Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

El talento artístico de San Lucas nos recuerda que las personas se parecen mucho a las pinturas

ARTIST

RasaBasa | Shutterstock

Michael Rennier - publicado el 18/10/21

Somos inesperados e inexplicables, y llevamos la marca de nuestro Creador. Aunque estemos lejos de ser perfectos, Él nos ha hecho hermosos.

Siempre he tenido en mi mente una idea definida sobre quién soy. Un vuelo de fantasía, por así decirlo, que me sobrepasa pero que tiene poca relación con lo que soy en realidad. En el mejor de los casos, mi idea de mí mismo es una esperanza, una imagen de quién quiero ser.

Aspiro a ser un padre maravilloso y paciente que cuenta los chistes más cursis de papá, que tiene tiempo para entrenar a todos los equipos deportivos de mis hijos y cuyas rodillas nunca duelen tanto como para dejar de jugar a caballo con el niño pequeño.

Me encantaría ser el mejor esposo del mundo que siempre sabe las palabras correctas para decir, siempre lava los platos y se salta el partido de fútbol para ir a recoger manzanas sin quejarse.

También me encantaría ser físicamente más fuerte y más rápido. Sería maravilloso poseer una nariz más bien formada. Las esperanzas razonables, que no todas las mías lo son, claramente, son sumamente útiles porque nos motivan hacia metas positivas.

En el peor de los casos, la imagen de quien soy se confunde y se confunde con la realidad, dejándome engañado. Creo que soy mejor de lo que realmente soy. Más amable, más cordial, más generoso. Me miro en el espejo y, a través de cualquier filtro egoísta que haya agregado a mi lente ocular, estoy literalmente convencido de que una cara más hermosa me está mirando. Este hombre del reflejo no tiene ni un solo cabello gris en la barba. Cree que es 20 años más joven de lo que realmente es. Estoy convencido de que, si yo fuera Sísifo, esa roca sería transportada colina arriba y se quedaría allí .

Nosotros mismos y la realidad

Es un extraño fenómeno humano, nuestra incapacidad para hacer coincidir nuestra idea de nosotros mismos con la realidad. Por un lado, nos causa mucha angustia. Por el otro, crea iniciativa, deseo y nos pone en una gran aventura para hacer realidad la realidad. Somos criaturas que soñamos y nos esforzamos.

Entre otros objetivos, siempre he querido ser pintor. De hecho, apliqué a la escuela de arte después de la escuela secundaria y fui aceptado, pero terminé siguiendo un camino diferente porque sentí que Dios me llamaba a convertirme en pastor. La vocación que sentí en ese entonces fue el comienzo de un camino largo, emocionante y sinuoso para ser ordenado 15 años después como sacerdote católico. Mientras tanto, serví a la iglesia anglicana como pastor durante muchos años, me casé y tuve hijos. Había muy poco tiempo para el arte, por lo que ese sueño se desvaneció. De vez en cuando, sin embargo, sigo pensando en cómo sería tener tiempo y espacio para mejorar como pintor.

Esta semana celebramos la fiesta de San Lucas, de quien se dice que él mismo era un poco artista. Además de ser autor del Evangelio según San Lucas y los Hechos de los Apóstoles, se dice que es el artista responsable de un icono de la Santísima Virgen María. Es un narrador talentoso y, como artista, tiene buen ojo para los detalles. Lucas no fue uno de los apóstoles originales. En su Evangelio, dice que sus escritos se basan en el testimonio de testigos presenciales, por lo que es probable que nunca hubiera conocido a Jesús. Y, sin embargo, su Evangelio da vida a la idea de Cristo, y sus lectores conocen a Jesús como una persona real.

Ese es el poder del arte, la narración de historias y la belleza. El arte toma una idea que podríamos tener y la encarna, haciendo que la idea sea «real». Como dice el Papa Benedicto XVI sobre la fe cristiana: Ser cristiano no es el resultado de una elección ética o de una idea elevada, sino del encuentro con un acontecimiento, una persona, que da a la vida un nuevo horizonte y una dirección decisiva”. En el fondo, la historia que cuenta y la imagen que pinta son sobre una persona real. Lucas comprende esto.

Obras de arte vivas

Una perspectiva artística tiene implicaciones sobre cómo interactuamos con las personas que nos rodean y cómo damos forma a nuestras ideas sobre nosotros mismos. Amamos a los demás como personas reales, de carne y hueso, como obras de arte vivas y que respiran. No son ideas abstractas. Las obras de arte a veces son desordenadas y complicadas. Muestran las marcas de pincel del pintor, presentan perspectivas desafiantes y al encontrar la belleza que encarna el arte, el espectador cambia.

Una obra de arte es hermosa exactamente por lo que es. No está destinada a ser modificada con aerógrafo en una idea o interpretada como una conferencia. Su gloria es su individualidad, su singularidad. Una gran obra de arte a menudo nos sorprende. No se puede crear mediante una fórmula. Es una realidad trascendente, visible y tangible, una puerta al misterio de cómo todo en este mundo lucha por una existencia más elevada y hermosa.

El gran arte es una expresión de esperanza. Es la encarnación de una idea, haciendo una conexión entre el mundo como es y el mundo como debería ser.

Los seres humanos son la obra maestra de Dios. No podemos esperar que otras personas o nosotros mismos existamos en el ámbito de las ideas perfectas. Somos mucho más como pinturas: creaciones físicas que llevan la marca de nuestro Creador. La gente es inesperada e inexplicable. Mucho más que una idea, somos hijos de Dios que esperan y sueñan, y aunque estemos lejos de ser perfectos, Él nos ha hecho hermosos.

Tags:
creacionevangelistaspintura
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.