Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 diciembre |
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Cómo ser empático de forma saludable

HUG

Shutterstock | fizkes

María José García Crespo - publicado el 17/10/21

Los profesionales que practican un liderazgo empático hacia los empleados directos son considerados por sus jefes mejores ejecutores en sus tareas

La empatía o la capacidad de “sentir con” y compartir las emociones de los demás, puede ser un hermoso regalo que nos conecta entre nosotros. Sin embargo, también puede hacernos sentir tristeza e incluso llevarnos a una situación insoportable.

Es muy valorada en el trabajo. Pero si sentimos como propio el sufrimiento de los demás, puede convertirse en nuestra espada de Damocles.

Fatiga por compasión

Chris Westfall, en un artículo publicado en la revista Forbes, afirma que esta situación de angustia puede llevar a la “fatiga por compasión”.

Los líderes ven en la empatía el poder de una comprensión más profunda. Porque, en esencia, la empatía es comprensión: poder ver el mundo desde el punto de vista de otra persona. Sin esa capacidad, los equipos se rompen, asegura Westfall.  Los líderes pierden el respeto. Los individuos no son reconocidos y los potenciales no se desarrollan.

La empatía en el lugar de trabajo está relacionada positivamente con el desempeño laboral.

En otras palabras, los profesionales que practican un liderazgo empático hacia los empleados directos son considerados por sus jefes mejores ejecutores en sus tareas.

Es fundamental, en el trabajo y en la vida, ser compasivo y tener capacidad para conectar con los demás. La interacción mejora y permite la comunicación efectiva y positiva.

Demostrar empatía en el lugar de trabajo es parte clave de la inteligencia emocional, así como la efectividad del liderazgo.

Distinguir entre preocupación y angustia

Los investigadores nos dicen que nuestras respuestas empáticas iniciales pueden tomar dos caminos: la angustia empática y la preocupación empática.

La angustia empática, asociada con sentimientos negativos, puede provocar mala salud y agotamiento. 

La preocupación empática, por otro lado, puede generar sentimientos positivos, buena salud y deseo de ayudar.

Con el enfoque en los demás, podemos motivarnos a aliviar el sufrimiento de otra persona, pero la angustia empática puede dejarnos atrapados en nuestro propio sufrimiento porque es una respuesta más centrada en uno mismo, una especie de caída emocional.

Cuando experimentamos una preocupación empática, no necesariamente estamos compartiendo los mismos sentimientos dolorosos que la otra persona.

De hecho, también podemos ser bastante conscientes de que somos distintos y diferentes de la persona que sufre cerca de nosotros.

Cómo saber si sufro angustia empática

Para saber si hemos caído en la “trampa de la empatía” por la lucha de otra persona, vale la pena hacer una pausa, tomar un respiro y reflexionar.  ¿Cómo saber si sufrimos angustia empática?

HUG
Ser empático es muy distinto a sufrir angustia empática.

Estas son algunas de las señales:

1. Estás fatigado sin causa aparente.

Las emociones negativas causan alteraciones. Puedes “sentir” demasiado sin conocer la causa.

2. El dolor de los demáste supone una carga.

Sientes la inclinación de cuidar de los demás, pero olvidas cuidarte a ti mismo.

3. Eres vulnerable a las decepciones.

Eres sensible y sientes en exceso decepcionar a los demás.

4. Decir “no” te cuesta y te sientes culpable.

La autoexigencia extrema provoca ese sentimiento de culpa.

5. Eres demasiado diplomático.

La tolerancia llevada al extremo puede llevarnos a un callejón sin salida.

6. Revives una y otra vez las mismas situaciones.

Las personas sensibles rumian los conflictos sin poder huir del pasado.

7. Necesitas estar a solas. 

Requieres un equilibrio entre sobreestimulación y soledad.

8. Te sientes incomprendido, aunque te expliques constantemente.

Si tienes a alguien que te está escuchando, siéntete afortunado.

Cómo afrontar la angustia empática

Conocer los problemas de la empatía nos ayuda a aceptar nuestra realidad. De esta manera, ya no necesitamos mendigar la aceptación de otras personas. Solo necesitamos conocernos a nosotros mismos.

Cuestionarnos de modo habitual nuestro pensamiento de una manera ordenada, nos ayuda a cambiar y minimizar los sentimientos de angustia. Para gestionar mejor nuestras emociones podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Qué estamos sintiendo?
  • ¿Cuál es la situación que me lo provocó?
  • ¿Qué necesito ahora mismo?
  • ¿Cuándo y cómo respondería a ese compañero o jefe?
  • ¿Qué estoy pensando o imaginando?
  • ¿Qué me hace sentir este pensamiento?
  • Así, ¿qué me hace pensar que el pensamiento es verdadero o exacto?
  • ¿Qué me hace pensar que el pensamiento no es cierto o, al menos, no es completamente cierto?
  • ¿Hay otra forma de ver esto? 
  • ¿Hay alguna acción que pueda tomar ahora mismo?

14 claves para ser empáticos

  1. Curiosidad: tomarnos el tiempo para sentir curiosidad por lo que piensan los demás. Tratar de comprender completamente el punto de vista del otro.
  2. Escucha auténtica: la mayoría de las personas no escuchan realmente. Dejemos de pensar en lo que vamos a decir para concentrarnos en escuchar realmente los pensamientos y sentimientos de la persona con la que hablamos.
  3. Verbalizar nuestros pensamientos con otros colegas o amigos.
  4. Repetición y paráfrasis: intentemos repetir lo que nos acaban de decir, con nuestras propias palabras. Así nos pueden corregir interpretaciones erróneas o confirmar que los escuchamos correctamente.
  5. Imaginación: Pensemos en cómo sería estar en su lugar. ¿Qué pasa si cargamos de trabajo a un miembro del equipo más que a otro?
  6. Inspirar la acción masiva y el cambio social. Por lo general, asumimos que la empatía discurre entre los miembros de un equipo, pero las personas altamente empáticas comprenden que la empatía también puede ser un fenómeno se extienda en toda la empresa.
  7. Mente abierta: dejémonos influenciar por los pensamientos y sentimientos del otro. Casi nadie hace esto, pero es clave si deseamos que  nuestros compañeros estén abiertos a nuestras propias ideas.
  8. Conciencia de uno mismo: comprendamos cómo las emociones o sentimientos del otro pueden estar afectándonos a nosotros mismos.
  9. Sensibilidad a las emociones de los demás: desarrollemos una especie de  radar para identificar qué sienten nuestros compañeros o jefes al observar su lenguaje corporal. Aprender a leer entre líneas si les cuesta expresar sus ideas o sentimientos. Las personas altamente empáticas contagian su empatía al comprender vivencias de los demás.
  10. Estar presente. Si estamos trasteando con el móvil es difícil que entendamos al otro.
  11. Formular preguntas potentes. Así podemos obtener información muy valiosa para poder ayudar.
  12. Conexión. Al seguir estos pasos creamos un vínculo entre compañeros o jefes para gestionar las tareas en equipo. Así, acabamos por pensar de forma parecida y consensuada a la hora de desarrollar los proyectos.
  13. Compartir. Otra estrategia a considerar es simplemente nombrar sus sentimientos con otros amigos o colegas de confianza.
  14. Fomente una respuesta compasiva y preocupada. Al centrarnos en el “ahora”, conseguimos tener otra perspectiva y ser más objetivos.
Tags:
comprensiónliderazgomujer trabajadorateletrabajotrabajo
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Oración




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.