Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

¿El feísmo lleva a Dios? (una reflexión más allá de Halloween)

SKULLS

JuneChalida | Shutterstock

Pilar Velilla Flores - publicado el 11/11/21

Me pregunto si esa tendencia "artística" en alza nos inspira la existencia de un Ser Superior

Recientemente en las calles de nuestras ciudades se ha celebrado la fiesta de Halloween, y nos cuestionamos acerca de todo lo que envuelve a esta fecha y si este festejo es vehículo para mirar al Cielo.

¿Cuántas veces habremos contemplado un amanecer, con esa luz inimitable, y nos habremos quedado absortos ante la maravilla de la Creación que hace salir al sol puntualmente cada día?

¿Y qué me dices de tu cuerpo tan perfectamente diseñado, al que no le falta detalle, y cómo es capaz de funcionar y vivir?

Y, ¿te has fijado en la belleza de un embarazo humano y cómo a partir de la unión de dos células (el espermatozoide y el óvulo) se forma un bebé?

La Belleza de todo lo creado nos lleva a sospechar que hay Alguien que nos quiere mucho, un Ser perfecto que ha ideado todo este mundo para nuestro disfrute; porque todo lo creado por Dios es además bueno.

Incluso creaciones humanas como una pieza musical de Mozart, un cuadro de Velázquez o una poesía de Machado son canales hacia la Belleza, que nos lleva también Dios.

Pero, ¿y qué pasa con Halloween? No descubro nada nuevo si afirmo que no es precisamente una fiesta bonita… Es justo todo lo contrario.

Halloween y la exaltación de lo feo

Tumbas, zombis, esqueletos, telarañas, dráculas, brujas, demonios, druidas, calabazas, sustos, muertos, cicatrices, murciélagos, películas de terror, fantasmas…

WEDDING
Las telarañas forman parte del «atrezzo» de Halloween.

Caminar por la calle en vísperas de Todos los Santos resulta bastante aterrador. Los comercios se engalanan con colores negros y naranjas, con muchos de sus empleados disfrazados y maquillados de forma lúgubre.

Halloween es una fiesta que resalta lo feo, el feísmo demoníaco, y ese lado oscuro y misterioso que tiene la muerte. Dios, que es Vida y Resurrección, no tiene cabida. Y cuando no hay espacio para la Trinidad ocurre que por algún filón puede colarse otro ser, que es la antítesis de la belleza y es el padre de la mentira: el diablo.

Pero no se trata de demonizar el día 31 de octubre. Hay personas que celebran esta tradición sin mala fe, de una forma totalmente inocente, ya que les parece divertido el hecho de disfrazarse y tener la excusa de reunirse con amigos.

Sin embargo, creo que es bueno poner la cabeza y pensar el porqué de las cosas.

El origen de Halloween

El Halloween actual es la consecuencia de la transformación de una fiesta de origen celta, cerca de unos 27 siglos atrás. En ella se festejaba el fin del verano y de las cosechas (Samhein), y con la llegada del frío y la oscuridad se establecía una comunicación con los antepasados fallecidos, fomentando un ambiente de muerte y terror.

Cuando los pueblos celtas se convirtieron al cristianismo no todos renunciaron a las costumbres paganas.

En el siglo VIII la Iglesia colocó el día de Todos los Santos el 1 de noviembre, quedando así la noche previa como la vigilia de esta gran fiesta. La coincidencia cronológica generó no pocas supersticiones sincretistas, que mezclaron la fiesta de Todos los Santos con las antiguas creencias celtas.

Con la emigración de los irlandeses a Estados Unidos, poco a poco Halloween fue sufriendo una transformación hasta lo que es hoy, en parte gracias al comercio.

Y con la ayuda de la globalización, esta tradición fue entrando en otros países.

El mensaje de Halloween frente al mensaje cristiano

No hay que ser muy sensible para captar las diferencias entre el mensaje cristiano y esta fiesta tan popular.

Mientras que uno habla de muerte, miedo, angustia y oscuridad, el otro habla de salvación, alegría, esperanza, vida más allá de la muerte.

De forma indirecta, en esta fiesta de terror, al primero que aniquilamos es a Dios, que es Belleza, pues el único responsable de la muerte es el diablo.

No hay error más grande que banalizar la muertey vivir como si ésta fuera una broma.

Quizás no de una forma consciente, pero si lo pensamos bien nada de lo que envuelve Halloween me habla de la presencia de Dios. ¿Vale la pena perder el tiempo en algo que no me llena, que no tira de mí para arriba y que sólo me aporta miedo y pavor?

No hay error más grande que banalizar la muertey vivir como si ésta fuera una broma. Debemos tenerla presente, pues es una realidad que todos vamos a morir algún día; con temor de Dios.

Sin embargo, el mensaje cristiano es capaz de traspasar las barreras de la muerte y llevar al hombre a una nueva vida.

Por eso, los cristianos tenemos una fiesta mucho más bonita: la fiesta de Todos los Santos. Ésta sí que nos hace apuntar al Cielo.

Sentido común como madre

¿Qué me dice mi sentido común como madre de cuatro menores? Desde mi humilde punto de vista, no me parece un festejo para niños, aunque se venda como tal.

¿Les corresponde a los niños vivir estas cosas? ¿Una fiesta donde priman sustos, miedos e imágenes que van directas a sus cabecitas?

Terrores nocturnos, visiones extrañas, alteraciones del sueño. Además, se les inculca a los más pequeños una idea de la muerte mal enfocada.                                          

¿Les corresponde a los niños vivir estas cosas? ¿Una fiesta donde priman sustos, miedos e imágenes que van directas a sus cabecitas?

Hace años vivíamos al lado de un vecino que engalanaba la entrada de su casa con todo lujo de detalles la noche de Halloween. Incluso hacía sonar el hilo musical de El exorcista para dar mayor realismo al ambiente. Era padre de dos criaturas. Me pregunto cómo dormían esa noche los pobrecillos. Nosotros desde luego que esa noche y sucesivas tuvimos problemas para dormir. Adultos y niños.    

Las cosas bonitas nos hablan de Dios

Las cosas bonitas nos hablan de Dios y embellecen el alma de quien las contempla. Esto es una realidad. Y, por el contrario, las cosas feas nos alejan de Dios y enturbian nuestro espíritu.

Benedicto XVI afirmó en la audiencia del 31 de agosto de 2011, que “hay expresiones artísticas que son auténticos caminos hacia Dios, la Belleza suprema; más aún, son una ayuda para crecer en la relación con él, en la oración”.

Por tanto, apostemos por esa belleza que alimenta nuestra fe y nos ayuda a alcanzar nuestra Meta.

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.