Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 17 agosto |
Santa Beatriz de Silva
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cómo pasar días de prueba sin desanimarse

FRUSTRATED

Shutterstock | fizkes

Cecilia Zinicola - publicado el 27/11/21

Las palabras de la beata Madre Clelia nos ayudan a reanimar la confianza y fortalecernos en los momentos difíciles

La Beata Madre Clelia Merloni, fundadora de las Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús, ha dejado en sus cartas algunos consejos útiles para pasar los momentos difíciles renovando la confianza en Dios. Y es que en algún momento todos tenemos que atravesar desafíos.

Ella afirma que “las almas que siguieron fielmente a Jesús sintieron semejantes altibajos de alegría y tristeza, de devoción y de aridez, de paz y de tentación. Y cuando parecía que Jesús se alejaba de ellas, sentían toda su debilidad; pero no se desanimaban porque estaban seguras de la ayuda de Jesús”. Esa es la certeza necesaria para salir adelante.

“El desánimo no sirve más que para debilitar las fuerzas del espíritu. La hiedra, dejada a sí misma, sólo puede arrastrarse por el suelo; pero, adherida a un gran árbol, se alza hasta las más altas cimas: imagen fiel del alma que camina unida a Dios, que triunfa sin que ninguna tentación pueda abatirla ni pasión alguna vencerla.”

Cuando sentimos que estamos dejando que la ansiedad nos arrastre o nuestra fe se va desvaneciendo, tener presente ciertas verdades de Jesús pueden ayudarnos a retomar el camino para enfrentar la tentación de la soledad, la culpa, la falta de esperanza o la desesperación.

Jesús nunca te abandona: persevera en la oración

Cuando estamos atravesando un momento difícil y sentimos que no somos escuchados, nos cuesta mucho recordar que Jesús está con nosotros. En esos casos, una de las tentaciones habituales es sentir que nos hemos quedado profundamente solos y abandonados.

Sin embargo, la Madre Clelia nos anima a “sufrir con paz estas demoras” recordando que “Jesús nos prometió su ayuda en toda circunstancia y que jamás nos abandonará”. Si estás pasando por esa prueba de la soledad y sientes que Dios no está a tu lado, “no te angusties; ármate de coraje, y espera pacientemente su retorno.”

Recurre a la oración porque “Dios prometió su auxilio a la oración perseverante, y la perseverancia tiene su razón de ser cuando Dios tarda en concedernos sus gracias”. La oración es un acto que afirma nuestra confianza. Una palabra o un pensamiento en los brazos de Jesús, ayudan a atravesar pacientemente los sentimientos de soledad.

Podemos hacerlo con un simple “Jesús, en ti confío” o siguiendo a la Santa diciendo: “Dios mío, sólo porque tardas en escucharme, espero que me escucharás; y cuanto más me rechaces, tanto más me abandonaré con ardor confidencial entre tus brazos paternos.”

Jesús es misericordioso: pide perdón

Otra de las tentaciones cuando estamos sufriendo son los pensamientos de culpa que pueden derribarnos aún más y hacernos olvidar la infinita misericordia de Jesús.

Todo cristiano sabe que el mayor progreso en la virtud se da en los momentos de aridez. Es verdad que es un estado triste porque muchas veces estos sufrimientos son consecuencias de nuestros actos errados, pero una vez más la Santa nos dice que no nos desanimemos.

Si reconoces tus errores, tómalo como una oportunidad para tu conversión: “Pide perdón, haz un acto de reparación y promete a Jesús que, de ahora en adelante, pondrás más atención en evitar todo lo que pueda disgustarlo.”

Cuando vemos nuestras miserias, podemos llevar nuestra alma a la práctica de la humildad, la penitencia, a la reforma completa de nuestra vida, pero “si nos quedamos en el despecho, desconsuelo o desánimo, nos hacemos daño”.

La beata nos dice: “Lloremos porque somos miserables, pero que nuestro llanto siempre esté acompañado por el firme propósito de cambiar para mejor nuestra vida, practicando la humildad y confiando siempre en la divina misericordia”.

Jesús te ama: contempla la bondad divina

Otros de los sentimientos más frecuentes en los momentos difíciles es ver todo lo malo, como si una fuerza nos empujara a quedarnos en un sitio oscuro siendo incapaces de ver la bondad que nos rodea en medio del sufrimiento.

Para evitar esto, la beata nos anima a poner la mirada en el Corazón de Jesús, que es un corazón que nos ama. El amor es esa fuerza que nos impulsa a reconocer lo bueno, aun en medio del caos. Y es que incluso las situaciones desafiantes esconden gracias ocultas.

La santa nos dice: “Debes comenzar poco a poco y con suavidad, confiando ilimitadamente en el divino Corazón de Jesús que te llama diciendo: ‘Vengan a Mí todos ustedes que están cansados y agobiados y Yo los aliviaré. Todos ustedes, que tienen sed, vengan a la fuente.’”

Y afirma: “No ceses de repetir con la mente y el corazón esta breve oración:

«Sangre y Llagas de mi Jesús, sean mi fuerza, mi sostén, mis armas en los combates espirituales, morales, físicos y temporales. Sean mis victorias, mis méritos y mis virtudes.”

Realizado este acto y repitiéndolo varias veces al día, “esfuérzate y estudia con toda la firmeza posible, sea interna como externamente, para aproximarte con todas las potencias de tu alma a las cosas que te estimulan y te hacen apreciar siempre más la bondad, la amabilidad y la infinita caridad de Jesús.”

Jesús te guía: busca descanso en la Cruz

Muchas veces cuando buscamos un rumbo en momentos de crisis, la tendencia es la de poner el foco en uno mismo. Nos estresamos más en nuestro “ruido” escuchando opiniones, cuando en realidad eso no hace más que abrumarnos más y generarnos mucha ansiedad.

En este sentido, la santa nos recuerda que la clave “es saber negarse a uno mismo en todo tiempo y en cada cosa”. Ir a ese lugar de descanso “a los pies de Jesucristo” y escuchar aquello que nos dice en un “silencio santo”. Solo buscándolo con sinceridad -y no a nosotros mismos-, es cuando podemos encontrarlo en lo más íntimo de nuestra alma.

Uno de los obstáculos para tener paz es la ansiedad que asumimos cuando “sujetamos el espíritu arrastrándolo detrás de una u otra cosa, imponiéndole a Dios que nos conduzca por el camino que queremos, y esforzándonos a caminar hacia donde nos lleva nuestra imaginación, con la ilusión de que estamos haciendo su Voluntad”.

“Esto no es otra cosa que buscar a Dios huyendo de Dios, porque no se puede encontrar a Dios poniendo términos o límites con nuestra imaginación, ya que Él es infinito”. Deja guiarte y donde Él se te manifieste, deja todo y no vayas más allá de lo que te está permitido; olvida todo lo demás y reposa en Jesús”. Que tu esfuerzo sea permanecer con Él en la Cruz.

Si Jesús ha pasado por la Cruz más grande, intenta imitarlo en todo lo que te sea posible. Abraza la Cruz, con la cual Él se ha entregado por ti que eres su amigo y recuerda “que espera de ti este arrojo filial y confidente de todo tu ser para hacer tu alma aguerrida, para purificarla y darle una fuerza hercúlea en el Océano de su purísimo y divino Corazón.”

Tags:
depresiondificultadestrespreocupación
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.