Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Viajes
separateurCreated with Sketch.

El imponente legado de fray Francisco Tembleque

TEMBLEQUE

Shutterstock | Viagens e Caminhos

Jaime Septién - publicado el 14/11/21

Un Patrimonio Mundial construido con la fe del padre Tembleque y el trabajo de los indígenas

Cada 16 de noviembre se celebra el Día Internacional del Patrimonio Mundial, con el objetivo de dar a conocer, cuidar y preservar todos los sitios naturales y culturales que existen sobre nuestro planeta.

Se trata de un catálogo de los bienes naturales y culturales que forman parte de la riqueza y la herencia de toda la humanidad, según la definición de la UNESCO y el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios.

Dentro de los 35 sitios que tiene México, el país con mayor cantidad en América, hay uno de singular historia, que involucra la fe, el trabajo de un humilde sacerdote y la necesidad de contar con agua limpia en poblaciones asentadas en el semidesierto mexicano.

Se trata del acueducto del padre Tembleque, añadido al catálogo del Patrimonio en 2015, quizá la obra hidráulica más importante en los tres siglos que duró la colonia española en México, por encima incluso del célebre acueducto de la ciudad de Querétaro.

TEMBLEQUE

El acueducto lleva el apellido de un fraile franciscano, fray Francisco Tembleque (nacido en 1510, en el pueblo de Tembleque, provincia de Toledo, en España) quien tardó 17 años en construirlo, fusionando técnicas occidentales y mesoamericanas.

La historia que se cuenta del fraile es que, mientras oficiaba una Misa en el pueblo de Otumba, en los límites actuales de los estados de México y de Hidalgo, se dio cuenta que muchos de los naturales que asistían padecían diversas enfermedades producto de la falta de agua e higiene.

Ya habían sido construidos algunos pequeños acueductos en la zona semidesértica que rodea a la Ciudad de México, especialmente en la zona del convento franciscano de Tepeapulco, el más cercano a Otumba.

Cooperación y técnica

El padre Tembleque vio la posibilidad de traer agua a Otumba y también a los pueblos que rodeaban al convento de Todos los Santos, en Zempoala, donde él mismo vivía. Encontró un manantial a las faldas del cerro de Tecajete, alejado casi 50 kilómetros del destino al que quería llevar el agua, beneficiando a Otumba, Zempoala y Zacuala.

Al conocer la obra, que inició varios años más tarde, el rey Carlos V expidió una cédula real que eximió a Otumba de tener que pagar impuestos por tres años, para que así ese dinero se utilizase en la construcción del acueducto.

Los dos primeros años de ese lapso se emplearon únicamente en reunir el material necesario para la obra. Y ahí se acabó el dinero. Pero los pueblos que iban a ser beneficiados participaron con lo que podían: trabajo o venta de productos artesanales para darlo al acueducto.

Según los historiadores, fueron hasta cuarenta las comunidades indígenas que trabajaron bajo la tutela de este franciscano que además de la evangelización de los indígenas confío en ellos para la mano de obra que incluía canteros, albañiles, ayudantes, peones y carpinteros.

Se calcula que cada día, entre 400 y 600 personas acudían a trabajar en la construcción del acueducto: la mitad para cargar el material, y la otra en la albañilería. Los trabajos se extendieron por 17 años, y el acueducto fue finalmente terminado en 1572.

La combinación del conocimiento y la fe del padre Tembleque y la laboriosidad constante de los indígenas dieron como resultado un monumental acueducto de 48.22 kilómetros que, además de los arcos, elevados incluye canales, reservorios, y tanques de distribución subterráneos.

Para pasar por encima de barrancas, el padre Tembleque hizo construir seis puentes, siendo el más alto el que se alza sobre el río Papalote, en el tramo de Tepeyahualco. Ahí el acueducto se levanta sobre 137 arcos monumentales, hasta una altura de 39.65, rivalizando con los arcos romanos de Europa.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.