Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
La Inmaculada Concepción
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Herejías: No todo el mal termina haciendo daño

Marinella Bandini - publicado el 17/10/21

En la historia de la Iglesia las herejías han contribuido a reforzar la fe

Las herejías suscitan dudas e interpretaciones alternativas a la doctrina católica. De esta manera, crean roces y divisiones, pero le permiten también a la Iglesia definir mejor y profundizar la verdad en la que cree y pide creer.

Herejías conocidas

Una de las herejías más conocidas es el arrianismo, en el siglo IV. Esta doctrina niega la naturaleza divina de Jesús: Él sería solo una criatura, aunque extraordinaria.

En 325, el Concilio de Nicea declaró que el Hijo es «generado, no creado, de la misma naturaleza del Padre».

El dogma de la consubstancialidad es una de las piedras angulares del Credo, llamado precisamente «niceno» que se reza todavía hoy Nestorio, patriarca de Constantinopla del siglo V para combatir una herejía terminó volviéndose hereje: negó a la Virgen el título de Madre de Dios, y negó que el hombre Cristo coincidiera con el Verbo generado por el Padre.

Esa doctrina fue condenada por el Concilio de Éfeso del 431, que estableció el dogma de la maternidad divina de María atribuyéndole el título de «Madre de Dios».

Quien difunde doctrinas heréticas atenta contra la unidad de la fe y es castigado con la excomunión.

Cruzadas

En el pasado, la represión de las herejías llegó a auténticas cruzadas.

Es el caso de los cátaros, cuya doctrina se difundió entre los siglos XII y XIV en el sur de Francia y el norte de Italia.

Los cátaros creían en dos principios, el Bien y el Mal, rechazaban los sacramentos y despreciaban la corporeidad.

Además creían que Jesús era solo un ángel con apariencia de hombre.

La herejía fue condenada por varios concilios locales y el III Concilio de Letrán hasta que, en 1208 el Papa convocó una auténtica cruzada: una guerra de 20 años con enorme derramamiento de sangre, para muchos historiadores fue un genocidio.

El Rosario

En aquellos años santo Domingo de Guzmán comprometido en predicar contra la herejía cátara fundó la orden dominica.

La misma Virgen se le apareció indicándole el rosario como la oración más eficaz para combatir las herejías sin violencia.

También san Antonio de Padua predicó contra la herejía cátara al punto de ser llamado «martillo de los herejes».

Gran defensor de la fe contra los herejes fue san Agustín; él mismo llegó a la fe tras un atormentado camino de dudas y búsqueda.

Él predicó y escribió contra los maniqueístas, donatistas y pelagianos.

Al hacer esto legó a toda la Iglesia un profundo pensamiento teológico, tanto que fue incluido entre los doctores de la Iglesia.

Negación del libre albedrío y predestinación: el jansenismo se desarrolló entre los siglos XVII y XVIII y fue condenado en varias ocasiones por la Iglesia.

Pero la respuesta católica a esa herejía vino sobre todo por el desarrollo de la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, que atrajo la atención a la misericordia de Dios.

Modernismo, ¿una herejía?

Finalmente el Modernismo, está entre las herejías más recientes: se trataba de un intento por adaptar la fe al espíritu racionalista de los tiempos y todavía hoy hace sentir su influencia en un cierto sentimentalismo e intimismo al que se relega la fe.

En su encíclica de condena el papa Pío X habla de un «resumen de herejías» entre las más peligrosas de la historia de la Iglesia

Hay muchas otras herejías y falsas doctrinas cristianas que se han sucedido durante los siglos.

Como creyentes el catecismo puede ser una válida ayuda para profundizar el conocimiento de la fe y para protegernos de posibles errores doctrinales.

Tags:
doctrinaherejiahistoriaiglesia catolica
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.