Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 04 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Bacha posh: niñas afganas disfrazadas de hombres para trabajar

AFGHANISTAN-Bacha-posh-FEMALE-LABOUR-AFP

NOORULLAH SHIRZADA / AFP

Silvia Lucchetti - publicado el 17/11/21

Afganistán: una práctica antigua pero creciente en este país donde ser mujer, especialmente en las familias más pobres, es una vergüenza. Las niñas, socialmente masculinizadas por necesidad, son obligadas a regresar a la prisión en la que viven las mujeres con la pubertad

El cambio político y cultural que ha experimentado el Afganistán con el regreso al poder de los talibanes ha revivido dramáticamente el fenómeno de la condición de la mujer y la exclusión de la mujer de cualquier forma de vida social que no esté estrictamente vinculada al entorno familiar.

Pensamos que la imagen más descorazonadora de la condición de las mujeres afganas era la que las retrataba con el burka – por lo tanto ocultas a la mirada ajena y, de alguna manera, a la suya propia.

Pero, gracias también al libro de la periodista ganadora del Premio Pulitzer Jenny Nordberg: The Underground Girls of Kabul (Las chicas secretas de Kabul), nos vemos obligados a cambiar de opinión: hay cosas aún peores.

Chicas disfrazadas de chicos …

Si queremos que el tejido de traje aún revele una apariencia de feminidad, gracias al tipo de tejido, al color, a la presencia de algunos bordados. La máxima cancelación de la feminidad se llama «bacha posh», literalmente en el idioma dari «disfrazada de hombre» (Repubblica.it).

Es una tradición milenaria que tiene sus raíces principalmente en la pobreza de la gran mayoría de familias afganas en las que solo los varones encuentran trabajo, por lo que tener solo hijas es una verdadera vergüenza.

En muchas de estas situaciones, la «varita mágica» es bacha posh: pelo corto, chaqueta, ropa de hombre, un nuevo nombre y… ¡voilá! Aquí la niña se convierte en un niño, al menos hasta la pubertad, cuando casi siempre puede volver a ser una niña.

… por un poco de libertad

Las madres son las autoras del prodigio, que «disfrazan» la identidad de sus hijas ganándose la respetabilidad de ese varón nunca nacido en el mundo (¡qué vergüenza!) Y garantizándoles – custodias de un secreto que en muchos aspectos es un farsa, como saben los que conocen a la familia – un período limitado de cierta libertad que de otro modo se les negaría.

Bacha posh puede así salir de casa solo o acompañar a sus hermanas, ir a estudiar y trabajar para sostener a la familia, hacer deporte hasta el momento en que las hormonas se hagan cargo de la impostura.

Volver a la cárcel

¿Y en ese punto? Rebobina la cinta, te vuelves a poner en tus propios zapatos, un «vestido» listo para el matrimonio (decidido por otros) y para dar a luz hijos, si es posible, varones.

Habiendo crecido «libre» durante muchos años y teniendo que sufrir una metamorfosis por el contrario, regresar a la prisión del género femenino no es un «juego» en absoluto.

Para muchas, el viaje de regreso es traumático, y algunos de ellas deciden no hacerlo, continuando incluso de adultas fingiendo ser chicos.

Elaha de Mazar-e-Sharif, que vivió veinte años como varón, llega a decir:

Si mis padres me obligan a casarme, golpearé a mi esposo con tanta fuerza que terminaré en los tribunales.

(Avvenire)

Bacha posh: una forma severa de violencia

Muy poco consuelo ante la destrucción de esta grave forma de violencia que se perpetúa silenciosamente. Si bien los orígenes de esta práctica son muy antiguos, en las últimas décadas el bacha posh ha ido en aumento. Y se tornará dramático con el nuevo rumbo político-religioso del país y la extrema gravedad de sus condiciones económicas.

Jenny Nordberg concluye:

Si las niñas tuvieran derechos, no habría necesidad de pretender ser parte del género privilegiado. Esta es una sociedad donde los hombres tienen casi todos los derechos. En una sociedad segregada, siempre habrá quienes intentarán cruzar al otro lado.

Repubblica.it
Tags:
afganistanderechos humanosviolencia contra la mujer
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.