Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Manami Ito: «Me dijeron que no tocaría el violín sin un brazo»

Japanese musician Manami Ito

Yuki IWAMURA / AFP

Annalisa Teggi - publicado el 30/10/21

Enfermera, violinista y deportista paralímpica. Luego de un accidente a los 20 años volvió a tomar las riendas de su vida: "Pensé que lo mejor era exponer mis heridas y mi vulnerabilidad"

El público en general conoció el talento de la japonesa Manami Ito tras su actuación musical en la ceremonia inaugural de los Juegos Paralímpicos de Tokio. Tocaba el violín con una prótesis especial en lugar de un brazo. Además, también estuvo en Tokio como atleta competidora, de hecho en el agua.

Enfermera, violinista, nadadora con un solo brazo

Un accidente de motocicleta a los 20 años. Este hecho trastocó la vida de Manami Ito que ahora tiene 36 años y es, además de todo lo demás, madre de dos niñas de 2 y 5 años.

¿Se puede considerar algo que está en nuestra contra como una oportunidad que estamos encontrando? A pesar de cierta exageración mediática, no es un acto de pura fuerza de voluntad (un optimismo obstinado) lo que transforma mágicamente las objeciones en oportunidades.

Un brazo amputado es una falta visible, una discapacidad obvia. En la historia de Manami, el punto de inflexión ocurre fuera de sus pensamientos, muy poco dispuesta a esperar:

«Pensé que me quedaría en casa el resto de mi vida – admite –. No quería que mis amigos, vecinos o cualquier otra persona vieran mi cuerpo. No quería que supieran lo que me había pasado». Fue la visión de sus padres ‘realmente desconsolados’ por su condición lo que la hizo cambiar de actitud.

«Pensé: no puedo esperar que me sonrían si yo no sonrío primero».

De CNA
View this post on Instagram

A post shared by 伊藤 真波 (@manami.ito_8)

El espejo realmente útil no es el que refleja nuestro rostro, sino el que nos permite vernos reflejados en los rostros de quienes nos aman o están justo a nuestro lado. Damos cuenta de la desesperación o la alegría en una red viva de relaciones. La fuerza proviene de un consorcio, no de un virtuosismo solitario.

Después del comprensible interludio de escondite y desconfianza, Manami abandona la casa. Es decir, recupera su vida. Completa la escuela de Enfermería en la que estaba matriculada y además decide no renunciar a su pasión por el violín. Y dado que aparentemente tiene reservas de energía de sobra, también comienza a nadar como atleta.

Muy visible, muy útil

Otro paso importante en esta historia se refiere a su prótesis. Al aceptar afrontar la vida cotidiana con una prótesis, Manami Ito dio un salto de conciencia. Siempre había en ella la sutil tentación de ocultar una herida tan visible. ¿Y cómo realiza una enfermera sus funciones sin un brazo?

En el momento del accidente, Ito estaba en la escuela de Enfermería y luego estaba decidida a completarlo. Pero la primera prótesis que usó era muy similar al brazo de un maniquí, no era una extremidad muy funcional.

«Al principio estaba muy feliz, porque lo llevaba puesto, salía y nadie lo notaba», dice. Pero pronto se dio cuenta de que «no me sirvió de nada». Luchó durante mucho tiempo para poder tener una prótesis que le permitiera moverse y realizar las tareas que le fueron asignadas. En 2007, se convirtió en la primera enfermera calificada de Japón con prótesis. Se fue a vivir a Kobe, lejos de su familia, y obtuvo su independencia.

Ibídem

Esa prótesis, además de ayudarla en el hospital, también se ha convertido en el instrumento que le permitió volver a tocar el violín. Era una pasión a la que debería haber renunciado, según la mayoría. Ahora la verán tocar e incluso en sus actuaciones musicales se ve claramente el miembro mecánico . Se pueden usar varios trucos en el escenario, pero Manami ya no siente la necesidad. Sin censura de la herida, es sobre todo de ahí de donde sale una auténtica melodía.

La fuerza no esconde la vulnerabilidad

En el caso de Manami Ito, además de esta vitalidad desbordante, otro elemento es relevante. Y aquí vuelvo a la natación. La decisión de dedicarse a este deporte no estuvo motivada solo por querer demostrar habilidades también en el campo atlético.

Aunque inicialmente trató de ocultar sus heridas, Ito afirma que eligió nadar precisamente porque era imposible ocultarlas. «Nunca quise que nadie me viera minusválida, las heridas eran la parte más vulnerable de mi cuerpo – dice – pero empecé a pensar en exponerlas porque la fuerza pasaba por allí».

Ibídem

¿Qué fuerza le atraviesa? No la que ruge y patea, sino la que se zambulle y siente la emoción del agua fría. La misma que provoca fuertes dolores en las yemas de los dedos del violinista. Cuando hacemos algo en serio, estamos expuestos.

Tags:
deportediscapacidadmusicaparalímpicos
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.