Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 07 diciembre |
San Nicolás
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cuando los niños quieren ir a dormir a casa de sus amigos

KIDS

Pxhere-Public domain

Mar Dorrio - publicado el 24/11/21

Consejos para el día en que tus hijos vayan a casa de los amiguitos o cuando tú seas el anfitrión

¿Te has levantado a las dos de la madrugada para devolver a la amiga de tu hija a su casa cuando se despertó llorando? He de reconocer que, al revés, es decir, tener que ir a recoger a uno de nuestros niños en medio de la noche, no nos ha pasado nunca. Pero llevar medio en pìjama a una niña desconsolada en mitad de la noche ya consta en nuestro currículum.

Los niños se parecen muy poco a las uvas, que puedes calcular su grado de madurez con la vista y el tacto. No es algo obvio saber si un niño está maduro para ir a dormir a casa de un amigo. Pueden llevar semanas deseando e insistiendo, como sólo ellos saben insistir para, después de dos horas, llamarte hechos un mar de lágrimas pidiéndote que, por favor, los vayas a recoger.

Tips para que todo resulte bien

Sin embargo, se pueden hacer algunas recomendaciones:

– El primer tip que voy a dejaros, cae de cajón: los niños que ya están acostumbrados, que ya han dormido en casa de tíos, abuelos, etc., sin sus padres, pasarán la noche fuera de su zona de confort sin correr demasiados riesgos.

– Al niño le tiene que apetecer, que no sea un compromiso, una idea de las madres. Tú y yo sabemos que esto pasa algunas veces.

– Llevar un peluche, una manta, les hace sentirse como en casa, pero, en su defecto, no hay nada, absolutamente nada, como un hermano, para que se sientan en cualquier lugar como en su propia casa. Así que, si tienes la oportunidad de que vayan juntos las primeras veces, será estupendo, porque ya sabes que esto facilita mucho la tarea.

– Es preferible que el niño tenga confianza con los padres anfitriones a que el niño de la casa ostente el título de “el mejor super-amigo de la clase”.

– Puede ser importante darle seguridad con el tema de la comida, decirle qué alimentos va a comer. Son muchos los niños que no se atreven a salir de su casa por saberse malos comedores.

– Es conveniente explicarle que os puede llamar por teléfono en cualquier momento, escribiéndole los teléfonos en un papel. Esto le reconfortará y le dará seguridad.

KIDS
A los niños les suele gustar mucho ir a casa de sus amiguitos.

Ser un buen anfitrión de gente menuda

Y, ¿si eres el padre que invita? Procura que esos invitados pequeñajos estén a gusto. Ser un buen anfitrión de gente menuda es más difícil que sacar el Ferrero Rocher a tiempo:

Procura no regañar a tu hijo con vehemencia delante de los invitados. Cuando hay invitados, los niños están nerviosos, estridentes, creando un ambiente de histeria generalizado (que se triplica en caso de que sean mujeres). Ten calma. Es una noche toledana la que te espera por delante, pero, ¿acaso no lo sabías…?

Una amiga mía, muy simpática, me hizo el siguiente comentario respecto a una de esas noches en blanco con preadolescentes: “Pero de ésta se acordarán agradecidos, no como de las noches que pasamos en blanco con los gases, las lactancias del primer año; estas noches dan puntos”.

Esfuérzate en sacar a relucir tu lado más amable y cariñoso, y asume que los invitados no conocen las reglas de convivencia de tu hogar. Exígeles las más esenciales después de explicárselas de una forma simpática. Por ejemplo: «No comemos en el sofá desde que, una tarde, el abuelo se dejó unas migas y nos invadieron las hormigas”.

Intenta ser asertivo. No pretendas educar al invitado. Aplica la teología del hogar. Aprenderán más del aire que se respira en tu casa, de cómo os queréis, que de un curso de protocolo y buenos modales.

En cuanto al hijo anfitrión

La ilusión y el nerviosismo de vuestro peque por pasar la noche con un amigo puede sacar su peor lado a las dos, las tres, o las cuatro de la mañana. Habla mucho con él antes de que esto ocurra. Tiene que estar a la altura. No sólo hay que tener madurez para dormir fuera, también hay que tener madurez para recibir en casa.

Tu hijo no puede consentir que alguien de fuera apisone a sus hermanos en su propia casa. Él tiene que ser quien se ocupe de que esto no ocurra.

Y tampoco puede cansarse de sus amigos y ponerse a jugar él solo a la Play. Tiene que estar atento a las necesidades de sus invitados, a sus estados de ánimo, a sus preferencias…, hasta el último minuto.

Ser prácticos

– Si un niño visitante no tiene consuelo y quiere irse a su casa, no tienes otra opción: ponte algo rápido y llévale a su casa, con una estupenda cara de dormido extremadamente amigable, como si hicieses eso todo los días…

Algo que deben saber los niños

Posdata: Dormir en casa de un amigo o tener un invitado en casa ha de ser una excepción. Que no se acostumbre. Esto no es una obligación más de la paternidad.
Hemos de enseñar a nuestros hijos a preguntar discretamente, a no preguntar nunca delante del niño, de sus padres, o de otras personas, si el amiguito se puede quedar a dormir. Podemos tener la nevera casi vacía, cansancio acumulado, estar disgustados por un problema familiar o laboral; hay muchas razones por las que el plan puede no ser conveniente y no tenemos por qué dar explicaciones.

¿Ir a casa de desconocidos?

Por último, nuestros hijos tienen que entender que no seríamos buenos padres si les dejásemos ir a casa de personas que no conocemos. Esto va a traer muchas discusiones, sobre todo a medida que avanzan hacia la adolescencia. En casa, desde muy pequeños, les decimos que pueden traer invitados, pero no pueden ir a casa de desconocidos. Y ellos son los que deben evitarnos situaciones comprometidas: si un niño de familia desconocida les invita a su casa, que digan que están cansados, que no les apetece, que mejor en otro momento…
En conclusión, estas fiestas de pijamas son como la vida misma: nos dan trabajo, quebraderos de cabeza, o noches en vela. Pero, a cambio, los niños adquieren madurez e independencia, tanto si van como si reciben. E incluso son un camino para acercar a las personas a Dios. ¿Te acuerdas de lo que decían de los primeros cristianos?: “¡Mirad cómo se aman!”. Que estos pequeños invitados noten cómo os queréis en casa. Fiestas de pijamas… why not?

Tags:
adolescenciacomo criar a los niñoseducaciónniñospadres-hijos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.