Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

En las situaciones difíciles, ¿en quién confías?

Shutterstock

Paweł Rytel-Andrianik - publicado el 06/11/21

Una viuda pobre del Evangelio entregó todo su dinero, toda su vida a Dios, y Jesús la elogia

Al contrario de lo que parece, el Evangelio sobre la viuda que echa dos monedas no trata del dinero.

Es un Evangelio sobre la confianza en el Señor Dios en situaciones difíciles, es decir, en las llamadas situaciones límite.

Se acercó una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor.

La situación de las viudas en la antigüedad era extremadamente difícil. Cuando su marido moría, la viuda perdía su fuente de sustento. No heredaba nada.

Su destino dependía de la misericordia, o de la falta de bondad, de sus hijos y familiares.

En la práctica, muchas viudas vivían en la pobreza o incluso en la extrema pobreza. Y cuando aparecían problemas de salud, la situación de la viuda era dramática.

Acudir a Dios y dárselo todo

Una viuda pobre acudía al templo para encontrarse con Dios, para confiar su suerte a Él y no a las personas.

Le dio a Dios todo lo que tenía: las dos monedas más pequeñas que existían en ese momento.

No guardó ni una moneda para sí misma, lo que significa, de hecho, que no tenía nada para su próxima comida.

Llamando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo:

«Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero esta, en su pobreza ha echado todo lo que tenía para vivir».

Con menos que nadie dio más que todos

En el templo había trece tesoros en forma de trompetas, donde la gente echaba monedas.

Cuanto más pesada era la moneda, más fuerte se oía, y así quedaba más o menos claro el valor de la ofrenda que cada uno hacía.

Lo que echaba la viuda pobre era aproximadamente 0,01 denar, y un denar era el salario de un día de trabajo.

Ella echó todo lo que tenía para mantenerse. En el original griego, el texto dice literalmente: «holon ton bion» – «toda su vida«.

La generosidad divina no tiene límites

Jesús elogió a esta mujer porque, como dijo: «todos echaban de lo que les sobraba», de su «excedente», y ella lo echó todo.

La generosidad sin límites de esta pobre viuda nos recuerda la generosidad sin límites del Señor Dios, que nos dio hasta su único Hijo.

El Siervo de Dios P. Dolindo Ruotolo solía decir en las situaciones difíciles: «Jesús, tú te encargas». Confiaba las cosas al Señor Dios y le pedía ayuda.

Pensemos por un momento si cada uno de nosotros, en situaciones difíciles, se dirige a Dios y le pide ayuda, o si confía sólo en sus propias fuerzas.

Tags:
diosentregagenerosidadpobreza
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.