Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 23 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Cómo amar a las personas que realmente no te gustan

difficult people

fizkes | Shutterstock

Zoe Romanovsky - publicado el 12/10/21

A los cristianos nos dicen que debemos amar a nuestros enemigos, pero ¿cómo se hace eso realmente?

No hay nada que marque más la vida cristiana que el amor: el amor a Dios, el amor al prójimo. Los cristianos no estamos llamados simplemente a amar a quienes nos resulta fácil amar; también estamos llamados a amar a nuestros enemigos. 

Los enemigos pueden aparecen en nuestra vida de formas muy diferentes. Pueden ser personas que nos menoscaban o persiguen activamente, pero a menudo son solo personas con las que no estamos de acuerdo o que no nos agradan: un vecino narcisista, un cuñado intrusivo, un líder político con puntos de vista opuestos, cualquier persona en las redes sociales. 

Es fácil amar a las personas que nos gustan y muy difícil amar a las que no. Cuando no nos gusta alguien, preferimos mantenernos alejados de esa persona e incluso verla fracasar, o al menos que no sea premiada por lo que consideramos un mal comportamiento. 

Pero para un cristiano no hay elección. Si deseamos vivir nuestra fe de manera plena, debemos encontrar la manera de amar incluso a quienes no nos gustan demasiado. ¿Cómo hacemos algo así? Podemos empezar con algo fundamental…

Recordar lo que es realmente el amor…

El amor se ha definido de diferentes maneras a lo largo de los milenios, y hay diferentes tipos de amor, pero una definición que refleja el significado cristiano del amor proviene de Santo Tomás de Aquino: el amor es querer el bien del otro. 

El amor no se trata de profesar buenos sentimientos o disfrutar de la compañía de alguien concreto. El amor real es querer lo mejor para la otra persona. Podemos amar a personas que no nos gustan porque podemos desear su bien, sin importar lo que sintamos por ellas. Cuando queremos y buscamos lo mejor para esas personas, las amamos como nos amamos a nosotros mismos y como Dios nos ama a cada uno de nosotros. 

Pero no se detiene ahí. 

Dar algo de sí mismo

El Dr. Tom Neal de Word on Fire ha escrito sobre cómo el Concilio Vaticano II, basado en la teología de Karol Wojtyła (San Juan Pablo II), se basó en la definición de amor de Tomás de Aquino al vincular «la voluntad del bien del otro» con otro don que debería acompañar a esta voluntad: el don de sí mismo.

De hecho, Jesús nuestro Señor, cuando oró al Padre, «para que todos sean uno… así como nosotros somos uno» (Juan 17, 21-22) abrió perspectivas cerradas a la razón humana, pues implicaba una cierta semejanza entre la unión de las Personas divinas y la unidad de los hijos de Dios en la verdad y la caridad. Esta semejanza revela que el hombre, que es la única criatura en la tierra que Dios quiso para sí mismo, no puede encontrarse plenamente a sí mismo si no es mediante la entrega sincera de sí mismo. (Gaudium et Spes #24)

Querer el bien de los demás no es solo desearles lo mejor en nuestro pensamiento, sino también estar dispuestos a darles algo de nosotros mismos. Puede ser un acto de generosidad o de paciencia, o una ayuda práctica, pero quizás lo más importante sea la oración. 

Ore por aquellos que le desagradan

Jesús nos dice que oremos por nuestros enemigos. Ya sea en forma de miembros de la familia que nos molestan un día determinado, o extraños que creemos que están poniendo el mundo en peligro de alguna manera, podemos orar por ellos. 

Ore por aquellos que no le gustan en sus oraciones diarias, en la misa dominical, en su rosario. Cuando se encuentre con estas personas en su vida diaria, pídale a Dios que las bendiga. Esto puede ser difícil de hacer, pero a medida que convierte esta práctica en un hábito, se vuelve más fácil. Y lo que puede suceder es que eventualmente esta oración ablande su corazón hacia aquellas personas que no son de su agrado.

Amar a las personas que no nos gustan significa elegir querer su bien. En esto, nos convertimos en  auténticos testigos del amor de Dios.

Tags:
aceptaramorrelacionesvalores
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.