Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Tips para rezar el rosario según san Juan Pablo II

ROSARY

Shutterstock | Maria Marganingsih

Cecilia Zinicola - publicado el 23/10/21

Rezar a conciencia sirve para crecer en la vida espiritual y en la relación con Jesucristo todos los días

El 22 de octubre se celebra la fiesta de San Juan Pablo II, un hombre santo que ha sido un gran promotor del santo rosario al tratarse de su oración favorita, según expresa en la Carta apostólica «Rosarium Virginis Mariae”.

El rosario es una oración que nos permite aprender quién es Jesús. Por eso, como una “escuela”, María nos lleva a través de la historia para tener un encuentro con su Hijo. Es una oración que nos impulsa con Cristo a conectarnos más con el mundo y lo que hay en él, nos lleva a reconocer a Dios en nuestro camino de vida y en todo lo que nos rodea.

Siguiendo el ejemplo de san Juan Pablo podemos ver cómo él y otras personas a su alrededor han vivido los frutos espirituales asociados a los misterios del rosario y cómo ese encuentro con la gracia es verdaderamente capaz de cambiar la vida de las personas. Sin embargo, en un mundo que va tan rápidoa veces batallamos para poder rezarlo bien.

En este sentido, tener en cuenta algunos consejos para poder incluir esta oración en nuestra vida cotidiana con mayor conciencia, puede ser la clave que nos permita abrazar su carácter contemplativo y evitar así caer en fórmulas rápidas sin prestarle demasiada atención o dejar las palabras en una mera repetición mecánica.

La repetición no es cosa mala

Rezar el rosario se ha malinterpretado algunas veces como algo monótono y repetitivo sin sentido, pero no es así. Es verdad que se rezan oraciones una y otra vez porque repetir es parte del método (san Juan Pablo II lo explica con detalle), pero tiene mucho sentido porque es un modo en que nos vamos conectando una y otra vez con la vida de Cristo.

En sí misma la repetición no es una cosa mala. El hecho de que repitas algo no significa que no tenga importancia, sino que es algo saludable como ocurre por ejemplo cuando un esposo le dice a su esposa que la quiere más de una vez al día o los hijos que tienen a sus padres. La repetición en la bondad reafirma esos vínculos de amor.

El ritmo de un corazón que ama

El rosario es como el ritmo de un corazón que ama y no se detiene, como las palabras que pronunciamos todos los días cuando les decimos a los demás que los queremos o que son importantes para nosotros. Las palabras comprometen nuestro intelecto como una declaración de amor que hacemos una y otra vez en las “batallas espirituales” de cada día.

Rosario con la imagen de la Cruz que llevaba Juan Pablo II en el báculo.

De acuerdo a las enseñanzas de san Juan Pablo II para rezar el rosario de manera más efectiva, y aunque no podamos ponerlas todas en práctica, tomar en cuenta al menos alguna de estas estrategias nos ayudará a poder cumplir con nuestra oración cristiana y unirnos más a Jesús.

Misterios

Al anunciar cada misterio estamos haciendo referencia a un momento de la vida de Jesús. Podemos utilizar una pequeña explicación o reflexión de un libro de oraciones o pensar en algo que hemos recordado sólo al decirlo. Al ser misterios siempre encontrarás un mensaje novedoso en cada uno de ellos en las diferentes etapas o circunstancias de tu vida.

Si es algo nuevo para ti ya has intentado rezar varias veces sin poder conseguirlo y piensas que no puedes hacerlo todo de una vez, puedes separarlo en los días de la semana y hacer un misterio por día según corresponda a los misterios gozosos, dolorosos, luminosos y gloriosos. Sé creativo para poder traer la vida de Jesús a la tuya.

Escrituras

Una de las estrategias para lograr que la repetición no sea mecánica es tomar un tiempo luego de anunciar el misterio para leer el pasaje bíblico correspondiente a ese momento de la vida de Jesús. Esto hará que la oración sea más rica al desglosar sus detalles. Se puede leer un comentario adicional sobre el misterio con una Biblia ilustrada u otro libro religioso.

Piensa en las historias y memorias de tu infancia que te gustan escuchar. Cuando rezamos el santo rosario podemos pensar a María contando sus memorias al lado de Jesús. Recordar estas experiencias con la guía de la Madre de Dios nos acerca a un encuentro con Cristo tanto en los momentos de gozo como de dolor.

Silencio

Cuando rezamos el santo rosario no se trata de recolectar información sino de dejar que Dios nos hable. Una estrategia es permitirse un momento de silencio para meditar. Esto puede hacerse luego de leer la Palabra de Dios o de anunciar el misterio dejando unos segundos en silencio para que esas palabras resuenen en nuestro corazón.

La meditación se nutre con el silencio que nos ayuda a entrar profundamente en la oración.

Hacer pausas nos permite adentrarnos en el misterio sin correr con palabras. El rosario no es una carrera por completar una tarea, sino una oración de contemplación que nos invita a mirar el rostro de Cristo y Maria nos muestra cómo mirar a su Hijo.

Cantos

El canto suave del Gloria, de una jaculatoria o una canción breve entre los misterios nos ayuda a hacerlo más lento y profundo a tal punto de que muchas veces nos predispone mejor al recogimiento. No por nada es famosa la frase de que “quien canta reza dos veces“.

christian couple
Cantar es rezar dos veces, decía san Agustín; al rosario también podemos sumar la música.

La música es una llave capaz de abrir la puerta al corazón y una fuente de inspiración reflejando la belleza expresiva de la oración, la participación común y su carácter solemne. Cuando lo rezamos con niños a veces resulta difícil que puedan o quieran participar, pero con algo de música pueden practicar en las partes cantadas y así integrarse más fácilmente.

El nombre de Jesús

La oración más repetida en el Santo Rosario es el Ave María. Cada vez que lo decimos, el centro de gravedad recae en la palabra “Jesús». Poner el foco en el nombre de Jesús de modo especial con una pequeña pausa, poniendo una mano en el corazón, cerrando los ojos o con un tono de voz amoroso, puede ayudarnos a ser más conscientes de su presencia.

Deja que su nombre llene tu corazón en ese momento y recuerda su lugar concreto en ese misterio que estás rezando: durante su nacimiento en el pesebre de Belén, presentándose en el Templo, celebrando la Última Cena junto con los apóstoles o en el Calvario cargando la Cruz y así te encontrarás con Cristo de un modo que tal vez no habías pensado antes.

Imágenes

El Santo Rosario puede rezarse en cualquier sitio donde uno se encuentra, pero usar un icono o una imagen para tener una representación visual del misterio o incluso dentro de la misma iglesia donde se puede ver la Cruz, puede ayudarnos a adentrarnos con mayor conciencia en la oración sobre todo para los más pequeños que les puede resultar más difícil enfocarse.

Las fotos y los colores pueden ayudar. Se puede usar un pequeño altar donde uno tenga alguna estatua o imágenes de Jesús, María y los santos o también encender una vela al momento de hacer la oración sabiendo que será algo especial. Los niños siempre reconocen que encender o apagar una vela es importante y nos invita a vivir un momento sagrado.

Lourdes de nuit
Gruta de la Virgen de Lourdes.

Intenciones al rezar el rosario

El Santo Rosario como toda oración es un acto de amor e incluye todo nuestro corazón y lo que hay en él. Nuestros sueños más profundos, aquellas personas que sabemos que están pasando por una necesidad o gente querida que son una parte importante de nuestra vida, necesitan de nuestro cariño. Y con la oración, podemos traerlos en ese momento.

Comenzar la oración compartiendo intenciones de agradecimiento o peticiones especiales, nos abre el corazón y nos puede ayudar a predisponernos mejor. No solo queremos encontrarnos con Jesús, sino también que todos nuestros proyectos y las personas que amamos puedan recibir la gracia de su presencia. Se pueden hacer en silencio, pero también como familia tenerlas preparadas, escribirlas y ponerlas frente a un pequeño altar.

Tags:
Juan Pablo IIrosariovirgen maria
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.