Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Nacida en Auschwitz y escondida en un taburete. «Chupé el miedo con la leche de mi madre»

STEFANIA WERNIK

fot. Agnieszka Bugała

Stefania Wernik con su madre, Anna Piekarz, están mirando el número 79414, que su madre usó durante el resto de su vida.

Agnieszka Bugała - publicado el 24/11/21

Nací el 8 de noviembre de 1944 en el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau. Inmediatamente después de nacer, me tatuaron el número 89136 en mi pierna izquierda, pero hoy ya no se puede ver, solo queda una marca lívida. Mamá lloró mucho cuando me trajeron con ese número. Fui hija primogénita de mis padres, muy esperada, dice la Sra. Stefania.

Stefania Wernik tiene ahora 77 años, vive en Osiek cerca de Olkusz, es la esposa de Jan (durante 58 años), madre, abuela y bisabuela. Alegre y sonriente. Cuando habla, llamas brillantes se iluminan en sus ojos. Su vida adulta ha resultado feliz, solo en su certificado de nacimiento, en su lugar de nacimiento, tiene una dirección que todavía le causa escalofríos: Auschwitz-Birkenau.

Sabemos por los documentos disponibles que, en el campo de Auschwitz, la partera Stanisława Leszczyńska atendió a más de 3.000 partos. Entre ellos se encuentra el de Stefcia Piekarz.

Stefcia Piekarz en Auschwitz. Bajo el corazón de mamá

Durante la guerra, hacía falta de todo y la madre de Stefania dejó su ciudad para visitar a sus padres que vivían en Osiek, cerca de Olkusz. Era abril, hacía calor, tenía que recorrer unos 10 km, pero los alemanes la atraparon durante una redada de mujeres contrabandistas y la arrestaron con ellas. Anna no llevaba nada encima, pero era irrelevante para los alemanes. Las mujeres capturadas fueron llevadas a Olkusz, y de allí, después de un día de prisión, a Auschwitz. Anna no dijo que estaba en el segundo mes de embarazo.

– Cuando llegaron allí, una mujer alemana las esperaba en la rampa: ‘¡¿Sabeís dónde habéis llegado, zugangs?! ¡Este es un campo de exterminio! ¡Desde aquí solo se puede salir por la chimenea!”. Luego las llevaron a los baños, las afeitaron y las obligaron a ponerse uniformes a rayas. El agua apestaba, la ropa estaba rígida por la suciedad, los zuecos de madera lastimaban los pies descalzos y pesaban. – la Sra. Stefania recuerda las historias de su madre.

En los documentos del campo escribieron: Piekarz Anna, número 79414, nacida el 13 de julio de 1918. Llegó a KL Auschwitz el 14 de mayo de 1944, a la edad de 26 años, y fue alojada en el barracón número 11.

Auschwitz. Experimentos del «ángel de la muerte»

La Sra. Stefania dice que, afortunadamente, ella misma no recuerda nada y que su madre nunca quiso hablar demasiado sobre el campamento. – Estuvimos allí dos veces juntas, pero no dijo mucho. Solo poco antes de su muerte, cuando perdió el contacto con la realidad, solía gritar en sueños: que estaba de rodillas en el agua, que caminaban, que le dolían mucho las piernas, que hacía frío, que él le quitará a Stefcia … – dice Stefania, quien de recién nacida y de bebé fue sometida a experimentos médicos.

Mamá recordaba que nada más nacer, Mengele se la quitaba a la fuerza de sus brazos, y cuando la traían de vuelta, lloraba durante horas y nadie podía calmarla.

Los recién nacidos en Auschwitz. Nacer para morir

Hasta mayo de 1943, los niños nacidos en el campo fueron cruelmente asesinados: ahogados en un barril. Después de cada parto, un gorgoteo fuerte y un chorro de agua largo, a veces persistente, llegaba a los oídos de las obstetras. Poco después, la madre podía ver el cuerpo de su hijo tirado frente al bloque y desgarrado por las ratas», señaló la partera del campamento Stanisława Leszczyńska en el Informe de partera de Auschwitz. No había pañales, vendajes, analgésicos ni desinfectantes. Ni siquiera había agua. Según Stanisława Leszczyńska, recogía los restos de hierbas amargas de las tazas que no habían bebido las prisioneras, lavaba a los recién nacidos con estos restos y cortaba el cordón umbilical con unas tijeras oxidadas.

En agosto, Anna Piekarz ya estaba en el camión, se suponía que debía ir al campamento de Ravensbrück. Entonces su amiga Hela le dijo al «capo» que Anna estaba embarazada. La sacaron del camión y la trasladaron al barracón 15, también fue tachada de la lista de trabajos pesados.

STEFANIA WERNIK

El nacimiento

El parto de la pequeña Stefania duró tres días en el campamento, de lunes a miércoles. La madre Anna estaba tan débil que no tenía fuerzas para dar a luz. Desnutrida, hambrienta durante muchos meses, demacrada y con frío, dio a luz en el hospital del campamento. No recordaba tener a nadie con ella, aunque parece, según el Informe de … Stanisława Leszczyńska, que en el trabajo de parto siempre la estaba ayudando alguien. Después de dar a luz, estuvo enferma durante dos semanas y tuvo mucha leche, aunque no se sabe por qué: pesaba solo 28 kg. Las mujeres del barracón confeccionaron ropitas de bebé de la tela de los uniformes a rayas, una manta y una pequeña almohada para la pequeña Stefcia. Pero se acercaba el invierno, y esas telas raídas llenas de piojos no calentaban el cuerpo helado lavado con agua helada.

Cuando llegó la liberación del campo, mi madre me sacó, escondida en un taburete, que arrastró por la nieve hasta Libiąż. Allí nos acogieron buenas personas. Entonces alguien se lo notificó a papá, ¡pero él no lo creyó! Finalmente vino y nos llevó a casa. Todos los de la zona vinieron, como si hubiera ocurrido algún milagro… – recuerda Stefania.

De hecho, ambas sobrevivieron milagrosamente para ver el 27 de enero de 1945, el día en que se liberó el campo. Los alemanes destruían documentos, estallaban incendios, pero las puertas estaban abiertas y Anna Piekarz decidió escapar. Envolvió a la niña en una manta o un abrigo, no lo recordaba. Dio la vuelta a un taburete, metió a Stefcia dentro, ató una cuerda a las patas del taburete y arrastró a la niña escondida en él por la nieve … No tenía fuerzas para cargar a su hija, estaba demasiado débil.

– Después de un tiempo, mi papá fue a la oficina de registro para informar de mi nacimiento, pero como mi lugar de nacimiento puso Czubrowice – dice Stefania. ¿Por qué? – Tenía miedo de que los alemanes me llevaran. No fue hasta 1977 que corregí mi certificado de nacimiento ante el tribunal de Cracovia.

– Si bien el nombre de Auschwitz simplemente evoca tristeza en los documentos, se asemeja al sufrimiento de mamá, el cuerpo no quiere olvidar esta pesadilla. Las enfermedades de las mujeres de mi familia son hereditarias, tuve la piel en mi cabeza arrugada como una coliflor hasta los dieciséis años, y el miedo succionado con la leche de una madre asustada me acompaña hasta el día de hoy … – dice la Sra. Stefania.

Tags:
Auschwitzhistorianazismosegunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.