentía», dice Marek Sidło.

Después de unos años, se volvieron a encontrar. «Marcin se disculpó conmigo porque estaba bajo los efectos del alcohol, me pidió que habláramos. Luego afirmó que lo que le dije en la cárcel era cierto, que cambié», enfatiza en una entrevista con nosotros.

«Nada es imposible para Dios»

Marek decidió ser un hombre diferente. Los amigos le dijeron que estaba loco, no creían en su transformación.

El hombre terminó la escuela y se convirtió en terapeuta de adicciones. Trabajó en la fundación «Tulipan», que ayuda a exconvictos. Recientemente, comenzó a trabajar con la Asociación «Oficyna» y es instructor de terapia de adicciones. Viaja por las cárceles, visita los centros de detención de menores y da testimonio. Habla de su pasado. Queda con los chicos con los que estuvo en prisión. También trabajó en un hospicio. «Para Dios, nada es imposible», admite Marek.

Años más tarde, Marek perdonó a su padre fallecido. «Con Dios, la maldición se convierte en bendición. El verdadero héroe en mi vida es Jesucristo, y el más fuerte no es el que tiene los músculos más grandes, sino el que cruza las manos en oración», explica.

De Fátima a Lourdes

Marek también trabaja para la fundación Dobrego Łotra, «Buen Ladrón», cuyo santo patrono es San Dimas. Es miembro de la comunidad de Peregrinos de la Divina Misericordia. Hace unos años hizo una peregrinación desde Fátima a Lourdes. Ha superado los 3.000 kilómetros.

Ocurrieron milagros durante el trayecto. «El Espíritu Santo me dijo que estaría en esta peregrinación durante 40 días. Y, de hecho, después de 40 días, me robaron los zapatos en París. De allí, me fui con dos amigos a un lugar cercano a París, a las Hermanas de Nazaret. Empecé a preocuparme cómo voy a volver a casa porque me quedaba poco dinero. No sabía si sería suficiente para un billete», recuerda Marek.

La conversión es una lucha diaria

Surgieron dudas y preocupaciones. De repente, el hombre se dio cuenta de que había caminado mil kilómetros y que sus temores por la existencia eran infundados.

«Fui a la iglesia y se lo di todo a Dios. Cuando salí de la misa, una monja se me acercó y me dijo que me había encontrado un patrocinador. Ella me dijo que fuera a darle las gracias porque me había comprado un billete», explica Marek.

Resultó que el billete lo compró el señor Hieronim, un polaco de 89 años que vive en Francia. El anciano también le entregó a Marek 200 euros y le agradeció por encontrarse con él en su camino. «Me sorprendí porque vine a agradecerle y él también lo hizo».

«Esta situación me hizo pensar que donde está Dios, habrá dos partes dándose las gracias», dice Marek. Y agrega: «La conversión es una lucha diaria con uno mismo, con la sensualidad, con las tentaciones del cuerpo, pero la experiencia de la presencia de Dios en la vida construye mi humanidad y me muestra lo más importante.»

Tags:
asesinatocatolicismoconversionvida
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.