Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Actualidad
separateurCreated with Sketch.

Maid: Ser madre, un amor que resiste cuando todo se derrumba

MAID, NETFLIX, FILM

Netflix ITA | Youtube

Annalisa Teggi - publicado el 03/11/21

Con una familia rota y un novio abusivo, la joven Alex ha dado a luz a una hija. Más que ser una objeción (como diría alguna ideología), la maternidad es el punto fuerte en un mundo cínico e indiferente

Mientras que los ojos de todo el mundo estaban puestos en Squid Game, otra serie de Netflix ha subido en las listas de manera mucho más sorprendente. Maid (Las cosas por limpiar, La Asistenta en español), 10 episodios, es todo lo que pensamos que ya no se podía decir y aplaudir sobre la maternidad.

«Este no es el momento adecuado para tener un hijo»

La miniserie Maid se presenta brevemente así: la historia de una madre soltera que trabaja como sirvienta para mantener a su hija. También se menciona que la joven madre huye de una pareja violenta.

Lo que dicen las reseñas no pasan de ahí, pero quienes la han visto saben que hay mucho más en juego: Es una serie que cuestiona una cierta lectura imperante de la realidad que no es precisamente amiga de las mamás. En la historia nos atrevemos a decir que la maternidad es la mejor aliada que tiene esta joven en medio del infierno.

La reseña más concisa y sensata podría ser: una miniserie que por fin rompe la mentira del estribillo «No es el momento adecuado para tener un hijo».

Adapta las circunstancias al alma

El error de una visión distorsionada pesa mucho sobre los jóvenes en particular, por lo que para hacer algo bien, las circunstancias deben ser adecuadas, ventajosas, calculadas. Es el error moderno que Chesterton resumió de la siguiente manera:

Esta es la gigantesca herejía moderna: modificar el alma humana para adaptarla a las condiciones, en lugar de modificar las condiciones para adaptarlas al alma humana.

G. K. CHESTERTON, LO QUE ESTÁ MAL EN EL MUNDO

Alex es una madre veinteañera de una niña de 3 años. Deja a su compañero alcohólico y solo tiene unas pocas decenas de dólares en el bolsillo. En su vida tiene una madre loca y un padre ausente. No tiene trabajo, no tiene coche y no tiene casa. Se encontrará con todos los obstáculos posibles en el camino para salir adelante.

En cualquier periódico, esta trama habría sido la ayuda perfecta para levantar el dedo y elogiar una planificación consciente de la maternidad con una revisión adjunta de los sistemas anticonceptivos.

En la película, lo único que nunca está en duda y, de hecho, la apoya cada paso, sacándola de la desesperación, es el amor incondicional a su hija, que requiere sacrificios locos pero que nunca es en vano.

Así, en medio de circunstancias infernales, el alma de Alex cuestiona todo, pero no el hecho de ser madre. Incluso en las peores circunstancias posibles, el rostro de su hija es lo que le permite afrontar todo lo demás.

No es un desastre de vida

Se ha hecho un gran esfuerzo para que las mujeres sientan que ser madre es una elección, un acto voluntario compuesto por evaluaciones y planificación: hoy hablar de elección – en el tema de la maternidad – significa sobre todo optar por no serlo, hacer una larga lista de objeciones.

Alex, la protagonista de Maid, es una joven de hoy, sin marco moral y con mucha incomodidad: vive con su novio Sean en una casa rodante en medio de un bosque. Poco dinero, muchas cervezas. Tienen malas familias detrás de ellos y viven el día a día. No deberían tener hijos, sería un obstáculo indeseable y no serían adecuados como padres. En lugar de eso…

El embarazo no planificado es el motor de la trama: el abuso psicológico y emocional de Sean hacia Alex comienza cuando ella no hace lo que se suponía que debía darse por sentado: abortar.

(Sin embargo, este joven vagabundo, alcohólico, violento, pero capaz de sentir empatía precisamente porque está profundamente herido, descubrirá que es un padre cariñoso, aunque sea incapaz).

La maternidad que salva

Alex deja a Sean cuando los signos de su violencia arrecian. Y a partir de ese momento comienza una vida de penuria, en la que cada paso es épico y dramático: tiene que mendigar un trabajo, abrirse camino en la jungla de los subsidios estatales, cuidar a una niña que se enferma, recibir indiferencia e insultos de los padres a los que pide ayuda.

El único punto fijo en la creciente desesperación es el amor incondicional por Maddy, la hija. Esta es la roca que le permite a Alex mantener la cabeza en alto a pesar de cada piedra con la que tropieza.

Lejos de ser una objeción, la maternidad es la única luz en un mundo cínico e indiferente. Y será la mirada de su madre, guardiana de una preciosa semilla en medio de la tormenta, la que lleva el bien a circunstancias muy sucias.

El horizonte general es el de una vida marginada, hecha de pobreza y precariedad. Y dentro de este marco, Alex se arremanga y trabaja como mujer de la limpieza. Aseos, cocinas y casuchas a limpiar; pero también casas muy elegantes y vacías.

Entrar en estos espacios domésticos es enfrentarse a situaciones familiares opuestas, locuras y silencios, gestos de amor incondicional, soledad mortal. Alex limpia y se limpia por dentro, identificándose con las historias de cada casa.

La familia puede ser un dolor redentor

En esta serie de Netflix, madre e hija repiten papeles en la vida real. Margaret Qualley, la actriz que interpreta a la protagonista Alex, es en realidad hija de la actriz Andy McDowell quien interpreta a su madre.

Y es una madre de rasgos devastados: Paula es una mujer con trastorno bipolar, una artista loca que va de novio en novio. No tiene ningún problema en darle la espalda a su hija para quedarse con un hombre, la ama profundamente en otras ocasiones, la abandona ante desafíos decisivos, la apoya con una perspectiva increíblemente positiva de la vida.

La familia es un monstruo, se podría decir. Y es así, en el sentido de que se trata de un extraño misterio en el que no son las habilidades y comportamientos los que producen niños felices y perfectos.

Alex es hija de malos padres, criada en medio del círculo de novios ocasionales de su madre; sin embargo, la vemos convertirse en una madre cariñosa y tenaz, dispuesta a hacer cualquier sacrificio. ¿Cómo es posible? ¿Estoy alabando a los padres irresponsables? En absoluto.

Nostalgia de ser amada

Aquellos de nosotros que tenemos una familia ‘rota’ o simplemente un poco rota detrás de nosotros podemos decirlo. Hay afectos inadecuados de los que brilla la certeza indestructible de que podemos amarnos incluso muy mal. Del dolor de la conciencia de no saber amar bien, fluye una tenacidad muy sólida en el rechazo de la indiferencia, los abusos, el cinismo.

El amor de Alex por su hija proviene de la nostalgia de ser amada. Y cuando algo falta de manera visceral, entendemos su valor aún más absolutamente, estamos dispuestos a dar sin reservas aquello de lo que se nos ha privado.

Son precisamente las heridas las que hacen de esta joven madre una presencia empática junto a todos los que conoce, cada uno con su bagaje de dolor.

De episodio en episodio vemos florecer a una joven que, haciendo todo lo posible por cuidar a su hija, hace aún más: se convierte en la madre de su madre, la madre del novio separado, la madre de la mujer muy rica a quien ella limpia la casa, la madre de otras mujeres víctimas. de la violencia.

¿Y qué quiere decir madre? Un par de ojos y un alma con ganas de acoger, que no planean pero que están dentro de todo lo que pasa sin escatimar.

Tags:
abortomaternidadserie tv
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.