Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 30 septiembre |
San Jerónimo
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Divorciados, optaron por permanecer fieles a su cónyuge ausente

shutterstock_1070212697.jpg

YAKOBCHUK VIACHESLAV I Shutterstock

Mathilde De Robien - publicado el 28/11/21

Debido a que el vínculo matrimonial permanece más allá de la separación o el divorcio, dos personas divorciadas dan testimonio de su fidelidad a Cristo y a su cónyuge. Una manera, aunque dolorosa y difícil a veces, de responder a la vocación al amor que Dios desea para todos

Por paradójico que parezca, Marie y François, ambos divorciados, desean permanecer fieles a su sacramento del matrimonio. Un deseo que se les impuso como una descarga eléctrica. Un deseo que permanecía en lo más profundo de sus corazones y que se reveló a través de las palabras de un sacerdote.

Marie tiene 62 años. Estuvo casada unos diez años antes de divorciarse a los 36 años y es madre de dos hijos. Su pareja comenzó a pasar por momentos difíciles cuando nacieron sus hijos. “Mi esposo no estaba listo para asumir su responsabilidad como padre. Pasamos de crisis en crisis, intentamos trabajar un poco en nosotros mismos pero él se negó a plantearse el problema. Llegó hasta la violencia física por su parte. A partir de ese momento, la línea roja se había cruzado y pedí el divorcio ”. 

François, de 60 años, está casado (el presente, para él, es importante) 36 años y está divorciado civilmente desde hace veinte años. Es padre de tres hijas. Él y su esposa invirtieron mucho en sus respectivos trabajos. Habían dejado a Dios a un lado, confiando en sus propias fuerzas. Y poco a poco, “sus caminos de vida se convirtieron en caminos de soledad”. 

«En matrimonio no sois dos, sino tres»

Estas situaciones dolorosas y los divorcios resultantes ponen patas arriba sus vidas. Marie dice que estuvo al borde del suicidio y solo sobrevivió por sus dos hijos, que entonces tenían 6 y 3 años. Queda en ella un inmenso cuestionamiento sobre el sentido de la vida, el matrimonio y el calvario que está atravesando. 

«¿Qué hice mal? ¿Dónde nos estrellamos? Encontrar respuestas a todo esto fue para mí una cuestión de supervivencia, y es tratando de responderla y de ver un sentido que llegué a Dios y a la convicción de que Cristo salva ”, explica. 

Al leer el libro Refaire sa vie? Refaire sa vie ? Lettre ouverte à une divorcée (EdB, 1996) del P. Michel Martin-Prével, una frase le abre otro horizonte: “El sacerdote escribió: en el matrimonio no sois dos, sino tres. Estas palabras me abrumaron. ¡Yo no estaba sola! Me di cuenta de que Dios siempre estaba ahí y que podía contar con él. Yo, que no me veía continuar mi vida sola, sin recursos y con dos hijos, sentí una gran paz interior, una confianza en la fidelidad del Señor que siempre estará a mi lado”. 

Por su parte, François también confía: “Cristo estuvo allí desde el principio pero yo no lo sabía. Solo lo descubrí a través del calvario de la separación ”.

«Incluso si mi esposa ya no me acepta como esposo, quiero su bien».

El padre Michel Martin-Prével, padre, abuelo y sacerdote, muy comprometido con las parejas en dificultad a través de los cursos de Tobie y Sarah y muchas obras , especifica a Aleteia que el matrimonio implica efectivamente a tres personas: Dios, el hombre y la mujer. “La fidelidad es al Señor primero, luego al otro, de otra forma, pero sigue siendo la misma, como hijo o hija de Dios. Después de la separación, queda todavía la gracia activa del sacramento del matrimonio, precisamente por su indisolubilidad ”. 

«Estás casado «

Cuando la esposa de François pide terminar su vida juntos, se produce un colapso. Una vez declarado el divorcio, se pregunta qué sentido dar a esta «vida después». Aquel que se había distanciado de la práctica religiosa comenzó a ir regularmente a misa y encontró en el sacramento de la reconciliación un bálsamo para curar sus heridas, así como la gracia de perdonarse a sí mismo y a su esposa. 

Un día, un sacerdote le dijo esta sencilla palabra: “Estás casado”. “Esta frase, que podría parecer inocua, reflejaba exactamente la realidad que llevaba en lo más profundo de mi corazón”, recuerda. “Me permitió encontrar sentido a mi vida. Fui llamado a un camino de fidelidad, de perdón, de esperanza. Incluso después del divorcio, el sacramento del matrimonio tiene el poder de vida y salvación ”. 

El amor es posible en la separación

“En la separación, la fidelidad es también una forma muy real, aunque paradójica, de vivir el amor”, comenta el padre Michel Martin-Prével. «¿No es el amor de los enemigos más grande que el de los amigos?». Sin embargo, el divorcio lleva en última instancia a amar al que se ha convertido en enemigo”. Esto es lo que testifica François hoy. “Algo de la gracia del sacramento del matrimonio todavía pasa entre nosotros. Nos edifica a pesar de todo. Incluso si mi esposa ya no me acepta como esposo, busco el bien de mi esposa”, confiesa. “El sacramento del matrimonio sigue transformando mi corazón y llamándome al amor, de una manera diferente a lo que hemos experimentado durante nuestra vida juntos”.

“Porque el vínculo conyugal permanece más allá de la separación, no por una ley de la Iglesia, sino según la ley natural del amor, la gracia sacramental del matrimonio lleva este amor en su debilidad y en su pobreza”, subraya el P. Michel Martin-Prével. “Los efectos del sacramento perduran más allá de la separación y aún dan lugar a una vocación al amor. Compañeros de la eternidad o casi, se entregan para llevarse uno a otro, siendo responsables del alma del otro ”. Una disposición del corazón facilitada por una vida de oración, la Eucaristía y el apoyo de una comunidad fraterna, como propone, por ejemplo, la Comunión de Nuestra Señora de la Alianza, que reúne a hombres y mujeres comprometidos en un matrimonio sacramental y que viven solos después de la separación o el divorcio.

«Estos testigos de la fidelidad conyugal comprueban como Dios es fiel al hombre a pesar de sus negativas, y como Jesús es fiel a su Padre a pesar del abandono de su familia», observa el padre Michel Martin-Prével. Hacen suyas las palabras de Cristo: «Lo que Dios ha unido, el hombre no debe separarlo» ( Mt 19, 6 ).

Padres juntos

El Papa Francisco tiene palabras muy fuertes en Amoris Laetitia sobre hijos de padres divorciados. Da una línea clara de conducta: «Que los hijos no sean los que carguen con el peso de esta separación, que no sean usados ​​como rehenes contra el otro cónyuge, que crezcan escuchando a su madre decir cosas buenas de su papá» aunque no estén juntos, y que su papá hable bien de su mamá ”. 

François se sintió profundamente conmovido por estas palabras de su esposa divorciada: “Nuestras hijas tienen la suerte de tenerte como padre”. Que todos los padres separados asuman juntos y con el mismo entusiasmo la educación de sus hijos. Porque «los padres divorciados siempre están dotados de la gracia de la educación y santificación de sus hijos», especifica el padre Michel Martin-Prével. François va aún más lejos: tomar en serio su papel de padre es una forma de permanecer fiel. «Al asumir mi paternidad, me uno al corazón de su madre».

Se han cambiado los nombres.

Tags:
amor de parejaAmoris laetitiadivorciomatrimonionulidad matrimonialparejaseparación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.