Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

La hermana Gloria sobre su secuestro: «Dios me apoyaba»

GLORIA CECILIA NARVAEZ

ho | VATICAN MEDIA | AFP

Aleteia Team - publicado el 26/10/21

Declaraciones de la religiosa colombiana que fue tomada como rehén en 2017 mientras trabajaba como misionera en Koutiala, una comunidad ubicada al este de Bamako, la capital de Malí, liberada el 9 de octubre.

“La fe me ha sostenido en todo momento. No tenía miedo de lo que pudiera pasarme, sabía que Dios me apoyaba, que toda la Iglesia, mis hermanas y el mundo entero rezaban por mí”, dijo la hermana Gloria Cecilia Narváez que estuvo casi cinco años secuestrada en Mali y fue liberada por sus captores el 9 de octubre pasado, gracias a un esfuerzo combinado de gobiernos y la oración sostenida de miles de fieles en el mundo.

“Con los grupos de secuestradores, mi relación era de gran respeto, de oración por cada uno de ellos, de obediencia cuando veía que podía obedecer en las cosas correctas. Tuve una buena relación humana con ellos”, contó la religiosa colombiana, miembro de la congregación de las Franciscanas de María Inmaculada a Vatican News (25.10.2021). 

La experiencia del secuestro 

La religiosa fue tomada como rehén en 2017 mientras trabajaba como misionera en Koutiala, una comunidad ubicada al este de Bamako, la capital de Malí. Fue liberada el 9 de octubre. 

Explicó que sus captores, militantes fundamentalistas islámicos, no aceptaban su fe:  “Me discriminaron por ser una mujer religiosa. Yo era católico, no tenía su religión. Siempre dijeron que el Islam era la religión. Dejé que se expresaran con respeto, pero percibí que me rechazaban por ser católica y religiosa.

La hermana Gloria sostuvo que nunca tuvo miedo por su vida: “Cuando me llevaron estaba dispuesta a correr cualquier riesgo. Confié en Dios. Me dije: «Lo que será, será». Porque estaba dispuesta a dar mi vida.”. 

“Dios siempre estuvo conmigo” 

La religiosa dice haber sentido la presencia de Dios durante los 4 años y 8 meses de su cautiverio: “Sí, sobre todo cuando recitaba los salmos, cuando podía caminar un poco por el desierto y contemplar la grandeza de la creación, el sol saliendo por la mañana, los camellos pasando por las montañas de arena. En todo momento sentí esa gran confianza en Dios”.

Asimismo, cuenta sobre el momento en el que supo que era libre finamente: “Cuando llegué a Bamako, fui a la casa del presidente y me reuní con el cardenal Zerbo, con el presidente de Malí, con el ministro de Cultura y Religión. En ese momento, supe que era libre!”.

¿Qué pensó en ese momento? “En primer lugar, agradecer a Dios de todo corazón. Siempre repetí: no hay Dios tan grande como nuestro Dios, hace lo que quiere en el cielo y en la tierra. Siempre repetía: el Señor es mi luz y mi salvación”. 

Agradecimiento al Papa Francisco 

“Estaba agradecida al Señor que había hecho posible mi libertad. Y mi más sincero agradecimiento a la Iglesia, al Papa Francisco, a las autoridades malienses, al gobierno italiano, a su inteligencia, y a todas las personas que trabajaron para que pudiera obtener mi libertad. La oración logra todo lo que uno se propone”, ha añadido. 

El fallecimiento de su madre, mientras estaba secuestrada  

La madre de la hermana Gloria Narváez falleció durante su cautiverio, noticia que recibió después de ser liberada. Sobre este hecho dijo que presentía que algo podría pasar, pues su mamá era una persona de mucha edad y temía que cuando regresara no la encontraría. Entretanto, sostiene que la familia rezaba por ella, al igual que su congregación. Recuerda comentarios de algunas personas que visitaban a sus familiares que decían: “estamos orando por Gloria, ella va a tener su libertad, confiemos en Dios”.

El corazón misionero de la hermana Gloria

La hermana Gloria sigue siendo misionera en su corazón y habla de las personas que ha dejado en Mali. “Nuestra Congregación Franciscana estaba respondiendo a una necesidad muy grande en Karangasso, Mali. Participamos en un centro de atención sanitaria para los habitantes de las distintas aldeas, en un orfanato -que a menudo albergaba a decenas de niños huérfanos de madre fallecida en el parto-, en la alfabetización, el bordado y la costura. 

También nos dedicamos a conceder microcréditos a las pequeñas empresas del mercado, especialmente a las mujeres, para que pudieran contribuir al mantenimiento de sus familias. 

Ahora ya no estamos presentes desde hace unos meses, pero nos hemos encargado de que estas actividades no se cerraran y continúan hasta hoy, con la excepción del microcrédito, todo ello dirigido por mujeres locales bajo la supervisión de la diócesis”, ha concluido. 

Con información de Vatican News.

Tags:
colombiamisionerooraciónpapa franciscoreligiosassecuestro
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.