Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Un profesor jubilado da clases a un mendigo en la calle

NOTE

Shutterstock | Klever LeveL

Violeta Tejera - publicado el 15/11/21

Tiempo y ganas de ayudar a los demás. Eso es lo que tiene César, que da clases a un joven que pide en la calle. Le enseña para que pueda sacarse la ESO y encontrar un trabajo

El profesor. Se llama César de Miguel. Es ingeniero industrial y maestro y ahora ya está jubilado. Fue durante años profesor de Informática en la Universidad de Deusto y desde hace dos años ejerce de nuevo como docente. Esta vez, de forma muy diferente. Su aula es la calle y su alumno un joven migrantellegado a nuestro país en patera.

El alumno

Se llama Evans Isibor y vive en las calles de Bilbao. Es nigeriano, tiene 30 años y llegó a España, como otros miles en patera, buscando alcanzar las costas y  labrarse un futuro mejor. Tuvo que dejar a su familia en Nigeria y quiere formarse y trabajar para enviar dinero a los suyos.

Un mendigo con apuntes

Evans pide, en el suelo, con cartones. Al lado de una sucursal bancaria en el centro de la ciudad de Bilbao. Precisamente allí fue donde conoció a su maestro, a César. De tanto pasar a su lado un día se fijó en él. No era un mendigo cualquiera, mientras pedía tenía apuntes en la mano y estudiaba. Esto fue lo que le llamó la atención. Miguel se paró y se interesó por su historia. Evans intenta sacarse el graduado en secundaria y estudiar un ciclo de Formación Profesional para cumplir su sueño: ser albañil. Tener un empleo con el que poder dejar la calle y mantener a los suyos.

Clases de matemáticas en la calle

César no dudó en acercarse a hablar con él y prestarle su ayuda y conocimiento. Desde entonces Evans recibe clase de matemáticas, la asignatura que más le cuesta. César le instruye de forma habitual sentado a su lado, en la calle, cerca de la sucursal bancaria donde por primera vez vio a Evans estudiando.

Hay días mejores y otros peores. El hambre y la situación que atraviesa Evans hace que a veces pierda las ganas, que se venga abajo. Pero en ese momento, las palabras de aliento y el conocimiento de su profesor particular hace que Evans no se venga abajo y continúe con su empeño en graduarse. Encantado con la ayuda, reconoce que a veces se pone nervioso, porque su nuevo profesor es exigente.

Declaración de intenciones

Evans lo tiene claro, quiere trabajar. Sentirse útil y, sobre todo, ganarse por él mismo el dinero y el pan para vivir. Como él explica, y como se puede ver en el cartel que le acompaña en la calle, pide trabajo, no dinero. Puede pasar desapercibido pero es toda una declaración de intenciones. Eso es lo que quiere: Trabajar, hacerlo por sí mismo. Sentirse realizado y completo. Ganarse la vida con el sudor de su frente y ser capaz de mejorar y cumplir el sueño que le llevó a salir de su país en una barcaza. Sabe que esto va a ser temporal por eso pide ayuda para vivir mientras termina su formación con la ayuda de Miguel.

Vocación de maestro

Maestro, esa es la palabra que define a Miguel. Es docente, profesor, en su momento, titular de una asignatura en la universidad… pero sobre todo tiene la vocación de enseñar. Enseñar a quien lo necesita. A quien, por circunstancias de la vida, no ha podido terminar los estudios ni ir a la universidad. Miguel responde a esa llamada, la de un joven en la calle que busca un futuro. Un futuro al que Miguel puede y quiere acercar.

La imagen real es la de un maestro agachado junto a su alumno que, al tiempo que resuelve operaciones y problemas en un folio con su lápiz, pide acompañado de un cartón y una hucha buscando la solidaridad de la gente.

Es la ayuda desinteresada y el empeño de un hombre que busca el bien de otro sin esperar nada a cambio. Una imagen que me recuerda ese pasaje de la Biblia en Mateo 25 en el que preguntan a Jesús:  

¿Cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer ; o sediento y te dimos de beber?. Jesús responde: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños a mi me lo hicisteis”.

Aquí puedes ver a ambos, en la noticia que dio Antena 3.

Tags:
inmigrantesjornada mundial pobresmaestroobras de misericordiapobrezasolidaridad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.