Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

El rostro de Jesús Misericordioso según la visión del P. Dolindo Ruotolo

JEZUS

Jozef Klopacka | Shutterstock

Anna Gebalska-Berekets - publicado el 22/11/21

Sobre la tumba de este Siervo de Dios en Nápoles cuelga un cuadro de Jesús que fue pintado según la visión del clérigo italiano. "¡Confía en Dios! Cuando vengas a mi tumba, toca, incluso desde más allá te responderé: confía en Dios": esta frase está grabada en la placa de mármol de la lápida

La tumba del padre Dolindo Ruotolo se encuentra en la Iglesia de San Giuseppe dei Vecchi en Nápoles. El rostro de Jesús es visible sobre su lugar de descanso eterno.

El sacerdote ordenó pintar un cuadro unos años antes de su muerte. ¡La historia de la creación de esta imagen es extraordinaria y vale la pena conocerla!

«Jesús, cuídalos tú»

Al Padre Dolindo se le veía con un saco lleno de piedras. Él los llamaba «sacos preciosos para el cielo». Esta fue una de las muchas formas de penitencia que ofreció por la salvación de las almas.

Llamaba benefactores a sus perseguidores porque le dieron la oportunidad de experimentar el sufrimiento que él asociaba con el sufrimiento de Jesús en la cruz.

El monje incluso tenía estigmas: pocos sabían de la profunda herida en su hombro derecho.

Muchas veces pedía la gracia de la conversión de las personas cercanas a él. «Jesús, cuídalos tú», repetía el monje en momentos difíciles.

Jesús pidió que le pintaran su imagen

Una de sus hijas espirituales fue Lucía Altomare La Porta. Un día, el Padre Ruotolo le pidió que pintara una imagen de Jesús.

Le explicó cada detalle, quería que el rostro del Salvador se pareciera al de la Sábana Santa de Turín.

Y que se pareciera también al de una fotografía misteriosa que fue tomada por una mujer mexicana.

(La foto misteriosa fue tomada en 1957. Una mujer mexicana fotografió el tabernáculo y después de revelar la foto, en lugar del tabernáculo y del altar solo se veía la imagen de Jesús).

Lucía estaba aterrorizada, no estaba segura de poder manejarlo. Finalmente, asumió esta tarea.

Antes de que la pintora comenzara su trabajo, el sacerdote bendijo sus manos y herramientas.

Los primeros tres bocetos fueron rechazados por el monje porque no se parecían a las imágenes elegidas para ser representadas.

La mujer dijo que podría no ser la persona adecuada para el trabajo. Le pidió al clérigo que buscara otro artista.

Entonces, el Padre Dolindo llevó a Lucía a la iglesia y le ordenó que se arrodillara. Le colocó un rosario en la cabeza, la bendijo y añadió:

«Ahora no debes preocuparte más, entrégate a Jesús, y ya no serás tú quien lo pinte, sino que Jesús lo hará con tus propias manos».

El P. Dolindo Ruotolo: «Esta imagen convertirá a la gente»

Después de terminar el trabajo, dijo: «¡Sí, es él!» En el nombre de Jesús, agradeció a Lucía con las siguientes palabras:

«Cuando me pintaste y tu pincel mojado en tu amor delineó los rasgos de mis ojos, yo te estaba mirando a ti y a tu familia».

En el reverso de la imagen pintada, el sacerdote escribió:

«Cada copia de esta imagen es como un grito, una oración a mi Reino de Amor».

También dijo que ese rostro de Jesús ayudaría a las personas a convertirse. «Esta imagen convertirá a la gente», subrayaba con frecuencia el P. Dolindo Ruotolo.

Jesús, en la pintura mencionada, tiene hermosos ojos azules, su mirada es profunda y conmovedora. El Salvador sonríe dulcemente.

Desafortunadamente, el original del cuadro fue robado, pero la Providencia quería que una copia fotográfica de la imagen se difundiera por el mundo, multiplicando los favores prometidos.

«Los ojos que pintaron a Jesús no pueden ver en la oscuridad»

Fieles quienes oraron ante la imagen de Jesús experimentaron curaciones milagrosas en cuerpo y alma. Una de esas personas fue Lucía, quien creó esta pintura.

Después de pintar el rostro del Salvador, dejó de ver, pero con el tiempo, milagrosamente recuperó la vista.

«Los ojos que pintaron a Jesús no pueden ver en la oscuridad», le dijo el P. Dolindo Ruotolo.

Cualquiera que llegue a la tumba del clérigo italiano mira esta imagen. Los peregrinos piden la gracia de la curación para ellos y sus seres queridos.

Grazia Ruotolo, la única pariente viviente del místico napolitano, también visita regularmente la tumba de su tío. Su padre, Umberto, era primo del Padre Dolindo.

En una entrevista para el diario italiano Avvenire, habla de las emociones que siente cada vez que visita la tumba de su tío.

«Dejó un testamento espiritual de que, incluso después de la muerte, siempre estará con los que vienen aquí», explica la mujer.

Fuentes: J. Bątkiewicz-Brożek, Jezu, Ty się tym zajmij. Tajemnica księdza Dolindo, Kraków 2018 [Jesús, cuídalos tú. El secreto del sacerdote Dolindo, Cracovia, 2018] cooperatores-veritatis.org; lalucedimaria.it; lanuovabq.it.

Tags:
imagenitaliajesucristomisericordiaoracióntestimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.