Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 22 octubre |
San Juan Pablo II
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Estamos ante una nueva generación que no sabe conversar por teléfono?

cell phone teenagers

DisobeyArt - Shutterstock

Merche Crespo - publicado el 11/10/21

Un reciente estudio concluye que los menores de 40 años son los que más interactúan por teléfono, pero son los que menos hablan a través de este aparato

Este dato, tan paradójico como preocupante, ha sido extraído de un estudio realizado a personas de entre 22 y 37 años, pero se puede extrapolar a toda la Generación de Millennials (entre 40 y 25 años) y a los de la Generación Z (16 a 24 años). A todos ellos podríamos denominarlos la “Generación muda”, porque casi no saben interactuar en directo por el móvil.

Paradoja: mucho móvil y poca comunicación

¿Y por qué es un dato paradójico? Porque siempre pensamos en estos jóvenes y adolescentes como personas que utilizan el móvil casi para todo. Su forma de relacionarse entre ellos es a través de este dispositivo, que utilizan de manera muy competente. Cualquier novedad tecnológica es adoptada fácilmente por ellos.

Sin embargo, ¿Por qué es un dato preocupante? Pues porque, de seguir así, sus competencias comunicativas van a empobrecerse, de tal manera que serán incapaces de llevar una conversación fluida en directo con otros interlocutores.

Los datos hablan, ellos no

Según los datos del estudio, hasta el 81% de los jóvenes encuestados respondieron que sienten ansiedad antes de hablar por teléfono. ¡Incluso se inventan excusas antes de coger una llamada en directo! 

De manera que, ante una llamada, el 63% dice que no ha oído el teléfono, el 12% dice que no tiene cobertura y otros tantos afirman que están en una reunión o que están conduciendo. Todo por no responder y tener la obligación de hablar. 

Prefieren la comunicación asíncrona

De hecho, tanto los Millennials como los jóvenes de la Generación Z, prefieren la comunicación asíncrona, a través de plataformas en las que no es necesario que coincidan en el tiempo los interlocutores: el emisor y receptor del mensaje.

Ellos prefieren la mensajería instantánea por escrito o mediante notas de voz, que les permite borrar o repetir sus palabras las veces que consideren necesarias antes de enviarlas.

Obviamente, en una llamada en directo, no pueden borrar ni volver atrás en la conversación. Lo dicho, dicho está. Y eso les aturde y les incomoda.

Razones por las que no responden a las llamadas

En realidad, para el 75% de los encuestados, recibir una llamada les resulta una intromisión en su vida que les roba su tiempo. Cuando alguien llama, el que recibe la llamada no sabe a priori cuánto tiempo va a ocuparle. 

Por esta razón, las nuevas generaciones prefieren comunicarse más rápido y obtener respuestas directas. Si enviamos un correo electrónico o un mensaje automático a través de una aplicación, vamos directamente al grano, y no es necesario que empecemos a preguntar qué tiempo hace hoy u otras nimiedades que ellos consideran innecesarias.

Además, estos jóvenes perciben – en un 64%- que quien llama tienen más necesidad de hablar que quien recibe la llamada. Por otra parte, en ocasiones esta llamada se produce en un momento inoportuno que perturba el ritmo de las actividades del receptor. 

Por esta razón, las llamadas pueden resultar molestas y perturbadoras. Así que el 49% de los encuestados afirma que odia las llamadas telefónicas por que probablemente exigen tener que hacer un favor al que te llama.

Déficit de habilidades comunicativas

Por último, destacar que el 46% de ellos utilizan como excusa para no descolgar el teléfono, el hecho de que una llamada les enfrenta a una conversación verbal, presencial y síncrona. Es decir, en directo.

Estos adolescentes y jóvenes tienen una gran inseguridad en sus habilidades comunicativas de tal forma que evitan coger el teléfono ante una llamada. Si no responden, no tienen que enfrentarse a esa comunicación, así no hay oportunidad de comprobar su falta de soltura al hablar. No cogen el teléfono y punto. Luego, escriben un mensaje de texto, y problema resuelto.

Pero no se dan cuenta de que, comportándose de esta forma, una vez y otra, crearán en ellos mismos un hábito que a la larga empobrecerá sus competencias comunicativas.

En definitiva, estamos ante una generación que nació con el móvil e interactúan constantemente con este aparato, pero son incapaces de hacerlo en directo. Una verdadera lástima.

Posibles soluciones de comunicación

En el caso de encontrarnos con adolescentes o jóvenes en casa o conocer a alguien en esta situación, sería positivo cortar con este comportamiento. Y ponerse cuanto antes a practicar. 

En primer lugar, y para no hacerlo tan real, podríamos simular con los jóvenes diálogos telefónicos. Que aprendan a distinguir una conversación formal de una informal y, por ejemplo, enseñarles utilizar las fórmulas adecuadas para: 

  • Descolgar el teléfono y contestar
  • Solicitar la persona con la que queremos hablar
  • Preguntar por la identidad de la persona que llama a nuestro teléfono
  • Pasar el teléfono a otra persona. 
  • Entablar una conversación para agradecer, pedir perdón, interesarse por algo o alguien, dejar un recado, felicitar, solicitar información, o simplemente, explicar temas interesantes, planes realizados o cualquier otra cosa que consideremos relevante para nuestra vida o valioso para los demás.
  • Por último, despedirse adecuadamente

Arte de la conversación

Quizá es el momento de romper esa inercia de la “generación muda” e intentar practicar con nuestros adolescentes el arte de la conversación, fluida y espontánea: conectar con las personas, sentir sus emociones, respetar sus opiniones, apreciar el diálogo, mostrar interés por los otros. 

En resumen, si llaman, escuchar y dar conversación, que no es más que entretener a alguien hablando con él.

Thumbnail for read also
Te puede interesar:¿Comunicados o conectados?
Tags:
adolescenciacomunicaciontelefonía celular
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Aleteia Brasil
¡Cuidado con las oraciones de sanación y liberación!
2
Francisco Vêneto
Los pasajeros aplauden a los pilotos después de un vuelo de 36 ho...
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Un niño le da una lección al Papa Francisco en plena audiencia ge...
4
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
5
newborn
Mathilde De Robien
15 nombres de niña cuyo significado conecta con Dios
6
PAPIEŻ BENEDYKT XVI
I.Media
Emocionante carta de Benedicto XVI ante la muerte de su mejor ami...
7
FALSO
Ary Waldir Ramos Díaz
¿La cruz pectoral del papa Francisco es masónica? 
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.