Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 diciembre |
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Dejarlo todo (y en familia) para ponerse al servicio de la Iglesia

CHILE

Comunicaciones Concepción

Pablo Cesio - Aleteia Chile - publicado el 19/11/21

De Francia a Concepción (Chile), un periplo sin ningún tipo de interés turístico y que implica un auténtico cambio de vida con el fin de trabajar por los demás

“¿Qué mueve a una familia a dejarlo todo y salir de su país para ponerse al servicio de la Iglesia? ¿Te has planteado dejarlo todo por el Señor y por los hermanos?”

Estas preguntas, que se hace la Iglesia de Chile, son las que cualquiera se podría hacer al conocer el caso de esta familia francesa.

Según una crónica publicada en ese medio, Paul Cruse y su esposa Marie-Liesse han tomado una decisión un poco “loca”. Este matrimonio francés, junto a sus tres hijos Agathe (7), Henri (5) y Jean (3), dejó a todos sus afectos más cercanos para trasladarse a Chile.

Pero no lo hicieron con el fin de encontrar un trabajo mejor o realizar algún periplo turístico durante algún tiempo en la otra parte del mundo. El verdadero motor de la decisión tuvo que ver con buscar hacer algo por los demás.

Espíritu de servicio

La voluntad de trabajar por los demás venía haciendo mella en la mente de este matrimonio desde hace algunos años, pero fue en 2020 el momento de la decisión. Fue ahí que se pusieron en contacto con Fidesco, una organización católica de solidaridad internacional.

“Fidesco envía voluntarios que ponen sus habilidades profesionales al servicio de proyectos de desarrollo que la Iglesia local lleva a cabo en los países del sur”, recuerda la web de la organización al hacer referencia a su misión.

Efectivamente, se trata de una organización que incluye a voluntarios con espíritu de servicio y con deseos de ser testigos de esperanza en otros países. Detrás de todo esto también se encuentra la Comunidad de Emmanuel.

Paul reconoció también que tenían familiares vinculados a la Comunidad Emmanuel y que cuando se pusieron en contacto con Fidesco firmaron “una hoja en blanco”.

Efectivamente, en ese momento lo único que quedaba en constancia era que “toda la familia estaba disponible para la misión durante dos años”, prosigue la Iglesia de Chile.

A la espera de la misión

Fue así que, en base al perfil de la familia, la organización decidió enviarlos a Chile, más específicamente a la localidad de Concepción. 

Paul junto a Marie-Liesse y sus hijos llegaron recientemente a Santiago, donde tuvieron una instancia de cuarentena por la pandemia del coronavirus, y posteriormente se dirigieron a la Casa Betania en Concepción, sitio en el que estarán un mes.

Lo que resta ahora para esta familia es poder reunirse con el arzobispo de Concepción,, monseñor Fernando Chomali, para conocer específicamente cuál será el trabajo y misión que desarrollarán en el lugar.

Mientras tanto, ahí estas personas, ejemplo de algo distinto y aquello de dejarlo todo (y en familia) para ponerse a trabajar por Dios lejos del lugar de origen.

Tags:
america latinachilefranciaiglesiaServicio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Oración




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.