Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 27 noviembre |
La Medalla Milagrosa
Aleteia logo
Cultura e Historia
separateurCreated with Sketch.

Kipling: sueño y realidad del reino

RUDYARD KIPLING

Public domain

Manuel Ballester - publicado el 27/11/21

"Si un rey no puede cantar no vale la pena ser rey"

Tras haber rechazado galardones como la Orden del Mérito del Reino Unido o el título de sir de Caballero de la Orden del Imperio Británico, Rudyard Kipling (1865-1936) aceptó el Premio Nobel de Literatura (1907) convirtiéndose así en el primer escritor británico en recibir ese honor y, en ese momento, el escritor más joven en obtenerlo.

Se trata de un escritor prolífico, de escritura ágil e imaginativa. Recordemos obras como El libro de la selva (1894), Capitanes intrépidos (1896), Kim (1901) o el célebre poema If.
Bastantes de sus historias han conocido diversas adaptaciones cinematográficas.

El hombre que pudo reinar

Entre ellas, su relato corto El hombre que pudo reinar (The Man Who Would Be King, 1888) en el que Sean Connery y Michael Caine encarnan a los protagonistas de la historia: unos buscavidas ingleses en la India. Kipling se refiere a ellos como trotamundos y vagos, «dos lunáticos inofensivos», trúhanes que van trampeando para sobrevivir. Tienen, también, formación militar.

Y elaboran un plan: para empezar, abandonarán la India («este país no es lo suficientemente grande para nosotros») y se dirigirán a un lugar cercano a Afganistán, una tierra en la que haya conflictos. Allí, apoyados en su superioridad militar, convertirán a los nativos en soldados, triunfarán sobre los enemigos, derrocarán al rey y se pondrán en su lugar. En resumen: «Nos vamos de aquí para ser reyes».

Sin entrar en los detalles que el lector podrá disfrutar, digamos que el plan funciona y funciona muy bien. A los nativos, «hasta esos sacacorchos hechos a mano les parecían un milagro», no digamos ya el armamento, la estrategia militar o la técnica agrícola.
El resultado, como decimos, es un éxito. Son tomados por reyes; más aún: por dioses. «La rueda del mundo repite el mismo ciclo una y otra vez»: ellos mismos creen su mentira. Ahora no querrán simplemente enriquecerse (como los trúhanes que realmente son), ni siquiera quieren organizar un reino. Un dios no puede conformarse con un simple reino: crearán un imperio y una dinastía.

Son superiores. Dioses. ¡Son dioses! Pero eso tiene un precio.

Un día querrá una esposa que le dé hijos que puedan heredar el imperio. Buscar esposa y herederos es algo asequible y común para cualquier humano. Difícil para un rey. Inaudito para un dios.

Los nativos temen: «¿Cómo van a casarse hijas de hombres con dioses o diablos? No está bien; How can daughters of men marry gods or devils? It’s not proper».

El relato muestra, en definitiva, la historia del que hombre que puede reinar si es lo suficientemente modesto para poner su superioridad (técnica o de cualquier otra índole) al servicio de sus súbditos pero que se despeña si olvida quién es y cuál es el sentido de lo que sabe y posee.

Un hombre puede ser rey. Y, por tanto, disfrutar de su posición: «si un rey no puede cantar no vale la pena ser rey». Pero no puede olvidar que es humano, mortal. Sólo así cantará agradeciendo lo que la vida le ha dado.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.